Saltar al contenido

El día que sueñes con flores salvajes

 Sinopsis del libro 

Una novela sobre la vida, el amor, y sobre la verdad de las redes sociales, firmada por la El día que sueñes con flores salvajes pdf Dulcinea, que inspirará a sus cientos de miles de seguidores.Una novela sobre la vida, el amor, y sobre la verdad de las redes sociales, firmada por la youtubereinstagramer Dulcinea, que inspirará a sus cientos de miles de seguidores.Flor es una fotógrafa de éxito española que vive en Nueva York,

con una vida envidiable, lujos, viajes y un novio guapo y rico con el que se va a casar. A pesar de su naturaleza indomable, Flor goza de una vida estable que cree la hace feliz…hasta el día que se cruza con Jake.Jake es el novio de una de las bodas que Flor tiene que retratar.

Descarga aquí los libros originales y apoya a los autores.

Flor jamás acepta bodas que no sean de la élite de Nueva York pero, por suerte, desgracia o llamémosle destino, acepta el encargo. La boda tiene lugar en el estado de Tennesse, una boda que hará cambiar el curso de su vida. A través de los ojos de Jake, Flor aprenderá que la vida es algo más que el éxito, el qué dirán, o la impostura que muchos transmiten a través de las redes sociales.Una historia romántica que nos hace reflexionar sobre lo equivocados que estamos a veces y cómo la vida off line es más auténtica que la on line, en la que nos mentimos a nosotros mismos dema…


Ficha técnica del  libro

  • Título: El día que sueñes con flores salvajes

    Tamaño: 0.98MB
    Nº de páginas: 579
    Idioma: Español
    Servidores: Google drive, Zippyshare, y Onedrive

  • Formato: Pdf,Epub,Mobi y más.

Descargar libro de El día que sueñes con flores salvajes en pdf o epub Gratis

hacer bodas fuera de Nueva York, pero tu ilusión y entusiasmo hacen que no pueda rechazar tu oferta.
Mira, te dejo mi tarjeta y concertamos una reunión; me enseñas el lugar de la boda, os conozco, os hago
la sesión de fotos preboda y lo vamos detallando todo, ¿de acuerdo? Te llamo a lo largo de la semana.
¿Tu nombre?
—Me llamo Melissa, pero puedes llamarme Mel. Mi chico no ha podido venir, pero ya lo conocerás
cuando nos visites. Es un hombre increíble, como hay pocos. ¡Soy la mujer más afortunada del mundo!
El brillo de sus ojos la delata; está locamente enamorada y ese es el tipo de parejas que busco para mis

fotos. Vale, admito que si se casaran en un palacio o castillo sería más mi estilo, pero al final lo que
importa es eso: ese brillo que tiene esta chica en los ojos.
—Me alegro, Mel. Encantada de nuevo y nos vemos pronto. Si me disculpas, voy a buscar a mi futuro
marido, que parece que lleva toda la noche escondiéndose de mí —bromeo, y me despido con dos besos
y un abrazo sincero. Esta chica tiene algo especial.
Apenas me da tiempo a cruzar la puerta para salir cuando Lili, mi loca mejor amiga, se abalanza sobre
mí:
—¡Tía, tía! ¡Vas a matarme! ¡Pero qué supermegaguapísima estás! Perdóname, no he podido llegar
antes. Si te contara lo que me ha pasado hoy…
—Si te contara yo… —le respondo sonriendo y ella me lanza una mirada de «Te conozco y a ti no te
pasan cosas tan emocionantes como a mí»—. ¡Tú sí que estás guapa! —le digo rápidamente para salir del
apuro—. Estaba a punto de matarte por llegar tarde, bueno, después de matar a Roy, ¡que no aparece por
ninguna parte!
—Maldito sea Roy. Eso de ser tan guapo ¡tenía que pagarlo por algún lado! —Mi rostro apacible se
transforma en una mueca diabólica—. Es broma, Florecilla. Venga, vamos a buscar a ese canalla que te
tiene el corazón robado.
Entramos de nuevo, disfrutamos de un par de copas mientras hablamos con amigos y otros artistas. El
resto de la velada pasa volando. Se acerca la hora de cerrar. Cuatro horas después, Roy no se ha dignado
a aparecer. La verdad, me siento un poco decepcionada, pues hoy es nuestro aniversario y uno de los días
más importantes de mi carrera. Mi primera exposición y él sin dar señales de vida. ¿Será por eso por lo
que se ha portado tan bien durante todo el día y me ha entregado ese increíble cheque regalo? ¿Lo habrá
hecho para compensar que iba a desaparecer durante todo el evento?
Lili y yo salimos las últimas de la galería. Lili se enciende un cigarrillo dispuesta a despotricar del
«perfecto» Roy cuando veo su coche llegar a toda velocidad.
—Cariño, ¡perdona! Me ha llamado Alex y he tenido que salir pitando. Te he buscado pero estabas
liada con la gente. Pensé que solo serían diez minutos… —suelta Roy asomándose a la ventanilla
mientras aparca enfrente.
—¡Y han sido cuatro horas! —le interrumpo furiosa—. No sé de qué me sorprendo… No te preocupes,
Roy Hollings. El despacho es el despacho, ¿verdad? No podía esperar cuatro horas, ¿no? Es más
importante que yo y mi trabajo.
—Nena, no empieces… Llevamos una semana genial; no vayas a estropearlo ahora.
—Sí, claro, una semana genial porque te has dignado a estar cada noche en casa a la hora de cenar.
Cosa que hoy ya has vuelto a no hacer.
—De verdad, no vamos a discutir ahora. Sabes que el trabajo es el trabajo.
—Ah, claro se me olvidaba… Antes que lo nuestro, ¿verdad?
—¿Puedes tranquilizarte y dejar de montarme esta escenita? —me ruega Roy.
—¡Hey, chico! Estoy aquí. ¡Hola! —Lili a mi lado, callada, hasta que no ha podido más.
La conozco, y sé que Roy no le gusta, aunque solo me lo admitió un día cuando iba muy borracha y
justo empezaba a salir con él.
—¡Hey! Hola, Lili, y disculpa. No te había visto.
«Mentiroso.» Roy odia a Lili, cosa que nunca entenderé porque ella finge de maravilla que lo adora.
—Venga, chicos, dejad de discutir. Hoy es tu gran día, mi niña, y Roy está aquí. ¿Qué más quieres?
Sonríe, ¡vamos a tomar algo para celebrarlo!
Roy me dedica una sonrisa fingida y yo se la devuelvo. Él se queda esperando apoyado en su precioso
descapotable mientras Lili y yo entramos a despedirnos del personal y gente del catering que aún queda
por la galería. Syl se ha ido hace poco y ya están apagando las luces.
—¡Te juro que voy a matarlo! ¡Se ha ido al despacho durante la presentación! ¿Por qué hace esto? No
lo entiendo…
—Lo hace porque, para pagar tus increíbles regalos de aniversario, tiene que trabajar muchas horas.
¿Quieres dejar de quejarte y empezar a fingir que eres una fotógrafa feliz?
—¡Hey! ¡Que yo soy muy feliz! —Admito que pasa por mi cabeza la imagen de esta mañana; la
sensación de plenitud cuando ese desconocido me tenía entre sus brazos, y no puedo evitar sonreír.
—¡Eh, hola! ¿Dónde estás? Qué rarita estás hoy y qué mala leche llevas. ¿Puedes, por favor, volver a

No puedo creerlo, ni por un día puede dejar de trabajar para dedicármelo solo a mí. La verdad,
empezaría a reprocharle mil cosas, pero no tengo ganas; no tengo ninguna intención de acabar mal el día
de hoy. La exposición ha ido perfecta y me apetece irme con mi amiga a desconectar un poco. Así que le
dedico una sonrisa muy fingida mientras le digo que no se preocupe, que le veo luego en casa.
—Vale, pequeña, ¡gracias! Te lo compensaré. No llegues tarde y te doy un masaje.
—Sí, claro, ¡tranquilo! Venga, ¡hasta luego!
—¡Te quiero! ¡Os quiero a las dos!
Qué falso es cuando quiere quedar bien y ganarse el apoyo de mis amigas.
—¡Te queremos! —chilla Lili más hipócrita aún. El día que sueñes con flores salvajes epub Me mira con cara de «¡Bah! No te preocupes», y me
tira del brazo hacia el pub más cercano.


Leer  ebook en online dando clic abajo

Si  lo que quieres es leerte   el libro en  linea  pues dejame decirte  que lo puedes hacer  dan clic en el  botón de abajo  y te redirige  hacia  donde podras  leerlo  sin ningún  problema  y ya muchos  lo   lo tiene  o lo están leyendo en este momento.

 online


PDF


EPUB


Más  libros del mismo autor

Descarga aquí los libros originales y apoya a los autores.

Si en verdad te gusta nuestros libros comparte con un botón de abajo nos ayudará a seguir creciendo muchas gracias por compartir!!!