Saltar al contenido

Alma tuya – Haden Hudson

 Sinopsis del libro 

No solo los vivos merecen la oportunidad de amar…

Poco después de mudarse a su apartamento de Nueva Orleans, Selena comienza a tener sueños vívidamente eróticos de un hombre que no puede ver, pero que desea desesperadamente. Poco sabe ella que su amante de la medianoche es mucho más que un mero producto de su imaginación.

Descarga aquí los libros originales y apoya a los autores.

Eric camina por la tierra como una aparición, no está dispuesto a pasar al más allá debido a la culpa que lleva dentro. Cuando Selena alquila el departamento que el habita, su atracción por ella anula todo lo demás y cede a la tentación de tocarla. La forma en que ella responde a sus caricias envía a su alma a alturas más lejanas de lo que el Cielo podría jamás.


Ficha técnica del  libro

  • Título: Alma Tuya
    Autores: Haden Hudson
    Serie: I de Amor Encantado
    Tamaño: 0.56MB
    Nº de páginas: 632
    Idioma: Español
    Servidores: Google drive, Zippyshare, y Onedrive
  • Formato: Pdf,Epub,Mobi y más.

Descargar libro Gratis Alma tuya – Haden Hudson

Le hizo el amor y ella le pidió más. Eric había estado demasiado
dispuesto a ceder a sus demandas.
“¿Puedes hablar?” le preguntó ella. Cerró los ojos y se imaginó que
los zarcillos serpenteaban fuera de él en la habitación, consumiendo energía
del aire, robando corriente de cualquier lugar que pudiera. Necesitaba
aumentar sus habilidades fantasmales. Cuando abrió los ojos, notó que ella
había levantado la pesada manta más hacia arriba. Era un efecto secundario
desafortunado, que la temperatura en la habitación bajara cuando la drenaba
para obtener energía, pero volvería a la normalidad en unos minutos.
“Sí, por favor perdona mi rudeza. Me toma mucho aparecer y hablar.”
Poco a poco la temperatura comenzó a subir de nuevo.
Se envolvió con la cobija, levantándose de la cama y caminó hacia él
vacilantemente. Ella extendió un dedo delicado para tocarlo, su intención
obvia, para empujarlo y ver si realmente estaba allí. Antes de que ella pudiera
hacerlo, él la detuvo, agarrando su mano y se la llevó a la boca. Dándole
vuelta, le dio un beso en el interior, luego le mordió antes de devolverla. Ella
contuvo el aliento y sus grandes ojos azules se agrandaron.

La mirada de Eric cayó sobre sus labios y ella los lamió. Él le
sonrió, sabiendo exactamente el efecto que estaba teniendo en su cuerpo. De
repente se apartó y volvió a sentarse en el borde de la cama.
“¿Eres Eric Mercier?” preguntó Selena. “No sé por qué sigo
volviendo a ese nombre. Simplemente parece llamarme.”
“Sí, soy Eric Maximillien Mercier, mon chèrie.” Se inclinó hacia
abajo mientras se presentaba, pero mantuvo sus ojos pegados a los de ella.
Ella se sonrojó ante su acto de nobleza y se aclaró la garganta.
“¿Quizás te gustaría sentarte para que pudiéramos hablar? Tengo un
millón de preguntas que hacerte.”
“Después de ti,” dijo señalando hacia la sala de estar. Ella miro
hacia allá, luego volvió a mirarse a sí misma.
“Bueno, tal vez debería vestirme primero.” Se puso de pie y esperó,
observándolo. Ella se sentó y lo miró. “E, ¿puedes esperarme en la sala?”
preguntó.
Eric frunció el ceño, confundido. “Ya te he visto todo, no necesitas
ser tímida.”
“Oh, pero si necesito. No puedo vestirme si sé que estás viendo cada
movimiento que hago.”
Él puso los ojos en blanco. “Muy bien.” Salió y esperó por el pasillo,
pero todavía estaba volteado hacia la habitación. Cuando ella se asomó y vio
que él todavía estaba allí, cerró la puerta. “¡Vaya!” se dijo a sí mismo. Si él
quisiera, simplemente podría entrar allí sin que ella lo viera.
“Y no pienses en venir aquí invisible. Eso no es de un caballero,”
gritó desde el otro lado de la puerta.

“¡Maldita sea!” Ella lo tenía allí. Era una lástima, porque era una
cosita encantadora.
Selena se paró frente a la puerta de su habitación, con la mano en el
pomo de la puerta. No podía creer que estaba haciendo esto. ¡Estaba hablando
con un verdadero fantasma en vivo! “Un fantasma con el que me he acostado,”
se susurró a sí misma.
Un fantasma que era increíblemente hermoso, increíblemente
masculino y sexy, que había hecho que su interior se volviera loco por la
forma en que la había mirado con esos ojos verde mar.
Respiró hondo para relajarse. Lo último que quería era actuar como
una completa idiota. Abrió la puerta y salió, recorrió el pasillo y entró en la
sala de estar.
Eric ya estaba sentado en su sofá de lona blanco. Se veía
completamente relajado y en casa, con las piernas abiertas y los brazos
cruzados hacia atrás. Era tan grande que hacía que el sofá de dos plazas
pareciera una sola silla.

Se acercó, sentándose en la silla que estaba debajo de la ventana y se
enfrentó a él. Lo que realmente quería hacer era apretarse en el sofá junto a él,
pero no quería parecer tan atrevida. ¿O eso sería realmente considerado ser
adelantada si ya hubieran tenido relaciones sexuales?
“Bueno, supongo que lo primero que debo hacer es presentarme,
aunque siento que ya me conoces bastante bien.” Ella tuvo un repentino y
horrible pensamiento de que en cualquier momento él pudo haberla estando
espiando en el baño. Le dirigió una mirada sospechosa, pero parecía que
realmente era un perfecto caballero. Al menos ella esperaba. “Mi nombre es
Selena Dean.”
“Sí, lo sé,” respondió.


Leer  ebook en online dando clic abajo

Si  lo que quieres es leerte   el libro en  linea  pues dejame decirte  que lo puedes hacer  dan clic en el  botón de abajo  y te redirige  hacia  donde podras  leerlo  sin ningún  problema  y ya muchos  lo   lo tiene  o lo están leyendo en este momento.

 online


PDF


EPUB


Más  libros del mismo autor

Alma tuya – Haden Hudson

Descarga aquí los ebooks originales y apoya a los autores.