Saltar al contenido

Dulce destino

Genero: Juvenil

 Sinopsis del libro 

«La peor deficiencia del ser humano es la incapacidad de amar».Beatriz Aquino decide aceptar la propuesta laboral del señor Weber, dueño de la granja Dulce destino  pdf Necesita el dinero para abrir su propia clínica en el futuro.En aquel lejano pueblo, conoce a Daniel Schmidt, un hombre cuya belleza angelical y ternura la cautivan desde el primer día que lo conoce.La bella veterinaria descubre con

el tiempo que Daniel sufre de una discapacidad intelectual leve, un aspecto que, en lugar de alejarla, la acerca más Dulce destino pdf y más a él.La amistad se convierte en algo más, en algo mucho más fuerte y toda diferencia queda soterrada bajo ese sentimiento.¿Podrá el amor vencer la barrera impuesta por los prejuicios?

Descarga aquí los libros originales y apoya a los autores.


Ficha técnica del libro

  • Título: Dulce destino
    Genero: JuvenilTamaño: 2.33MB
    Nº de páginas: 476
    Idioma: Español
    Servidores: Google drive, Zippyshare, y Onedrive
  • Formato: Pdf,Epub,Mobi y más.

Descargar libro de Dulce destino en pdf o epub Gratis

Al parecer tuvo problemas respiratorios. Tras aquella terrible pérdida, ella
tuvo dos abortos espontáneos.
—Diana decidió no volver a intentarlo, doctora —me dijo Emilia con
profundo dolor—, la vida es tan injusta con algunas mujeres. Mientras unas
regalan, abortan o matan a sus propios hijos, otras no los pueden tener.
Por unos instantes, por unos breves instantes, me puse en la piel de Diana,
y pude sentir su dolor en cada fibra de mi ser. Años atrás me había pasado lo
mismo. Estaba de pocas semanas cuando sufrí un aborto espontáneo mientras
dormía. Mateo me llevó al hospital a toda prisa. Nunca estuvo en mis planes
ser madre en aquella época, pero cuando supe de su existencia, toda certeza
cambió.
—¿Lo intentamos de nuevo? —le pregunté a Mateo y meses después volví

a embarazarme.
A los tres meses volví a perderlo. El médico me dijo que tenía un
problema muy delicado en las trompas uterinas. En simples palabras, no
conseguiría llevar a cabo un embarazo hasta los últimos meses.
Jamás hablé de aquel triste episodio con nadie, ni siquiera con mis
mejores amigas. El dolor nunca me permitió hablar sobre ello.
—¿Doctora? —me dijo Emilia, y me arrancó de mi trance de golpe—, ¿le
preparo su té?
—Por favor.
—Su marido es un mujeriego —me dijo Emilia mientras vertía el agua
caliente en la taza—, un déspota que odia a la gente pobre, a los animales y a
Daniel.
La miré estupefacta. ¿Odiaba a Daniel?
—¿Cómo dices?
Emilia me miró con una expresión ensombrecida. El otro día le dije que
tuviera cuidado con las cosas que decía, que la prudencia podía salvarle el
pellejo, pero creo que no fui muy clara al respecto.

—Lo siento, doctora.
Evoqué al marido de Diana. Sascha era un hombre imponente, alto,
atlético, rubio como el sol, de ojos muy azules y pelo algo largo. Parecía un
modelo de pasarela, pero Daniel era mucho más guapo que él. Y, además,
Daniel tenía algo que él no: alma.
—Gracias, Emilia —le dije cuando posó la taza de té sobre mi mesa.
Daniel acababa de entrar en la sala con varias cajas entre manos. Nos
miramos por unos segundos. Sus ojos estaban tristes, ¿era por ella? ¿Por
Diana? El amor solía ser tan penoso, tan indomable. ¿Aún la amaba? Se
acercó con algo entre manos. Me sonrió con ternura antes de abrir una caja
repleta de agujeritos. Una mariposa azul salió de dentro y recorrió toda la sala
con su peculiar gracia. Ambos la miramos embelesados por unos segundos.
—Es hermosa —le dije embelesada.
Observamos el vuelo etéreo que realizó aquella mariposa en el aire.

Daniel sonrió y yo también. Nuestras miradas se encontraron y se estrecharon
con mucho afecto. Aquel joven tenía el don de tocarme el alma con tan solo
sonreírme. Mi móvil timbró y me arrancó de mi trance sublime de golpe.

vez.
Mi hermana estaba en problemas, una vez más. Maldije por lo bajo al
escuchar su nuevo problema.

Esa misma tarde decidí viajar hasta mi ciudad
para intentar llegar a un acuerdo con el juez que llevaba el caso de mi
hermana.
—¿Daniel irá con usted? —me preguntó el señor Weber cuando le
comuniqué sobre mi viaje.
Asentí sin vacilar, ni loca lo dejaría allí solo por más de dos días. No
confiaba en ningún empleado de la granja, y, mucho menos, en el dueño.
Emanuel, el mejor amigo de Daniel,

retornará a Dulce destino epub la semana que
viene de manera definitiva. Tras su última presentación como jinete en el
rodeo del pueblo, ha decidido dedicarse a sus hijos y a su antiguo trabajo en lagranja. Aquello alegró enormemente mi corazón, ya que cuando me marche de
allí, Daniel estará a salvo con él.
—De paso compraré los medicamentos que necesito para las vacas
enfermas —acoté.
El señor Weber


Leer  ebook en online dando clic abajo

Si  lo que quieres es leerte   el libro en  linea  pues dejame decirte  que lo puedes hacer  dan clic en el  botón de abajo  y te redirige  hacia  donde podras  leerlo  sin ningún  problema  y ya muchos  lo   lo tiene  o lo están leyendo en este momento.

 online


PDF


EPUB


Más  libros del mismo autor

No me olvides - Myrian Gonzalez Britos

No me olvides – Myrian González Britos

Descarga aquí los libros originales y apoya a los autores.

Si en verdad te gusta nuestros libros comparte con un botón de abajo nos ayudará a seguir creciendo muchas gracias por compartir!!!