Saltar al contenido

Corazón elástico

 Sinopsis del libro

Esta historia romántica e increíblemente sexy puede alterar el ritmo de tu corazón.

Blanca es una abogada capaz y decidida, una amante corazón elástico pdf experta que disfruta de una activa y variada vida sexual, una mujer moderna que no quiere compromisos ni ataduras.

Descarga aquí los libros originales y apoya a los autores.

Pero hay alguien a quien no ha conseguido olvidar: Adrián, su mejor y único amigo en la adolescencia, el joven a quien entregó su virginidad y con quien vivió un primer amor sensual e inesperado, el chico que le falló y al que ha intentado desterrar de su mente con innumerables ligues de una noche.

Ahora ha llegado la hora de enfrentarse al pasado, al pueblo agobiante del que huyó años atrás y, tal vez también, al hombre que a pesar de todo sigue convirtiendo sus sueños en fantasías eróticas de alto voltaje.


INFORMACIÓN DEL LIBRO:

Título: Corazón elástico
Autores: Elena Montagud
Serie: I de Trilogía Corazón

Tamaño: 1.48MB
Nº de páginas:564
ISBN:567656543543

Idioma: Español

Comprimido: no
Formato : PDF,EPUB


Descargar libro de Corazón elástico en pdf o epub gratis 

Llámame si te apetece salir conmigo por ahí —me dice con una sonrisa
forzada. Duda unos instantes, para luego añadir—: O si quieres… esto.
También me parece bien.
Asiento. Se muerde el labio inferior una vez más y sale de la habitación un
tanto confundido.
Por fin se ha ido.
Y mi cigarro se ha consumido por completo y está quemándome los dedos.
—¡Ay!
Lo apago en el cenicero y me quedo en la misma postura que antes, con la
espalda contra el cabecero. Me observo desnuda mientras poso una mano en
mi vientre. Contemplo mi cuerpo contundente, con unos kilitos de más que,
tiempo atrás, me habría esforzado por rebajar; mi sexo rasurado, aunque no
del todo; mis pequeños pechos; mi piel pálida. No soy una de esas chicas
guapísimas por la que babean todos los tíos. Es más, algunos rasgos de mi
rostro son un poco imperfectos. Tengo los labios muy gruesos y la nariz
pequeñita… Pero dicen que poseo algo, cierto atractivo que atrae a los
hombres. Quizá es mi descaro. O que sé bien lo que quieren. Ellos lo saben y
yo lo sé.
De repente me invade un ligero malestar y me apresuro a coger el teléfono
para llamar a mi mejor amiga. En realidad, la única verdadera. Siempre he
pensado que, en cuestión de amistad, lo importante no es la cantidad, sino la
calidad.
—¡Son las doce de la noche de un jueves! —se queja Begoña tras cuatro
tonos.
—Me he quemado el dedo con un cigarro —se me ocurre decir. Menuda
gilipollez.
—Ya estamos otra vez, ¿no?
—No volveré a quedar con él —murmuro, y hago un puchero infantil que
ella no puede ver, pero que seguro que imagina.
—¿Ha sido el tío ese al que conociste en aquella discoteca a la que fuiste tú
solita? —dice en tono burlón.
—Sí. Nacho. Pero no lo llamaré más.
—¿Cuántas veces con este?
—Tres, con la de hoy.
—¡Uau! Casi tanto como con…
—¡Ni lo menciones! —Me incorporo de golpe. Está pensando sin duda en
un compañero de trabajo con el que cometí un ligero desliz.
—Tu lista de conquistas debe de ser ya larguísima, ¿a que sí, cielo?
Continúa recriminándome. Pero sé que no lo hace con maldad, y se me
escapa la risa.
—Pues imagino que menos que la tuya —le sigo el juego.
—Pero yo tengo una buena razón: no sabes lo maravilloso que es tener a una
tía con la cabeza entre tus piernas. Y no, no me digas que yo no sé lo
requetefantástico que es un hombre ahí mismo, porque ni de coña.
—¡Begoña, eres una pervertida! —exclamo riendo.
—Creo que tú no eres la más adecuada para tacharme de eso. ¿Recuerdas
acaso cuándo dejaste de ser virgen? Ah, igual tú nunca lo fuiste… —se mofa
la muy perra.
Le gruño por el altavoz:
—Voy a ducharme. Mañana tengo un juicio. No es nada complicado, pero he
de dar una buena imagen.
—Tú siempre la das —dice con cariño.
—Entonces ¿nos vemos para tomar un café juntas?
—Claro que sí. Pero, por favor, ¡sé puntual, que tengo mucho trabajo!
Me cuelga sin despedirse y me hundo en el colchón con una sonrisa en los
labios. Begoña es un bálsamo que siempre me calma. Es de esas amigas que
trata de levantarte cuando estás Corazón elástico epub por los suelos y que si no lo consigue se echa
a tu lado.


PDF


EPUB


Más  libros del mismo autor


Descarga aquí los libros originales y apoya a los autores.

Si en verdad te gusta nuestros libros comparte con un botón de abajo nos ayudará a seguir creciendo muchas gracias por compartir!!!