Saltar al contenido

El invierno más oscuro

 Sinopsis del libro 

Grace Southwark, conservadora en el British Museum, guarda un inquietante secreto que se ha vuelto peligroso desde que humanos y vampiros conviven con cierta normalidad. Para una historiadora, trabajar en colaboración con seres tan antiguos El invierno más oscuro pdf constituiría una ventaja sino fuese por la tensión de mantener oculto su don sobrenatural. Una noche, de vuelta a casa en el metro, el ataque de un clan disidente descubre el letal secreto de Grace, poniendo en peligro la diplomacia entre humanos y vampiros pero también su vida.

Acorralada por los acontecimientos, decide confiar en Eric Stenkilsson, Legado de Londres, el único capaz de ayudarla a comprender qué clase de monstruo es el que habita su piel. La respuesta resultará tan extraordinaria y decisiva como el camino que recorrerán hasta encontrarla.

Descarga aquí los libros originales y apoya a los autores.


Ficha técnica del  libro

  • Título: El invierno más oscuro
    Autores: Alice Lovelace
    Tamaño: 1.18MB
    Nº de páginas: 250
    Idioma: Español
    Servidores: Google drive, Zippyshare, y Onedrive
  • Formato: Pdf,Epub,Mobi y más.

Descargar libro Gratis El invierno más oscuro – Alice Lovelace

A Grace le consoló el pensamiento de que, si se comparaba con la
furibunda salida de Eric, ella se había tomado bastante bien las espantosas
revelaciones de Markus. Consideraba que Stenkilsson había reaccionado un
pelín exageradamente si se tenía en cuenta que a ella le había tocado la peor
parte de la profecía: no solo era un Ángel desmemoriado que llevaba casi tres
décadas dando tumbos por el mundo sin saber por qué reducía a cenizas a la
gente, sino que aún le quedaba por delante un montón de clases intensivas de
esgrima, o lo que fuese, para cargarse a un Demonio Mayor muy chungo.

Puede que Eric hubiese perdido a toda su familia a manos de unos asesinos
despiadados, pero también llevaba unos cuantos siglos asistiendo en primera
fila al devenir de la Historia y no se esperaba de él que salvase a la
humanidad del Mal. Aunque, para ser justa con el berserker, enseñarle a
manejar una espada no iba a ser la tarea más sencilla del universo.
—¿Estás bien? —Markus parecía preocupado por su, más que probable,
expresión de «mi cerebro se ha ido de vacaciones».
—No —dijo soltando el aire despacio—. Pero Eric se lo ha tomado peor.
—Después hablaré con él.
—Tengo algunas preguntas.
Markus asintió. Parecía un padre comprensivo preparándose para capear
el temporal con una adolescente problemática. Un padre con milenios de
antigüedad y la apariencia de un chico de veinte años que se hubiese teñido el
pelo de gris.
—¿Por qué lo convertiste si dices que los miembros del Consejo evitan
ceder a la tentación de «tener descendencia»?
Grace se sobresaltó con el bufido que se le escapó al Primero.

—¿Acabo de revelarte que eres un Ángel enviado a la Tierra para destruir
a los Demonios, y que debes cerrar un vínculo con un vampiro de más de ocho
siglos, y lo primero que se te ocurre preguntar es por qué actué en contra de
mis principios?
La carcajada de Markus contribuyó a relajar el ambiente. Grace había
perdido la cuenta de los días que llevaba encerrada en aquella casa aislada en
las montañas, sin nada más que hacer que consultar las profecías de la Sibila
—edición en rústica—, las predicciones meteorológicas de un tal Mere para
las subidas del Nilo en el otoño del tercer año del faraón Tutmosis, Segunda
Dinastía —papiro rescatado del incendio de Alejandría—, y reírse con los
cotilleos imperiales de Suetonio. Había estado nerviosa y agobiada por esa
reclusión forzosa en Norjsö a la espera de una alternativa casi peor que la
ignorancia: ver confirmadas sus peores sospechas sobre su aberrante
naturaleza.

Comprendía que necesitaba tiempo para procesar las revelaciones de
Markus y entender con exactitud lo que implicaban. Su vida cambiaría, otra
vez, como ya lo había hecho varias veces en la última semana. No sería
honesta consigo misma si no reconocía que ir reduciendo a cenizas a los
vampiros con un solo roce de su piel no era lo que se considera una vida
humana normal. No sabía si estaba destinada a combatir a los Demonios pero
sí que había intuido desde siempre que jamás podría llevar una existencia
tranquila y anodina, al margen de cualquier incidente sobrenatural.
—¿En qué consiste eso de vincularme a Eric?
—Ahora vamos por buen camino —sonrió el Primero—. Es una ceremonia
sencilla, muy parecida a una unión vampírica tradicional.
—¿Los vampiros se casan?
—No es habitual, pero de vez en cuando ocurre.
—¿Es doloroso? El invierno más oscuro epub
—¿Vincularse a alguien inmortal por toda la eternidad?
Markus le explicó en qué consistía la ceremonia y, excepto por el detalle
de la sangre, a Grace no le pareció que fuese para tanto, lo que le hizo
sospechar que el Primero se estaba guardando la parte más desagradable para
sí.

—¿Cómo sabemos que Eric no explotará al probar mi sangre?
—No lo hará.
—Pero no es un Primero. Quizás debería vincularme a ti.
—Te honra tu preocupación por Eric —se apresuró a decir Markus—,
pero no le pasará nada. Su herencia berserker y su inmediatez conmigo en la
línea de sangre sucesoria hacen de él uno de los vampiros más fuertes que
conozco. Además…
—Me da miedo ese además.
—Grace, yo puedo ayudaros con la primera parte de la ceremonia, pero
solo vosotros podéis cerrar el vínculo.
—¿Cómo sabes todo eso de la ceremonia y el vínculo?
Markus le enseñó su teléfono móvil.
—Fotografié los pasajes que hablaban sobre los lazos sobrenaturales entre
Ángel y Medjai. Hay muy poca información, así que tendremos que improvisar
en algunas partes, pero creo que he captado la idea general de cómo funciona.
No sabría decirte con detalle qué pasará después, pero aquí puedo leer algo
así como inmortalidad y conexión.

—¿Voy a ser inmortal?
—En la medida en la que Eric lo sea, supongo.
—¿Tendré sus poderes? ¿Podré volar?
—No lo sé, Grace —sonrió—. Pero lo descubriremos pronto. Ahora, si
me disculpas, voy a apaciguar a un Legado asustado.
—Eric no ha tenido miedo desde principios del siglo XI.
—Me parece que acaba de darse cuenta de que tiene un punto débil. De
todas formas —añadió con rapidez ante su mirada de incomprensión—, tú y yo
hablaremos después.
—¿Me contarás la conversión de Eric? —le pidió antes de que el Primero
saliese del salón.
Grace se dio cuenta de que se había dejado el móvil sobre la repisa de la
chimenea.


Leer  ebook en online dando clic abajo

Si  lo que quieres es leerte   el libro en  linea  pues dejame decirte  que lo puedes hacer  dan clic en el  botón de abajo  y te redirige  hacia  donde podras  leerlo  sin ningún  problema  y ya muchos  lo   lo tiene  o lo están leyendo en este momento.

 online


PDF


EPUB


Más  libros del mismo autor

Descarga aquí los libros originales y apoya a los autores.

Si en verdad te gusta nuestros libros comparte con un botón de abajo nos ayudará a seguir creciendo muchas gracias por compartir!!!