Saltar al contenido

6 – 8 meses sin ti – V. Towers

 Sinopsis del libro 

«Solo me quedan días para volver a verla. Una mujer maravillosa con la que espero pasar el resto de mi vida, porque cuando la conocí, supe que ella sería la mujer de mi vida. Siempre he pensado que no sé si he sido capaz de demostrarle lo suficiente cuánto la he querido y sigo queriendo.
»Me llamo Luis Bogi y esta es mi historia».
Un hombre enamorado que nos cuenta lo que ha sido toda su vida junto a la mujer que ha amado.
El repaso de una vida donde el vino y los libros tendrán mucho que ver.


Ficha técnica del  libro

  • Título: 6 – 8 meses sin ti
    Autores: V. Towers
    Serie: II de Mi mujer perfecta
    Tamaño: 0.86MB
    Nº de páginas: 370
    Idioma: Español
    Servidores: Google drive, Zippyshare, y Onedrive
  • Formato: Pdf,Epub,Mobi y más.

Descargar libro Gratis 6 – 8 meses sin ti – V. Towers

Estuvimos abrazados por un largo rato hasta que el cansancio hizo
presencia y quedamos tapados con nuestros propios cuerpos. El Concierto de
Aranjuez seguía sonando. Con una sonrisa en la boca y las manos entrelazadas
quedaste dormida.
Sabía que dormías, y era ahora, cobarde de mí, cuando me atrevía a decirte
que notaba que algo en mí estaba fallando.
«¡¿Qué!?».
—Quiero hablar con el doctor, que me diga en qué estado de gravedad
estoy, y es entonces cuando podré hablar contigo. Contártelo todo.
Seguías dormida.
Me levanté, era hora de recoger a dos pequeños que vivían ajeno a la
angustia que habían sufrido sus padres. Cuando terminé de vestirme me puse en
cuclillas delante de ti. Te tapé con la sabana y te acaricié el rostro. En ese
momento te despertarte y, al mirarme, apareció la enorme sonrisa que siempre
que me ves te acompaña.
—Voy por los niños. —Te volví a acariciar la cara—. Te quiero.

Descarga aquí los libros originales y apoya a los autores.

—Y yo, Luis.
No volvimos a hablar más del tema.
A veces te encontraba pensativa, ajena a todo mientras mirabas por la
ventana de la cocina, ensimismada. Solo podía mirarte y callar. Me acercaba y te
abrazaba por la espalda, era mi manera de darte tranquilidad. Te dabas la vuelta
y te cogías a mi cuello. Me revolvías el pelo y llevabas tu mano a mi frente, ojos,
nariz, pómulos, boca…
—Quiero dejar grabado en mi mano el mapa de tu cara para cuando te
vayas.
Te cogí la mano que anteriormente estaba en mi cara. Mi otra mano tenía
cogida tu cintura. Te besé.
Esta vez me fui para seis meses. Cada vez me costaba más cada separación.
Pensaba qué sería de ti y los niños si alguna vez me ocurriese algo.
Llegué en septiembre. Tenía que ser este mes y no otro. Había que recoger
la uva y yo quería estar allí. El campo estaba precioso cuando llegué. El calor
seguía estando en auge, pero por la noche ya se notaba que pronto llegaría el
otoño, refrescaba. Enzo lo había cuidado a la perfección. Le di un gran abrazo
casi de hijo. Nunca me fallaba.

[isrc_ajax_search shortcode_id=3]

Enzo es mi hombre de confianza y, anteriormente, fue el hombre de
confianza de mi padre cuando aún podía trabajar. Es un hombre de unos setenta
años que conozco desde que era un niño. Es un hombre de complexión fuerte,
pelo canoso, alto y con una nariz grande. Francesca es su mujer, o, mejor dicho,
su maravillosa mujer. Es baja, morena, con el pelo hasta media espalda, guapa, y
aún conserva las curvas de la que, sin duda, tuvo que ser una mujer bastante
llamativa antes los ojos de cualquier hombre, nada más hay que ver cómo la
mira Enzo cada vez que la ve. Tienen un hijo que se llama Valerio. Es mi amigo
y, aunque no estemos juntos, siempre estamos pendientes uno del otro.
—Valerio es guapo. Se parece a su padre en el cuerpo y en la cara a su
madre. No entiendo por qué todavía está sin pareja —dijiste.
Era cierto, siempre había tenido éxito entre las muchachas del pueblo, pero
no se le ha conocido todavía novia.
Valerio será esencial en este proyecto que pronto dejará de serlo, porque
solo le quedan pinceladas.
Salimos temprano para el campo; Enzo venía acompañado del cuaderno
donde, con letra de un hombre que poco tiempo tuvo de ir al colegio, me tenía
anotado cada uno de los padecimientos que había sufrido la vid en mi ausencia,
los tratamientos que le hizo y las veces que la había tratado.
Dentro de unos meses te podré contar lo que te tengo preparado. Esto es lo
que hace que mis preocupaciones se desvanezcan.

Te conté cómo se sembraba la cepa y elaboraba el vino y me respondiste
con el nombre de libros en los que se hablaba de ello. Te conté todo
detalladamente desde la plantación, su elaboración y recolección y,
pacientemente, me escuchaste. No dijiste una sola palabra. Cuando hube
terminado, dijiste:
—¿Puedo decirte una cosa?
—Dime, Cole —creyendo que me preguntarías algo que no te habría
quedado claro.
—¿Sabes que el dios de la vid y el vino se llama Dioniso? —Sonreí. Estas
cosas solo se te podían ocurrir a ti—. ¿Lo sabes?
El año anterior te dio por libros de mitología.


Leer  ebook en online dando clic abajo

Si  lo que quieres es leerte   el libro en  linea  pues dejame decirte  que lo puedes hacer  dan clic en el  botón de abajo  y te redirige  hacia  donde podras  leerlo  sin ningún  problema  y ya muchos  lo   lo tiene  o lo están leyendo en este momento.

 online


PDF


EPUB


Más  libros del mismo autor

Descarga aquí los libros originales y apoya a los autores.

Si en verdad te gusta nuestros libros comparte con un botón de abajo nos ayudará a seguir creciendo muchas gracias por compartir!!!