Saltar al contenido

Incondicional: Cuando el amor es verdadero, lo demás no importa

Sinopsis

Ella se ha transformado en una mujer bella y no puede sacarla de sus pensamientos
Andrés es un padre cariñoso y cariñoso, mas al unísono extraño y también inseguro. Decidido a no querer a ni una otra mujer desde el instante en que su esposa murió.

Lamentablemente y sin aviso previo, la niñera de Andrés ha renunciado y su pequeño hijo precisa alguien que lo cuide mientras que trabaja.

Descarga aquí los libros originales y apoya a los autores.

Sandra es una joven afable, cariñosa, decidida mas asimismo muy frágil.

Se conocen siendo vecinos y admite la oferta de cuidar del hijo de Andrés, transformándose en su niñera.

No paso bastante tiempo y las cosas entre ellos empezaron a enmarañarse, sin importar lo más mínimo la diferencia de edad entre ellos.

Atrás quedo la joven y tierna niñera dando sitio a una fogosa amante.

No basto bastante tiempo a fin de que todo se convirtiera en una difícil y confusa relación.

Ella está enamorada de Andrés, mas las cosas no son tan simples como aguardaba y eso la hiere y confunde.

En el trascurso de sus historias ocurren dos acontecimientos muy trágicos que cambiaran sus vidas y va a hacer que los dos piensen en lo que verdaderamente desean el uno del otro.

¿Serán capaces de darle la espalda al planeta y continuar juntos?

Descargar libro: de Incondicional: Cuando el amor es auténtico, lo demás no importaen pdf o bien epub

La invité a pasar y puso los fármacos en el mostrador. «Te lo
agradezco, Sandra», le afirmé. «Por ahora no van a hacer falta. Se durmió
de forma profunda hace poco. La fiebre ha cedido y luce recuperado».
«Entiendo, mas me preocupé por él cuando lo vi en tu pecho. Estaba
distraído y triste. Tanto, que asimismo me sentí triste por él», me afirmó. «Debía
adquirir las medicinas y retornar. La farmacia está cerca de acá. Caminé y
retorné de forma rápida».
Tomé las medicinas. «Fue bonito de parte tuya», le afirmé.

Llevó sus manos a sus bolsillos. «Lo hice por el hecho de que me importa Enrique»,
afirmó. «Quise regresar para cerciorarme de que se sentía mejor y las medicinas lo
asistirían. Cuando era pequeña odiaba los constipados».
«Lamento si cambiaste tus planes por nosotros».
Sandra rió. «No fue de esta manera. Rebeca y estábamos desganadas, con lo que
decidimos ir a adquirir ciertas cosas. Pero no precisábamos adquirir algo ni
teníamos ninguna emergencia. Íbamos a hacerlo únicamente para distraernos en
sitio de estar encerradas en nuestro piso».
«Puedes tomar asiento. Y nuevamente, mil gracias», le afirmé.
Siguió mis pasos hasta la sala de estar. «Perfecto», afirmó.

Fui cara el minibar y saqué 2 gaseosas. Le cedí una y me senté frente a
ella. Sonrió y abrió su gaseosa, tomó un trago y vio a su alrededor con determinada
incomodidad. Debía decirle algo para terminar con el hielo entre nosotros.
«He apreciado que tu padre y no se llevan realmente bien», le comenté.
«Honestamente, no lo conozco mucho. Solo hemos conversado en ocasiones,
mas sí me doy cuenta de su obstinado interés. Está deseoso por el hecho de que vayas a la
capacitad de Derecho».
«Así es», me respondió. «Me lo ha pedido desde el instante en que comencé a estudiar

Educación. Y proseguirá insistiendo, si bien me niegue. Decidió dejar de
procurarlo a lo largo de un año aproximadamente, mas en los últimos meses ha vuelto a
pedírmelo, y con más contundencia que ya antes. Quizás lo hace por el hecho de que en
poco me graduaré y se da cuenta que no he alterado de parecer».
«Entiendo. Los progenitores frecuentemente actúan de esa forma. Cuando decidí
desamparar mis estudios en la Universidad de las Nuevas Tecnologías, mis
progenitores se incordiaron bastante. Apenas faltaba un año para llenar mis
estudios. Mi padre siempre y en todo momento me lo demandó».
«Tienes un cerebro envidiable para la tecnología y tienes una compañía
millonaria. ¿Por qué actuó de esta manera?», me afirmó.

Enlaces:

PDF

EPUB

Más libros del autor:

Descarga aquí los ebooks originales y apoya a los autores.