Saltar al contenido

La oradora

Sinopsis

Habiendo apenas escapado de las garras de la Guardia, Sefia y Archer están de vuelta en la carrera, deslizándose en la seguridad del bosque para atender sus heridas y planear su próximo movimiento. Atormentado por recuerdos dolorosos, Archer lucha para superar el trauma de

su pasado con los impresores, cuya atrocidad lo tortura toda vez que cierra los ojos. Pero cuando Sefia y Archer se hallan con una tripulación de impresores en el desierto, Archer por último halla una forma de combatir sus pesadillas: cazando a los impresores y liberando a los pequeños que tienen cautivos.

Descarga aquí los libros originales y apoya a los autores.

Con la ayuda de Sefia, Archer viaja por el reino de Deliene salvando pequeños mientras que sigue estudiando el enigmático libro y los secretos que contiene. Pero cuanto más batallas combaten, más riñas Archer ansía, hasta el momento en que su sed de violencia amenaza con convertirlo del chico gentil que Sefia conoce a un guerrero sombrío con un destino atroz. Mientras Sefia empieza a

desenmarañar los hilos que conectan el destino de Archer con la traición de sus progenitores a la Guardia hace bastante tiempo, y Archer deben hallar la manera de trastornar los planes de la Guardia antes que sean atrapados en una guerra que encarará al reino contra el reino. dejando su porvenir y la seguridad del planeta entero colgando en la balanza

Descargar libro: de La oradora en pdf o bien epub

Archer.
Este se sacudió. Abrió los ojos de pronto.
Durante unos instantes sintió pavor, confusión, la emergencia por batallar
que prácticamente le ampollaba la piel. Pero conforme sus ojos se amoldaron a la
obscuridad, se alivió.
—Ven conmigo —susurró .
Tras ponerse una camisa, Archer la prosiguió a la obscuridad de la noche. Se
retiraron a los límites del campamento, y se subieron a una carreta.
—Estabas soñando —dijo Sefia cuando Archer se sentó a su lado,
tocándose los dos con los muslos.

Él asintió, acariciando el cristal de cuarzo que llevaba al cuello.
—¿Qué soñabas?
—Lo mismo de siempre y en todo momento.
Ella tomó una de sus manos, entrelazando sus dedos con los de él.
—Algún día me vas a contar qué sueñas.
Una sonrisa triste cruzó el semblante de Archer.
—¿De qué deseabas hablarme?
—Creo que deberíamos decirles a el resto qué sucede
realmente.

—¿Acerca de la Guardia?
—El Libro. Mis progenitores. Todo —le contó lo que había leído y lo que
aspiraba a hacer y, por unos instantes, con Archer escuchándola con exactamente la misma
atención de siempre y en todo momento, recordó lo confortante que había sido su silencio en
otros tiempos, no una brecha entre los dos sino más bien una suerte de nudo invisible
que los conectaba.
—¿Por qué? —le preguntó cuando acabó de charlar.
Ella apuntó el Libro con un ademán de cabeza y lo distanció un tanto,

deslizándolo en el asiento de la carreta.
—¿Acaso no es peor no saber?
—No siempre y en todo momento —dijo él en voz baja.
Sefia levantó una mano, para voltearle la cara cara la de ella. Durante
unos momentos, observó sus ojos dorados.
—Sea lo que sea te amedrenta —le dijo—, no tienes por qué razón temer —le
cerró los labios con un beso largo y firme, para persuadirlo de que estaba allá
con él, de que no se iría a parte alguna.
Cuando por fin se apartaron y el aliento se transformó en nubes que los
rodeaban, Sefia puso los dedos sobre el cuarzo, y sintió que Archer se ponía

rígido cuando rozaba su maltrecha piel. Lentamente, se aproximó para
besarle el borde de la marca del cuello. Archer se estremeció con el contacto.
—Me detestarán —dijo Sefia apoyando la cabeza en el hombro de él—. Pero
es mejor que lo sepan.

Enlaces:

PDF

EPUB

Más libros del autor:

Descarga aquí los ebooks originales y apoya a los autores.