Saltar al contenido

El caso Lamber

Genero: Drama

 Sinopsis

INQUIETANTE HASTA LA ÚLTIMA PÁGINA, MUCHO MÁS QUE UN THRILLER.
El sargento de homicidios Frank Lamber está a puntito de jubilarse cuando su vida cambia por completo. Un chaval muy semejante a su hijo fallecido aparece de súbito, haciéndole reconsiderarse todo cuanto cree conocer.

Nada es lo que semeja y un turbio secreto comienza a salir a la luz.
Mentiras.
Secretos.
Misteriosos mensajes que le hacen dudar sobre que hay alén de la muerte.

Descarga aquí los libros originales y apoya a los autores.

Descargar libro de El caso Lamber en pdf o bien epub

El rechazo a lo socialmente establecido, la sofocación provocada por las
relaciones más cariñosas y la necesidad de aislamiento: esos son los primeros
síntomas que se hallan los soldados al volver a su país. Ese era el pago
que recibían por la parte de ciertas organizaciones que estaban contra
cualquier guerra. No pensaban en el sufrimiento al que se encaraban los
soldados, tras presenciar en primera persona la muerte y las mutilaciones de
muchos de sus compañeros, el pasear entre los fallecidos acompañados muy de
cerca de la amenaza de su muerte. ¿Quién tenía derecho a juzgarlos
tras dar su vida por unos ideales como la libertad?
En el reloj de la biblioteca termina de marcar las 3 de la tarde. Esperé
a Erik en el comienzo de las escaleras. Me había adelantado 5 minutos a la
cita: prefería aguardar a que me aguardasen.
—John.
—Hola, Erik. Perdón, me había quedado con la psique en blanco.
—Dime, John. ¿De qué deseas charlar?
—¿Dónde podemos tomar una cerveza?
—En la 42 con la 43 está el Café Europa.
—Sé que el pasado día no estuve totalmente atinado, te fuiste un tanto molesto y
me agradaría solicitarte excusas.
—Has venido a solicitarme excusas? Por teléfono hubieses terminado
ya antes.
—El auténtico motivo que me ha llevado a llamarte es para solicitarte
que me charles de Kevin.
—¿De qué manera afirmas? ¿He escuchado bien? —preguntó arqueando las cejas
—. ¿Por qué deseas que te hable de Kevin si no lo conoces?
—Personalmente no llegué a conocerlo, mas conozco realmente bien a sus
progenitores, Dolores y Frank. Y la verdad, lo echan mucho de menos. Me agradaría
asistirles haciéndole un homenaje.

Erik me observó, parecía confundido. No sé si comprendió lo que deseé
decirle. Él, al fin y al postre, no sabía que Kevin estaba fallecido en tanto que cuando
me vio me confundió con él. No deseé decirle la verdad, era demasiado
complicada y me hubiese tomado por un desquiciado conque le afirmé la primera cosa que me
vino a la psique, deseaba sacarle toda la información posible.
—Te semejas mucho a él, de ahí que te confundí.
—Sí, lo sé, mas créeme que solo es un semejante. Kevin ya no está con
nosotros y… quisiese hacerle un homenaje. Estoy unidísimo a sus progenitores.
—Entiendo —Parecía muy afectado— Si es por ese motivo, te voy a contar
de qué forma nos conocimos y lo que vivimos juntos.
—Sí, por favor, no omitas ningún detalle.

—Cuando llegué a Diwaniyah, Kevin ya hacía una semana que había
llegado. Me asignaron exactamente la misma unidad, tuve la fortuna de coger una litera al
lado de la suya. La primera vez que lo vi, me cayó realmente bien, pese al poco
tiempo que llevaba en ese puto infierno: parecía un veterano del Vietnam. Una
seguridad y una templanza que jamás había visto. El teniente Martínez, que
se había ganado el apodo de «el hispano» pues era de España —
siempre y en todo momento hablaba de las mujeres españolas…—,puso a Kevin de
responsable de la patrulla compuesta por 4 soldados novatos: el soldado
Rayan, Vernet, Calipso y . Nos tenían bajo el mando del mejor cabo que
he conocido. Kevin se hacía respetar y no se achicaba por nada. Todos los de
la compañía le respetábamos, aun los oficiales.

»Un día pasó algo curioso. El 14 de octubre de 2006, veníamos de
hacer un reconocimiento acompañados por un blindado en una aldea a 5
quilómetros de Diwaniyah. Cuando volvíamos del reconocimiento, tuvimos un
inconveniente con el motor. No sé de qué forma pudo pasar, mas se metió arena en el
carburador. Se nos hizo un tanto tarde, puesto que estábamos todos un tanto
inquietos pues era la primera vez que salíamos de reconocimiento. Además,
estando en el medio del desierto cuando comenzaba a obscurecer, teníamos los
ojos abiertos como platos por si acaso nos tendían una emboscada.

Allí estaba Kevin dándonos ejemplo y serenidad a todos ,
preguntándonos cualquier cosa para animarnos. Entonces, le pregunté si
tenía novia, y me respondió que sí, mas que no lo sabía, conque
comenzamos a reír.

Enlaces:

PDF

EPUB

Más libros del autor:

Descarga aquí los libros originales y apoya a los autores.

Si en verdad te gusta nuestros libros comparte con un botón de abajo nos ayudará a seguir creciendo muchas gracias por compartir!!!