Saltar al contenido

El duque del cielo

 Sinopsis del libro 

Mirela Imamovic conoció el significado de la intolerancia cuando apenas era una niña y la guerra estalló en Bosnia y Herzegovina, lo El duque del cielo pdf que era la antigua Yugoslavia.
Veintitrés años después ella es una de las mejores controladoras aéreas del mundo. Esa pasión por el cielo le nació quizás por todas las mudanzas que enfrentó junto a sus padres. Mirela amaba observar a los aviones surcar los aires. Una especie de hoguera incendiaba su corazón.

Su vida tomó un nuevo rumbo hacía unos meses cuando fue juez de los preliminares en el festival de acrobacias que se celebraba en la ciudad de Gothenburg en Suecia. Allí se reencontró con él… el duque de Gotland. El imam de Brcko, el padre de Mirela, los casó una semana después. Su amor era como un cuento de princesas.
Pero, solo dos días después, el deber de él exigió su regreso y este le solicitó a Mirela que lo esperara. Sin embargo, a casi tres meses de su partida ella lo necesitaba.
Decidió ir a su encuentro a la majestuosa isla de Gotland. El día de su llegada se encontró con una fiesta en honor del próximo enlace matrimonial en la familia real. Cuando el Mariscal de la corte no la reconoció, ella decidió seguir el consejo de su padre y presentarse como Mirela, duquesa de Gotland, esposa de Erik.

Descarga aquí los libros originales y apoya a los autores.

Un hombre respetuoso de leyes pasadas, cuando el honor y la virtud regían al mundo. Una mujer que al regresar a casa podría romper con la débil estabilidad que mantiene la comunidad en armonía. ¿Qué sucede cuando haces una promesa que va en contra de aquello en lo que crees? Cuando todo a tu alrededor lucha por quebrar lo que ha unido el destino… mas no el amor.
El perdón, la convivencia diaria y la tolerancia serán piezas fundamentales para que el amor intente encontrar el camino.


Ficha técnica del libro

  • Título: El duque del cielo
    Autores: R.M. de Loera
    Tamaño: 1.62MB
    Nº de páginas: 639
    Idioma: Español
    Servidores: Google drive, Zippyshare, y Onedrive
  • Formato: Pdf,Epub,Mobi y más.

Descargar libro de R. M. de Loera en pdf o epub Gratis

Cuando salió del trabajo consideró si debía ir al hospital o respetar el
deseo de Erik de estar solo, pero ella le aseguró que iría y, si no se
presentaba, él sabría que algo no estaba bien… Y ella no deseaba importunarlo
más.
12
El palacio de Visby amaneció con gran movimiento esa mañana. La familia se
encontraba reunida en la oficina de Erik. Los asistentes y subordinados iban y
venían con rapidez. Cumplían a cabalidad cada una de sus labores pues, si no,
podrían perder su empleo ese día.
—¡Esto es inconcebible! ¡Y tú tan tranquilo! ¿Para eso le permites estar
en público? ¿Qué tenía que hacer ella en el hospital? —La piel de Signe
competía con el carmesí de sus labios.
—Me acompañó.
Erik estaba concentrado en el noticiario que insistía en repetir, cada
media hora, la conversación entre Mirela y una periodista vestida de
enfermera. Él no podía evitar reír cuando escuchaba el «sí» incierto de su
esposa para luego decir muy convencida «apestan». Todos tenían algo que
comentar sobre la mujer que a él le parecía hermosa y adorable.
—¿Acaso entre sus artes está la de enfermería?
—Creo que es otra la que ha olvidado lo que es la prudencia y el decoro,
madre. —El tono de advertencia no le pasó desapercibido a ninguno de los

presentes.
—Erik… —Helena se puso en pie y se acercó a él. Con la mano derecha
ella recorrió con suavidad su cicatriz en el rostro. De inmediato se apartó con
los ojos humedecidos—. ¿Acaso no deseabas que nadie se enterara de tu
internamiento? Así ha sido en el pasado. Ahora tendrás que enfrentarte a los
medios y todos verán el vendaje que cubre tu mano.
—Tú no tienes nada que decir aquí. —Él fijó la mirada en su cuñada…
Una que ella no pudo soportar.
—¡¿Es qué también tendremos de enemigos a los fineses?! —Signe no
claudicaría. Cada vez insistía más y más en que Mirela estuviera enclaustrada,
pues aún no le perdonaba su delito.
—Vamos, madre —intervino Karl—. No es para tanto. A Sauli le pareció
muy gracioso que nos doliera tanto la derrota como para que un integrante de
la familia se promulgara al respecto.
—¡Esa mujer jamás será parte de nuestra familia! —La mirada de la
condesa era una clara advertencia para su hijo menor—. ¡Y me importa muy
poco lo que piense el presidente vecino!
—Ya es suficiente. —Signe hizo silencio ante el tono gélido de Erik—.
Ella no fue donde la periodista. Estaba dentro del hospital y pensó que la
mujer era una enfermera. Ya le expliqué de las tretas de las que son capaces
algunos reporteros para conseguir una noticia. Mirela es una mujer inteligente
y sé que no volverá a suceder.
Al caballero se le hizo muy difícil recordarle con seriedad que, como
parte de la familia, no debía emitir juicios sobre política, religión o

[isrc_ajax_search shortcode_id=3]

deportes… Reconocía que fue demasiado duro con ella cuando el único
culpable era él mismo.
—Nadie está diciendo que Mirela lo hizo a propósito —Helena se
acercó a su suegra y se colocó junto a ella—, ¿verdad, Signe?
—No, por supuesto que no —murmuró la condesa.
—Pero creemos que es mejor que se quede en casa un tiempo. Recibirá
la educación a la que nosotros mismos estuvimos sujetos por años. Incluso, le
convendría aprender el idioma. —La princesa hablaba con suavidad y certeza.
La sonrisa se congeló en el rostro de Erik al observar como Karl se
colocaba junto a él con una mirada entre furia y lascivia hacia la imagen de
Mirela.—
O podría regresar a Brčko bajo la tutela de su padre. —Karl emulaba
cada uno de los ademanes de ella. La respiración de Erik se tornó laboriosa,
pero su hermano estaba demasiado extasiado como para percatarse—. Estoy
seguro de que Mirela estará más tranquila entre su gente y podrá aprender todo
lo necesario para pertenecer a la familia.
—Eso me parece una excelente idea —dijeron al unísono Signe y Helena.
Antes de que Erik pudiera exigirle cualquier cosa a su hermano, la puerta
de la oficina se abrió y el causante del revuelo en palacio se presentó ante
ellos. Helena se acercó para apartar a Karl mientras Erik lo asechaba con la
mirada.
—¿Y tu adorada esposa? O ¿Quizás debo decir odiada? ¿Te abandonó

cuando ella es la responsable de todo? —El periodista sonrió con sagacidad.
—Lo hiciste con mala intención y lo sabes, Oscar. —El tono de Erik era
áspero. Fue evidente que el esfuerzo que hacía por contenerse era extremo—.
¿Qué creías? Estoy seguro de que pensaste que Mirela declararía a la mujer
una pecadora e intentaría convertirla al islam y de paso a todos a su alrededor.
Pero mi esposa no te complació o ¿sí?
—¡Oh, vamos! —exclamó el hombre que conocía desde la infancia—.
¿Por qué rayos te casaste con esa mujer? Eso podría esperarlo de Karl —El
periodista levantó las manos y jaloneó su cabello—. ¿Cómo diablos te has
atrevido a girar la balanza de la política hacia un lado? ¡Es extranjera! ¡E
islámica!
Cada centímetro del cuerpo de Erik estaba tan rígido que las quemaduras
comenzaron a doler, si bien, él lo ignoró.
—¿Debo condenarla? ¿Pensar que es una terrorista? ¿Culparla por las
decisiones de unos extremistas?

—¡¿Qué hay de los atentados en mayo en Estocolmo?! ¿Qué opina tu
esposa al respecto? Fueron ejecutados por islamitas, ¿o no?
Erik dio un paso al frente, no El duque del cielo epub obstante, Oscar no se movió. Mantenía la
espalda recta y la cabeza en alto. Conocía muy bien al hombre frente a él.
Sabía lo intimidante que podía ser, pero también que era el mejor amigo que
se podía tener.


Leer  ebook en online dando clic abajo

Si  lo que quieres es leerte   el libro en  linea  pues dejame decirte  que lo puedes hacer  dan clic en el  botón de abajo  y te redirige  hacia  donde podras  leerlo  sin ningún  problema  y ya muchos  lo   lo tiene  o lo están leyendo en este momento.

 online


PDF


EPUB


Más  libros del mismo autor

Eres mi modelo - R. M. de Loera

Eres mi modelo – R. M. de Loera

Descarga aquí los libros originales y apoya a los autores.

Si en verdad te gusta nuestros libros comparte con un botón de abajo nos ayudará a seguir creciendo muchas gracias por compartir!!!