Saltar al contenido

Adam Carrington

 Sinopsis del libro 

Adam lo tenía claro. Iba en busca de «su destino», que no era otro que la mujer que hizo que su corazón se volviera a acelerar de nuevo, la mujer de la que, en poco tiempo y secretamente, se enamoró.
Así que lo abandonó todo, su hogar, su ciudad, su Adam Carrington pdf trabajo, sus amigos y partió rumbo a Texas sin mirar atrás.
Pero lo que no se esperaba es que un gran amor de su pasado

apareciera inesperadamente, para amargarle la vida e interponerse en su relación con Cammy, la mujer a la que ama.
Adam vivirá momentos buenos y malos; pero el ayudar a una buena familia con grandes problemas, hará que el amor que tanto ansía tenga una oportunidad

Descarga aquí los libros originales y apoya a los autores.


Ficha técnica del libro

  • Título: Adam Carrington
    Autores: Arwen McLane
    Serie: II de Wolf Enterprises
    Tamaño: 0.81MB
    Nº de páginas: 548
    Idioma: Español
    Servidores: Google drive, Zippyshare, y Onedrive
  • Formato: Pdf,Epub,Mobi y más.

Descargar libro de Adam Carrington en pdf o epub Gratis

La miro, me cruzo de brazos y levanto mi ceja derecha en señal de «¿y de
que te sorprendes?»
—Digamos que te ha devuelto la pelota, monina. Ha hecho contigo lo que
tú has hecho con nosotros. ¿Qué pasa Natty? —le dice Lewis pronunciando el
Natty con recochineo—. ¿No te gusta que te jodan los planes? Comportándote
de esta manera no conseguirás llamar la atención de aquí mi amigo, —me
señala con el dedo pulgar y le guiña el ojo—. Acabas de conseguir
precisamente todo lo contrario, querida.
—¿Pero de que hablas? Yo solo le he ofrecido ir al supermercado. Me
habéis entendido mal, claro que iba a comprar para todos; pero no me he
expresado como tocaba y ha conducido a esta equivocación. Al contrario que
esa que ha salido por la puerta, que lo ha hecho adrede.

—Uys, ¿esa? Cuidado, nena, que te estás cavando tu propia tumba. Esa, se
llama Camila. Y desde ya, te digo que será mejor que no me la toques, ¿ok? Es
como mi hermana pequeña, y si no te cae bien, ya sabes dónde está la puerta,
pero a Cammy déjala en paz.
—¿Pero, has visto como me ha hablado, nene? ¿Por qué me trata así? Solo
he tenido un fallo, ¡nada más! —me dice haciendo pucheros con los labios.
—Ejem, bruja —suelta Lewis entre un carraspeo y un susurro, tapándose
la boca con la palma de la mano.
Sonrío interiormente por esa respuesta e intento poner paz. Los conozco a
ambos y sé que se puede llegar a liar gorda.
—Vale chicos, calmaos. Nat, gracias por el ofrecimiento, pero Lewis tiene
razón. Todos hemos escuchado lo mismo, y es normal que haya dado lugar a un
malentendido. Lewis, relax, ¿vale? Por favor.
Nat simplemente se cruza de brazos y no vuelve a decir nada más.
Una media hora después y habiéndonos comido todos los sandwiches que
Cammy nos ha traído, Nat incluida, se abre la puerta por donde se han llevado
a Aidan y aparece un médico.
—¿Familiares del señor McCallister?
Lewis es el primero que se levanta, seguido de los demás y nos acercamos
para saber su estado.
—¿Cómo está? —le pregunta Lewis.
—Ahora mismo descansando. A parte de varias contusiones bastante

importantes, tiene dos costillas fisuradas. Va a tener que guardar reposo una
temporada, tomar medicación para el dolor y llevar una faja compresora.
Nada de hacer esfuerzos, y repito, porque es indispensable para su completa
recuperación, reposo absoluto.
—¿Va a tener que estar en cama?
—En principio sí. Durante unos días convendría que estuviera en cama y
que se levantara solo para lo indispensable. Tráiganmelo en quince días y le
haré una nueva radiografía para ver cómo evoluciona la lesión.
—¿Cuándo podrá levantarse de la cama, doctor? Es que lo conozco y dudo
que quiera permanecer ocioso por mucho tiempo.
—Cuatro, cinco días. A partir de ahí podrá salir de la cama, siempre y
cuando mantenga la zona erguida. De todas maneras, si tuvieran alguna duda
llámenme, ¿de acuerdo? Esperen aquí y en cuanto esté listo, un celador os

ayudará y lo llevará hasta el coche.
—Muy bien. Muchas gracias por todo, doctor Cooper.
—Por cierto, Camila. Diles a tus padres que el sábado me pasaré a
hacerles una visita. Echo de menos las tartas de tu madre.
—Descuide, que los avisaré. Le diré que tenga preparada su tarta de
queso; sé que le gusta mucho.
—¿Tarta de queso? —le dice a Cammy restregándose las manos—. A las
cuatro estaré ahí. Y dile que la haga grande, dudo que sobre mucha.
Cammy se ríe, lo abraza y después de despedirse, vuelve a atravesar la
puerta.
—Venga ya Aidan, métete en la cama y descansa. Órdenes del médico. Y
no me cabrees, soy tu jefe y si te Adam Carrington epub digo que de aquí no te mueves no lo harás.
Lewis, quédate con él, por favor, dale la medicación y que descanse.

—Ya sabes que no me pienso separar de mi cuquito, Adam. Lo voy a
mimar y a cuidar como si fuera un bebé.


Leer  ebook en online dando clic abajo

Si  lo que quieres es leerte   el libro en  linea  pues dejame decirte  que lo puedes hacer  dan clic en el  botón de abajo  y te redirige  hacia  donde podras  leerlo  sin ningún  problema  y ya muchos  lo   lo tiene  o lo están leyendo en este momento.

 online


PDF


EPUB


Libros Relacionados


Más  libros del mismo autor

Descarga aquí los libros originales y apoya a los autores.

Si en verdad te gusta nuestros libros comparte con un botón de abajo nos ayudará a seguir creciendo muchas gracias por compartir!!!