Saltar al contenido

A hierro y fuego

 Sinopsis del libro 

¿Serán capaces Jordan y Scarlet de dejar todo de lado para vivir una apasionante historia de amor? Dotado de una memoria excepcional, resulta un  caso fascinante para quienes lo rodean.

Sin embargo, la etiqueta de «genio» que le han colgado A hierro y fuego  pdf desde pequeño, es más bien una carga que alimenta sus problemas emocionales. Lo único que el reconocido neurocirujano desea es poder olvidar y no sentirse como un espécimen de laboratorio, y la única que puede ayudarlo a conseguirlo es la cínica y alegre Scarlet.

Descarga aquí los libros originales y apoya a los autores.

Pero ella, refugiada en su cómoda vida conyugal, se niega a correr el riesgo de amar de verdad y que le rompan el corazón.

Un hecho inesperado y el explorar en su pasado llevarán a ambos a replantearse el significado de la felicidad y a valorar las bendiciones en sus vidas.


Ficha técnica del libro

  • Título: A hierro y fuego
    Autores: Rita Black
    Tamaño: 0.66MB
    Nº de páginas: 759
    Idioma: Español
    Servidores: Google drive, Zippyshare, y Onedrive
  • Formato: Pdf,Epub,Mobi y más.

Descargar libro de A hierro y fuego en pdf o epub Gratis

Él se encogió de hombros. No le gustaba que le llamaran genio, y
«geniecito» sonaba aún peor.
Ella hizo ademán de continuar su camino. Entonces él se armó de valor;
había luchado mucho consigo mismo para atreverse a acercarse a Maxine, y
tal vez no tendría otra oportunidad.
—¿Te gustaría salir conmigo? No sé, tal vez a tomar un helado o al cine
—dijo atropelladamente.
Esa vez el gesto de desprecio de la chica era demasiado obvio para
malinterpretarlo. El muchacho se sintió estúpido en el mismo instante.

—Eres un fenómeno, jamás saldría contigo. —Y se dirigió a su destino,
dejándolo ahí plantado en medio del jardín escolar.
***
Aquel primer acercamiento a las mujeres, por amargo que fuera, le había
dejado varias lecciones.
Cuando se preguntaba cómo lidiar con Scarlet siempre sacaba a relucir ese
incidente, selectivamente bloqueado, no sin trabajo, de su memoria recurrente.
A diferencia de la mayoría de las personas, Scarlet parecía no tener
problemas para sobrellevar su «genialidad»; por el contrario, al parecer se
sentía muy cómoda con ella. Además, ella lo encontraba atractivo, no solo
físicamente sino en otros aspectos, y eso le hacía sentirse seguro y confiado.
Reflexionó por un instante y cayó en la cuenta de que ya no era ese
adolescente inseguro y renegado de su don. Si Maxine no hubiera sabido que
él era un estudiante de ese instituto para niños dotados tal vez habría aceptado
salir con él.
Recordó la disparatada teoría de Julian sobre el atractivo de la inteligencia
y el poder de la indiferencia.\

[isrc_ajax_search shortcode_id=3]

El timbre del teléfono interrumpió sus divagues.
—Jordan, solo llamé porque mi madre me exigió recordarte que la fiesta
por el cumpleaños de Bernard Livingston es esta noche en Rigatto’s. —La voz
de Charlotte tenía una cómica nota de disgusto.
El doctor rio, y Charlotte tuvo que admitir que aquello era extraño; su
hermano no solía reír con mucha frecuencia, y menos tratándose de Scarlet.
—¿Qué es tan gracioso? —inquirió, también a punto de reír.
—Que mi madre piense que tiene que recordarme las cosas —respondió él.
Ambos rieron de buena gana; amaban a su madre, pero no tenían reparos en
reírse un poco a costa de sus defectos y desvaríos.
—Supongo que los Livingston no tendrán inconveniente si llevo a un
invitado, ¿verdad? —preguntó él de forma casual.
Intrigada, su hermana le preguntó a quién pensaba invitar.
—A una vieja amiga, compañera de la universidad y colega —explicó.
—No creo que Bernard Livingston tenga ningún inconveniente, y su esposa
no puede decir nada al respecto —señaló Charlotte, dejando en claro que
todavía le guardaba rencor por haber hecho sufrir a su querido hermano.
Se despidieron luego de acordar verse en la fiesta.

La primera vez que visitó a un siquiatra lo hizo en contra de su voluntad.
Dottie había insistido, y lo hizo con tanta persistencia —su especialidad— que
por fin logró salirse con la suya, como de costumbre.
Jordan recordaba perfectamente todos los detalles de ese día. Todavía antes
de salir de la casa aseguró que no iría a ver a ningún siquiatra. Su padre lo
había apoyado durante las semanas que había durado el debate, pero al fin
tuvo que aceptar que quizá, esa vez, su mujer no estuviera equivocada con
respecto a su hijo.
El chico llevaba varios meses en un ostracismo exasperante; casi no salía
de su habitación y no hacía nada además de permanecer acostado durante
horas con los ojos cerrados. Roger estaba seguro de que ni siquiera dormía,
solo pretendía aislarse del mundo. Al principio pensó que era una fase de la
adolescencia, pero aquello A hierro y fuego epub continuó, y los periodos de aislamiento eran cada
vez más prolongados.


Leer  ebook en online dando clic abajo

Si  lo que quieres es leerte   el libro en  linea  pues dejame decirte  que lo puedes hacer  dan clic en el  botón de abajo  y te redirige  hacia  donde podras  leerlo  sin ningún  problema  y ya muchos  lo   lo tiene  o lo están leyendo en este momento.

 online


PDF


EPUB


Más  libros del mismo autor

A hierro y fuego

Al infinito  pdf

Al infinito – Rita Black

Esposa por contrato - Rita Black

Esposa por contrato – Rita Black

Descarga aquí los libros originales y apoya a los autores.

Si en verdad te gusta nuestros libros comparte con un botón de abajo nos ayudará a seguir creciendo muchas gracias por compartir!!!