Saltar al contenido

La cadena

 Sinopsis

Como una mañana cualquiera, Rachel deja a su hija en la parada del autobús. Pero una llamada de un numero ignoto lo cambia todo: una mujer le notifica que tiene a Kylie secuestrada y que, si desea verla nuevamente, va a deber continuar sus instrucciones al pie de la letra: primero, abonar un rescate; segundo, raptar a otro pequeño. Quien llama es asimismo una madre cuyo hijo ha sido secuestrado, y si Rachel no cumple con las reglas, el níño va a morir, y su hija asimismo. Rachel ya es parte de La Cadena,

un mecanismo que transforma a progenitores de familia en victimas y por su parte en delincuentes, y que esta haciendo a alguien riquísimo en el proceso. Ella es una mujer corriente, mas en pocas horas los sucesos la llevasen hasta limites impensables y la obligaran a hacer algo horrible. Los autores de La Cadena saben que unos progenitores van a hacer todo cuanto esta en sus manos por sus hijos. Pero no contaban con cruzarse en el camino de una mujer decidida, valiente y superviviente como Rachel. Porque, si alguien puede romperla,esa es .

Descarga aquí los libros originales y apoya a los autores.

Descargar libro: La cadena en pdf o bien epub

Abajo, utilizan la pizarra para resumir los horarios del pequeño Toby en un
organigrama. Tiene tiro al arco esa tarde y el último día de la semana por la tarde. La clase
acaba a las 7 y después vuelve a pie a casa. Esa es la ventana de
ocasión.
—El club de arco toca a un lugar llamado Old Customs Hall, cerca
del mar. Hay menos de un quilómetro desde allá hasta la casa de los Dunleavy
—dice Pete mirando Google Maps.
—¿Tan poco?
—Sí, he estudiado múltiples veces la senda en Google Street View. El chaval
pasea desde Old Customs Hall subiendo por Revenue Street, tuerce a la
izquierda en Standore Street, a la derecha en Poseidon Street, y ya está en su
casa. No debe tardar más de 7 o bien 8 minutos. Diez como máximo.
Es un lapso muy estrecho, los dos son conscientes.
—Hemos de actuar entre las 7 y las 7 y diez —indica Rachel—.

De
hecho, a fin de que la cosa funcione, debemos apresarlo cuando se halle en
Standore Street, pues va a haber bastante gente merodeando por Revenue Street y
no podemos raptarlo en Poseidon, delante de su casa, pues su madre
podría estar aguardándolo.
Pete se rasca la barbilla. Es una franja muy angosta, desde entonces, tanto en
el plano temporal como en el geográfico, mas prefiere no proponer la cuestión.
Ese es el muchacho para el que han hecho sus planes. Rachel refrena un
bostezo.
—¿Por qué no te echas una siesta? Yo bajaré allá en vehículo y voy a estudiar toda
la senda sobre el terreno —propone Pete.
—No me hace falta una siesta. Vamos.
—¿Ahora?
—Sí.
Salen, suben al vehículo y llegan a Beverly en solo 15 minutos. La urbe
queda un tanto demasiado cerca de la de Rachel para estar totalmente apacibles,
mas eso no tiene antídoto.
Ahora se observa más trajín. Hay una cantidad alarmante de gilipollas,

piensa Rachel, paseando al cánido o bien dando una vuelta. Gilipollas, sí, pues,
¿de qué manera pueden caminar tan alegres y desentendidos cuando el cielo se está
derrumbando? Mejor dicho, cuando ya se ha derrumbado. El Old Customs
Hall está cerca del mar, y asimismo es un punto muy popular para caminar la
mascota o bien encontrarse con los amigos.

Enlaces:

PDF

EPUB

Más libros del autor:

Descarga aquí los ebooks originales y apoya a los autores.