Saltar al contenido

En el fondo me quieres – (En el fondo 02)

 Sinopsis

Me llamo Guille y salvo ánimas, ánimas perdidas.Trabajo como estilista y me apasiona la moda.Vale, conforme la gente, soy un entusiasta que vendería a su madre por una edición limitada de Vogue.Para qué charlar de amor, ¡con lo que me agrada el sexo!¿Lo mejor de mi vida?Hacer tratos, la ropa y mi mejor amiga,una letrada a la que le pesa más la

tontería que el trasero.Este era , hasta el momento en que debí fingir ser el prometido de una muchacha en coma…¿Puede alguien hurtarte el corazón sin saber ni que existes?Dicen que el amor es ciego, que no obedece a razones y que llega por lo menos te lo esperas,pero descubrí que asimismo es sueco, por el hecho de que no escuchamos si bien nos informen 100 veces; y mudo, por el hecho de que nos callamos cosas que podrían mudar el rumbo de nuestra vida por siempre.”

Descarga aquí los libros originales y apoya a los autores.

Descargar libro: En el fondo me quieres en pdf o bien epub

No sé de qué forma subsistí a aquella cena. Bueno, sí, merced a Jon, por el hecho de que
Emma no dejaba de meterme en preguntas y contestaciones embarazosas a fin de que
Laura las oyera, acompañándolas con una cara de celestina que daba
pavor.

Se charló de futbol, un tema en el que pude participar por el hecho de que era seguidor. Se
charló de rehabilitación, se charló de libros y de buceo, y a todos les
sorprendió que ni Laura ni lo hubiéramos probado jamás.
—¿De qué forma va Blue Days? —preguntó Dani interesado.
—Bien —empezó Jon—. Steve y Kate están defendiendo el negocio, y…
según parece están juntos —sonrió malvado.
—Madre mía, pobre Katy —replicó Dani.
—¿Celoso? —se burló Jon.
—No —repuso su amigo displicente—, es que me recuerda un tanto a ti
ya antes de localizar el amor, esto es, alguien que concluye zumbándose cualquier
cosa que tenga cerca por puro hastío.
Jon le tiró un pedazo de pan que Dani desvió con la mano un segundo ya antes de
que le diese. Así que era cierto, ya antes, mi réplica se tiraba cualquier cosa por
aburrimiento… ¿A quién me recordaba? ¡Ah!, a mí.

—Quizá lleves razón —añadió Jon con sarcasmo—, igual está en ese plan,
por el hecho de que hay que estar agobiada para hacérselo contigo.
Dani sonrió imperturbable.
—Puede que lleguen agobiados, mas se marchan con una sonrisa en el trasero.
Laura comenzó a toser víctima de un ataque de risa mientras que masticaba.
Alargué la mano sin meditar y le di unos golpes en la espalda.
—¿Estás bien? —pregunté risueño. Ella asintió procurando tragar.
—Como ves, no me aburro…

—No me extraña, podrías redactar un libro de terror sobre ellos.
Sonrió y se me quedó mirando tal y como si le acabase de dar una idea.
—¿Estás escribiendo algo? —pregunté curioso.
—La verdad es que sí, mas todavía no he dado con el toque mágico.
—No me lo creo, cada oración tuya es una pieza maestra.
Sonrió de tal modo, que pareció estar recordando el día que le afirmé que su
prosa me volvió ido ya antes de conocerla. Creo que, si pudiese regresar atrás, ni
siquiera le afirmaría la verdad…, es posible que cambiara 2 o bien 3 días más
fingiendo ser pareja por unos años de cárcel… Pero a lo hecho, pecho. Puto
buen samaritano.

Al concluir la cena, nos dispersamos. Cada uno se fue cara un lado y
aproveché para ir al servicio para revisar en el espéculo la cara de imbécil que
debía tener, por el hecho de que, al fin veía a Laura nuevamente y ¿qué hacía? Nada. El
rapapolvo de Emma sería atronador, mas algo, (aparte de Blanca) me
impedía aproximarme a ella. Sería la señal de neón que tenía Laura en la frente
alumbrando un «Hombres no, gracias».
—Parece que lo haces para castigarme —escuché de pronto.
Frené en seco y viré los ojos sin desplazar ni un músculo. La casa era pequeña,
la entrada daba de manera directa al salón y un mini corredor conectaba con el aseo y
la habitación primordial, fin de la visita, mas esa voz era de Dani… Un Dani
rudo, amenazador y sexi. Un Dani siendo… ¿un receloso de manual?
Se escuchó el conocido golpe de un cuerpo acorralando a otro contra una
pared.
—Ya te agradaría —respondió Iker chulesco—, mas no lo hago a
propósito…

Se dieron un morreo de los que dan vértigo que me hizo separar los labios
de la impresión. Hubiese apartado la mirada, mas fui inútil. Una
anomalía motora me tenía catatónico. No sabía si se peleaban o bien
enrollándose. O bien todo al unísono.

—Últimamente tonteas con todo Cristo, no es mi imaginación.
—Tienes suerte de que tu comportamiento neurótico me ponga a 100, mas
acepta que a Guille le tienes manía…
—Le mola mi hermana —se defendió besándole el cuello como
distracción. Iker puso los ojos en blanco de puro placer.
Vaya dos… Si televisaran una escenita suya, bastante gente abriría sus
fronteras sexuales, mas la información que escuché me puso en alarma. ¿Que si
me molaba su hermana? ¡Eso era quedarse corto! Más bien estaba hasta las
trancas de ese ente que terminaba de reinventarse a sí mismo desde la UCI.
—¿Y qué ocurre, si le mola? —respiró el futbolista en su boca mientras que
absorbía el placer que la mano de su novio le estaba provocando bajo su
lencería.
—Laura es frágil. No está ya lista para ligoteos…
—Guille no es cualquiera, es de fiar.
—Ningún tío es de fiar en este punto de la partida y lo sabes. Lo único
esencial ya para él es golear, igual que lo era para nosotros, igual
que lo fue para Jon con Emma. El resto, ya habría tiempo de examinarlo, mas
Laura no está para sostener castillos en el aire ya, por sostener, no
se sostiene ni ella en pie…
—Ya, pero…

—Joder, si no te callas, se me ocurre una buena forma de sostener tu boca
ocupada… —dijo Dani lascivo empezando a desabrocharse el pantalón con
una mano mientras que con la otra presionaba su quijada mordiéndole los
labios. No sé Iker, mas me quedé de piedra. Retrocedí y suspendí mi visita
al baño, ¡sería imposible echar gota…!
—¿De qué deseáis la copa? —preguntó Emma desde la cocina mirando a
Laura, por el hecho de que realmente, conocía los gustos de todos, menos el suyo.
—Yo no voy a tomar nada. No puedo —respondió la mencionada.

Enlaces:

PDF

EPUB

Más libros del autor:

Descarga aquí los ebooks originales y apoya a los autores.