Saltar al contenido

Escribiendo juntos

 Sinopsis

Manuel es un escritor de novelas de ciencia ficción que distribuye su carrera entre la Ciudad de México y Los Ángeles.

Xochitl es una muchacha que vive abajo de un puente, desprotegida conjuntamente con su madre, mas que ha leído uno de los libros de Manuel.

Descarga aquí los libros originales y apoya a los autores.

La Feria del Libro en la Ciudad de México y el destino están a puntito de entremezclar sus vidas en un romance en el que terminarán escribiendo juntos

Descargar libro de Escribiendo juntos en pdf o bien epub

en la mesa. Yo ya me marcho a
trabajar.
—¿Desayuno?
—Fruta y iogur.
—¿Te trabajarás?
—Sí. Te afirmé el día de ayer, lobezno.

—Me afirmaste que ibas a ver si te habían dado el trabajo.
—¡Ay, lobo! Pues estoy segura de que me lo dieron. ¿Por qué no me lo
darían? Me trabajaré y regreso en la tarde, ¿O.K.?
—Hada, no debes trabajar en el súper. Sí es verdad que
debemos cuidar los gastos, mas aún tenemos ahorrado para múltiples
meses y estoy convencido de que con los libros que tenemos y los que vamos a
publicar saldremos adelante.
—Bueno, mas no pasará nada si gano unos pesitos más, ¿no? —me
afirmó.—
Preferiría que te concentrarás en redactar —le confesé.
Xochitl se sentó un instante en cama a mi lado y se inclinó para darme
un beso en la mejilla, sonriendo.
—En la noche, tras cenar, me concentro en redactar.
—Vas a estar cansadísima, hada.

—Claro que no. Si me siento a trabajar a las ocho, aún puedo trabajar cuatro
horas. ¡Adiós! —me afirmó, y salió.
Con un tanto de trabajo me levanté y me bañé asimismo. Después fui al
comedor, donde doña María no me dejó apacible hasta el momento en que me comí la fruta,
el iogur y el café que Xochitl me había preparado temprano por la mañana.
Mientras desayunaba, prendí la computadora y entré a la cuenta de Internet
para poder ver de qué manera iban las ventas de los libros este mes.
Me sorprendió gratamente ver que el título de Xochitl iba vendiendo
bastantes copias. Mucha gente lo leía y además de esto estaba generando
buenísimas recensiones. ¡Si la tendencia proseguía de esta manera, su primer relato podría
generar todo el dinero que precisábamos para vivir!
Las cifras me conmovieron bastante.
Decidí ir a procurarla al súper para decirle que renunciara a ese
imbécil trabajo y se concentrase mejor en redactar el segundo tomo de la
serie. Sería ideal poder publicarlo el mes próximo para no perder la inercia.

La tienda estaba a 2 cuadras, con lo que en 5 minutos ya estaba ahí,
buscándola. Me había dicho que había aplicado como cajera, mas no la vi en
ninguna de las cajas. ¿Estaría en algún otro departamento? Me dediqué a
procurarla por toda el sitio, mas no la hallé. ¿Dónde estaría? ¿La habrían
puesto a trabajar en el almacén? ¿Cargando cajas? La idea no me agradó para
nada. ¡Sobre todo pues no precisábamos que estuviese haciendo eso!
¡Teníamos suficientes fondos para marchar bien a lo largo de los próximos meses
sin inconvenientes!
Cuando vi que una señorita iba saliendo por una puerta que afirmaba
“solamente empleados” decidí entrar a buscar a mi muchacha. ¿Había dicho “mi
chica”? ¿Qué pensaría Xochitl de esa expresión?
—¡Oye! —me afirmó la muchacha —No puedes entrar ahí. Es solo para
empleados.

—Es una urgencia —murmuré, mientras que me descabullía dentro. Ella me
prosiguió y empezó a llamar a voces a Seguridad.
Mientras aquella mujer me proseguía por los corredores, llamando a voces a
Seguridad, proseguía buscando a Xochitl, mas no la veía por ningún sitio. Las
empleados que estaban ahí, detuvieron su trabajo y se me plantaron enfrente,
sin dejarme pasar más adelante.
—Con permiso —dije —estoy buscando a una muchacha que empezó a
trabajar acá el día de hoy. Es una urgencia.
Traté de colarme entre 2 corpulentos tipos que me miraban realmente serios, mas
ninguno de los 2 se hizo a un lado y terminé chocando con ellos.
—Aquí no hay ninguna persona nuevo —me afirmó uno de ellos, un pelado con mala cara
y con brazos más gruesos y más vellosos que mis piernas. —La persona que
buscas no está acá.
—Es una pequeña muy morenita, de pelo largo negro —le afirmé. —Hoy es su
primer día.

Enlaces:

PDF

EPUB

Más libros del autor:

Descarga aquí los libros originales y apoya a los autores.

Si en verdad te gusta nuestros libros comparte con un botón de abajo nos ayudará a seguir creciendo muchas gracias por compartir!!!