Saltar al contenido

La desfachatez intelectual

La desfachatez intelectual Sinopsis

Muchos de los intelectuales españoles de mayor prestigio y visibilidad, casi siempre escritores y hombres de letras, se caracterizan por participar en el debate político con ideas superficiales y frívolas, expuestas en un tono tajante y prepotente.

La desfachatez intelectual se sostiene sobre una impunidad generalizada, que nace de la ausencia de una crítica explícita a las opiniones de las principales figuras de nuestra clase intelectual. Frente a la figura del intelectual que pontifica sobre cualquier asunto, este libro apuesta por una esfera pública más plural, menos personalista y con filtros más eficaces, que eleven el nivel de nuestro debate político.


Ficha técnica

Título: La desfachatez intelectual
Autores: Ignacio Sánchez-Cuenca
Tamaño: 1.02MB
Nº de páginas: 678
Idioma: Español
OS: iOs, Android, Windows
Servidores: Google drive, 1Fichier, Zippyshare, y Onedrive

Descarga aquí los libros originales y apoya a los autores.


Descargar libro Gratis La desfachatez intelectual – Ignacio Sanchez-Cuenca

La aparición en las nuevas generaciones de gente con mayor preparación
intelectual para hablar sobre temas políticos (corrupción, nacionalismo,
terrorismo, relaciones internacionales, integración europea, administración
pública, financiación autonómica, partidos políticos, etc.) ha sido clave para
poner en evidencia el estilo del viejo intelectual que cree que puede opinar
sobre cualquier asunto sin haber hecho unas lecturas mínimas al respecto.
El problema se agrava porque estos intelectuales consagrados, muchos de
ellos consumidos por la vanidad de los personajes que han creado, aceptan
muy mal la crítica.

Cualquier desacuerdo, por muy razonado que esté, lo
entienden como un ataque personal, como un intento de desprestigiarlos, fruto
de la envidia y el rencor. En consecuencia, cuando se dignan a contestar, lo
suelen hacer en términos personales, atacando a quien ose rechistarles. Desde
sus tribunas, prefieren evitar el debate y el intercambio de argumentos, lo que
no es incompatible con lanzar dardos cargados de mala uva contra los que no
opinan como ellos.

Su objetivo es ofrecer opiniones, no someterlas a un
examen crítico en una conversación colectiva. Son opiniones con sello
personal, con marca propia, que están asociadas a un autor único e irrepetible.
El debate, pues, queda reducido a desautorizar a quien piensa distinto, sin
entrar en demasiados detalles acerca de las razones para defender una postura
determinada.

Con excesiva frecuencia, la desautorización se lleva a cabo de
forma oblicua, no mencionando el nombre de quien sostiene una idea diferente;
así sucede sobre todo cuando se considera que dicho nombre está por debajo
en el escalafón, por lo que hacerse eco del mismo supondría favorecer un
inmerecido ascenso en la jerarquía de las letras.
La calidad del debate público se resiente como consecuencia de estos
modos. En general, tengo la impresión de que las voces principales en dicho
debate se han ido quedando caducas y obsoletas.

La llegada de la crisis en
2008 sirvió para hacer más visible la decadencia de las “grandes firmas”. Sus
temas favoritos suelen girar siempre en torno al nacionalismo y el ser de
España, verdaderas obsesiones patrias: España como problema, el futuro de la
nación española, un proyecto para España, España ante sus desafíos
territoriales, España ante Europa, los fantasmas del pasado de España, el reto
de España ante un mundo global y así sucesivamente. Por eso, cuando la crisis
comienza a hacer estragos y aumentan la desigualdad y la injusticia social,
apenas tienen nada que decir.

No conectan con los problemas cotidianos de la
crisis: los desahucios, la emigración de los jóvenes, la pobreza energética, los
recortes sociales, la congelación de las ayudas a la dependencia, el paro de
larga duración, las ayudas a los bancos, las políticas de austeridad…, nada de
esto despierta su interés. Necesitan el plan Ibarretxe o el procés de Artur Mas
para inspirarse y dar lo mejor de sí mismos. Ahí se encuentran en su salsa.
Como, por lo demás, son sensibles a las modas y tendencias, cuando oyen
campanas de que, por ejemplo, la desigualdad es un tema de creciente
importancia más allá de nuestras fronteras, empiezan a hacer referencia al
fenómeno, pero con retraso y solo tras el éxito de Piketty,


Leer  en online dando clic abajo

 online


PDF


[isrc_ajax_search shortcode_id=3]

EPUB


Libros relacionados


Mas libros del mismo autor:

Descarga aquí los libros originales y apoya a los autores.

Si en verdad te gusta nuestros libros comparte con un botón de abajo nos ayudará a seguir creciendo muchas gracias por compartir!!!