Saltar al contenido

En espera de ti

 Sinopsis

La verdad mis queridos amigos es que no sabemos quienes somos hasta el momento en que nos enamoramos absolutamente. Por amor el pero valiente se vuelve un cobarde, el pero atroz se vuelve sensible y el pero noble halla la maldad de su ánima.

Daniela tiene un vida que se podría clasificar como perfecta, mas…conoce el amor

Descarga aquí los libros originales y apoya a los autores.

Descargar libro: En espera de ti en pdf o bien epub

Allí estaban besándose, felices, sin saber que había un corazón destrozado
por aquella escena, cualquiera en mi sitio dirige la mirada cara otro lado,
mas no lo hice, tenía la mirada fija sobre ellos, ¿masoquismo? No, solo

deseaba razones para arrancármela del corazón, no sé qué demonios me paso,
mas ande en dirección a ellos, ¿que procuraba? ni la más mínima idea mas bueno….
—¡¡¡Interrumpo!!!
—Ahhh, no, ehh…. Hola Daniela ¿como estas? —Dijo el tal Juan
—Yo compadeciéndome de mi amiga, Juan José ¿no es que Claudia es tu
amiga? Ustedes deberían enseñar un tanto de respeto, ¿por qué razón no arman su
espectáculo en otro lado?
—Daniela, lo siento, no volverá a pasar. —Respondió Valeria entristecida
—Eso espero, ¿Juan José podemos charlar un instante en solitario?
—Si, qué bueno que lo afirmas, asimismo he querido charlar contigo.
Nos distanciamos, recuerdo que mientras que andábamos entre la fila de
panteones, pensaba en el gusto que me daría sepultar a este…
—Daniela sé que Valeria vive contigo, me ha dicho como llego a tu

casa, lo que hiciste es digno de admiración, yo…
—Mira, ahórrate tus halagos, solo deseo saber ¿qué deseas con Valeria?
—¿Con Valeria? Pues con ella deseo todo, estoy de manera profunda
enamorado de ella, Valeria es una chavala que ha sufrido mucho, merece ser feliz
y estoy seguro que soy la persona que puede hacerla feliz, Daniela estoy
pensando con seriedad en casarme con ella en dos meses, está muy
feliz por esto…

—Espero que estés siendo honesto, mira Juan José a Valeria la quiero
mucho, es mi hermana y qué bueno que bien sabes su vida, que bueno que
estas permite que ha sufrido mucho, te agradezco interminablemente que estés
preparado en hacerla feliz, por tu bien espero que de este modo sea, si faltas a lo que
ahora me afirmas, si le haces daño te juro que te marchas a arrepentir…
—¿Tú me estas conminando?
—Tómalo como desees, ya lo sabes, buenas tardes Juan José.
Si este creía que la tendría simple, estaba equivocado, había ganado
mas esto le daba una enorme responsablidad, debía hacerla feliz, de lo
contrario se hallaría con la peor de las contrincantes, de mi parte me juraba
olvidarme de Valeria, juraba por mi vida y por el cielo que jamás le charlaría
de mis sentimientos, de mis preferencias. En cambio dejaría de comportarme
tan fría con ella, sería como la buena hermana igualmente como al comienzo, si

era verdad que se casaría con ella con gusto seria su madrina de bodas, el día de hoy
cerraba esta página, lo desechaba y tomaba un nuevo libro para comenzar a
redactar una nueva historia, sin ella, donde habría mucha diversión, donde todo
fuera superficial, donde le cerraba las puertas al amor, Daniela Valenzuela
desde el día de hoy está prohibido para ti enamorarte!!!
La vida te da en toda la cara, el pez muere por la boca, voy a recular
unas horas: mi numero es…………, puedes llamarme las 24 hrs del día!!!
“espero llamarte algún día”. Si claro, creí que para llamarle pasarían mil
años, pase múltiples minutos con el móvil en la mano, lo pensé muy frecuentemente, ni
modo, no quedaba de otra….
—Hola!!!
—Hola Jimena.
—¿Te paso algo?
—No, estoy bien, solo deseaba saber ¿que vas a hacer esta noche?
—Pues tengo planes de ir a una celebración privada, mas por ti cancelo todo.
—Siete de la noche estoy en tu casa, bye.
Aun faltaba mucho para ir a casa de Jimena, decidí ir al súper, tenía
muchas cosas que adquirir, mi refrigerador estaba prácticamente vacío, la

lluvia se hizo presente, fuck hallé sitio para estacionarme mas estaba
lejos de la entrada al súper, no tenía ánimos de correr bajo la lluvia, debía
aguardar, tenía un buen tiempo de no charlar con mi hermana, llame muy frecuentemente
mas no me respondió, en la radio promocionaban lo más nuevo de un conjunto
llamado la fábrica —hahaha, no me agrada el reggaetón mas este conjunto me trae
muchos recuerdos, sobre todo la canción todavía—, no estaba nada mal,
intente de nuevo llamar a mi hermana mas de nuevo me mandó al buzón,
me preguntaba qué hacía, por qué razón no me respondía, un golpe fuerte
en la parte posterior de mi turismo desvió mi concentración, que va a ser? mi
retrovisor interior estaba de más, la lluvia me impedía ver, lo que sí es un
hecho es que no era ningún turismo, deseaba bajar para saber que pasaba, estaba
por abrir cuando mi espéculo retrovisor izquierdo me dejo ver a 2 pequeños
escondiéndose tras mi turismo, vaya forma de jugar bajo la lluvia, corrieron
para moverse tras otro turismo, la escena me estaba divirtiendo, uno de los
pequeños con el short a puntito de desplomarse, lo tomaba fuertemente para poder
correr. Y de este modo proseguían de un turismo tras otro, mas algo paso, no era un juego,
ellos en realidad estaba huyendo de alguien, un chaval mucho mayor tomo
por el pelo a uno de los pequeños, lo arrastraba por toda la acera… Daniela tu
no harás esto, no es tu inconveniente, te quedas en tu turismo y no se te ocurra
bajar, por mucho que me repetí muy frecuentemente lo mismo no pude eludir bajar, me
importaba poco la lluvia, ese tonto se aprovechaba de 2
pequeños que tal vez no pasaban los 12 años (créanme no es nada simple para mi
ver una escena de este modo, ni los consejos de mi madre me hacen reflexionar, espero
no lamentar después), baje enseguida y me dirigí hacia ellos…
—Oye y ¿por qué razón no te metes con uno de tu tamaño?
—Por qué no te marchas pa la ver… ¿tu?
—Llamare a la policía y te tragarás tus palabras, suéltalo…..
—Que me devuelvan mis blancos primero…
—¿Tus blancos?
—El chaval estaba borracho, semeja que estos pequeños le hurtaron, mas no
comprendía que eran blancos, solo cuando vi que el pequeño extendió su mano con la
cajeta de cigarros comprendí.
—Ladrones de mierda debería cortarles las manos….
—Ya te devolvieron tus “blancos” ahora lárgate…
El chaval prosiguió su camino, todo por una cajeta de cigarros.
—Y por que hacen eso, ¿quién de los 2 deseaba fumar?
Me dio tanta gracia que los 2 se apuntaron, estaban a puntito de plañir.
—Se van ahora a su casa, miren solamente como estoy por culpa de
, son unos pequeños y roban Por Dios debí dejar que ese chaval les
diese su justo.
Eso me pasaba por meterme en lo que no me importa, estaba empapada de
pies a cabeza, saliendo en defensa de unos pequeños ladrones, fuck y hasta
había dejado las llaves enganchadas, tomé mis llaves y fui al súper, total ya
estaba mojada, mientras que hacía mis compras, pensaba en esos pequeños, eran
solo unos pequeños y ya estaban preparándose para transformarse en un dolor de
cabeza para la sociedad, recordé lo que paso con el padre de Claudia. Me
preguntaba ¿qué hay de los progenitores? ¿De qué manera los dejan salir a la calle? ¿Por qué
no están en la escuela? Diosss por que la humanidad está cada días un poco más
perdida, Niños en la calle, violencia, problemática social, injusticia, ufff va a ser
mejor apurarme o bien terminare con una buena neumonía, realice mis compras,
tenía más o menos 12 bolsas, deseé llevarme el carro mas entonces regresar
a acomodarlo, mierda!!! mmm va a ser mejor que me vaya de una vez, con
complicad llevaba mis compras, una de las bolsas salió de mis manos y cayó al

piso, afirmé fuck en tantas ocasiones que no recuerdo el total, grande fue mi sorpresa al
ver a los pequeños, proseguían en el estacionamiento, los 2 me miraban
fijamente….
—¿Y no piensa asistirme?
Uno de ellos se levantó y tomo las cosas que estaban en el piso, el otro
proseguía dudando si acercarse…
—¿A dónde se lo llevo señorita?
—Mi turismo es aquel, el blanco…
—Nos dirigimos los 2 al turismo, tal vez andamos unos 30 mts y sentí una
pequeña mano sobre la mía…
—¿Le asisto?
—Sí, mas ojo, no se hurten mis compras que soy rapidísima para correr,
cuando los atrape los guindo de las orejas.

—Los 2 quedaron en silencio, la lluvia había mermado, guarde las cosas
en la cajuela y luego…
—Son 25 centavos!!!
—¿25 centavos? ¡¡¡Pero bueno!!! Ya va, ¿ me cobrarán un favor?
—Nuestra tarifa es 50 centavos, mas ya lo charlé con mi hermano solo le
vamos a cobrar la mitad.
No pude eludir reírme, los defiendo, me hacen un pequeño favor y me
cobran
—Bueno no acostumbro obsequiar dinero, tengo frio me haría bien
tomarme una taza de chocolate caliente, que tal si en lugar de 25 centavos los
invito a comer algo, ¿que afirman?
—No salimos con desconocidos…
—Bueno eso tiene antídoto, llevo por nombre Daniela.
—Yo llevo por nombre Paco, mi hermano lleva por nombre Chino, mas le afirmamos
Fabián…
—Jajajajajaja… ¿de qué forma esta eso, lleva por nombre Chino y le afirmas Fabián? ¿No
va a ser al revés?
—No de este modo lleva por nombre, ¡¡¡C H I N O bien!!!
—Ok, hola Paco y Chino, ¿entonces vamos por la taza de chocolate?
—¿No nos robará verdad?

Enlaces:

PDF

EPUB

Más libros del autor:

Descarga aquí los ebooks originales y apoya a los autores.