Saltar al contenido

La otra mujer

Genero: Drama

 Sinopsis del libro 

Entre Londres, Andalucía, Moscú y Washington se teje una conspiración que puede acabar con el orden mundial

El autor número 1 del New York Times regresa La otra mujer pdf con esta obra maestra del espionaje, el amor y la traición.

Descarga aquí los libros originales y apoya a los autores.

En un pequeño y aislado pueblo de la serranía de Málaga vive una misteriosa mujer de nacionalidad francesa que ha empezado a escribir unas memorias más que peligrosas.

Es la historia de un hombre al que una vez amó en Beirut, años atrás, y de un hijo que le arrebataron en nombre de la traición. Esta mujer es la guardiana del secreto mejor guardado por el Kremlin: hace décadas la KGB infiltró a un agente doble en el mismo corazón de occidente, un topo que hoy se encuentra a las puertas del poder absoluto.

Solo una persona puede arrojar luz sobre esta conspiración: Gabriel Allon, el ya legendario restaurador de arte y asesino que hoy sirve como director del eficacísimo servicio secreto israelí. Gabriel ya ha tenido que combatir, anteriormente, a las oscuras fuerzas de la nueva Rusia, con un elevado coste personal. Ahora él y los rusos se enzarzarán en una épica confrontación final con el destino del mundo que conocemos en la balanza.

Gabriel se ve empujado en medio de la conspiración cuando su activo más importante dentro de la Inteligencia rusa es asesinado mientras intentaba desertar en Viena. Su búsqueda de la verdad le llevará atrás en el tiempo, hasta la traición más grande del siglo XX para terminar en las riveras del Potomac fuera de Washington.

Rápido como una bala, extrañamente bella y llena de dobles sentidos y giros en la trama, esta novela es un verdadero tour de force que demuestra una vez más que Daniel Silva es simplemente el mejor escritor de novelas de espías de nuestro tiempo


Ficha técnica del libro

  • Título: La otra mujer (Suspense / Thriller) (Spanish Edition)
    Autores: Daniel Silva
    Tamaño: 1.70MB
    Nº de páginas: 438
    Idioma: Español
    Servidores: Google drive, Zippyshare, y Onedrive
  • Formato: Pdf,Epub,Mobi y más.

Descargar libro de La otra mujer en pdf o epub Gratis

Eli Lavon no tardó en darse cuenta de que Alistair Hughes ocultaba algo.
Estaba, por ejemplo, el detalle de su bolsa de viaje, que no sacó del piso a
pesar de que pensaba tomar un avión con destino a Berna a mediodía. Y, por
otro lado, el coche que lo trasladó desde la embajada al Café Central a las
diez y media de la mañana. Normalmente, durante sus citas fuera de la
embajada, el chófer se quedaba esperando fuera. Ese día, en cambio, se
marchó en cuanto Hughes cruzó la puerta de la célebre cafetería. Dentro,
Hughes se encontró con un hombre que parecía comprar su ropa en una
sastrería que servía exclusivamente a diplomáticos de la Unión Europea.
Desde su puesto de observación al otro lado del abarrotado local, Eli Lavon
no pudo hacerse una idea clara de su nacionalidad, pero le dio la impresión de
que era francés.
Hughes salió de la cafetería cuando pasaban unos minutos de las once y se
encaminó al Burgring, donde subió a un taxi, el primero que tomaba desde que
estaba bajo vigilancia de la Oficina. El taxi lo llevó a casa y esperó junto a la
acera mientras Hughes subía a buscar su bolsa de viaje. Lavon lo supo porque

estaba vigilando sus movimientos desde el asiento del copiloto de un Opel
Astra azul oscuro, pilotado por el último miembro de su equipo que seguía en
Viena. Recorrieron los dieciocho kilómetros hasta el aeropuerto en tiempo
récord, adelantando al taxi de Hughes por el camino, lo que permitió a Lavon
pasar por facturación antes de que Hughes llegara a la terminal. El británico
facturó con su BlackBerry del MI6 pegada a la oreja.
La joven austriaca del mostrador de SkyWork pareció reconocerle, y
viceversa. Hughes pasó a toda prisa por el control de pasaportes y la barrera
de seguridad y tomó asiento en un rincón tranquilo de la sala de embarque,
donde envió y recibió varios mensajes a través de su iPhone privado. O eso le
pareció a Lavon, que estaba agazapado entre los clientes del bar del otro lado
de la sala, pellizcando la sudorosa etiqueta de una cerveza Stiegl.
A las doce cuarenta los altavoces anunciaron que iba a comenzar el
embarque para el vuelo a Berna. Lavon bebió los suficientes tragos de cerveza
para satisfacer la curiosidad de cualquier agente del SVR que pudiera estar
observando y luego se acercó tranquilamente a la puerta, seguido un momento
después por Alistair Hughes. El avión era un Saab 2000, un turbohélice de
cincuenta plazas. Lavon embarcó primero. Estaba colocando obedientemente

su bolsa bajo el asiento de delante del suyo cuando Alistair Hughes cruzó la
puerta de la cabina de pasajeros.
La compañera de asiento del británico apareció un momento después: era
una mujer de unos cuarenta y cinco años, muy maquillada, atractiva y trajeada,
que hablaba por el móvil en alemán suizo. Por simple precaución, Lavon la
fotografió a escondidas y los estuvo observando cuando Hughes y ella se
pusieron a charlar tranquilamente.
Su compañero de asiento, en cambio —un hombre de aspecto balcánico,
serbio o búlgaro quizá, que se había bebido tres cervezas en el bar antes de
embarcar— no era muy hablador. Cuando el avión penetró en una zona de
nubes bajas y empezó a zarandearse, Lavon se preguntó si la cara de aquel
individuo, con su barba de cinco días, sería la última que vería en su vida.
Las nubes se aclararon al sobrevolar Salzburgo y los pasajeros pudieron
disfrutar del asombroso panorama de los Alpes nevados. Lavon, sin embargo,
solo tenía ojos para Alistair Hughes y la atractiva mujer de habla alemana
sentada a su lado. Ella bebía vino blanco. Hughes, como de costumbre, tomaba

agua mineral. El zumbido de los motores impedía a Lavon escuchar su
conversación, pero saltaba a la vista que a la mujer le interesaba muchísimo lo
que decía el guapo y sofisticado británico, cosa nada sorprendente: como
agente del MI6, Alistair Hughes estaba entrenado en las artes de la seducción.
Cabía la posibilidad, no obstante, de que Lavon estuviera asistiendo a algo
más que a un encuentro casual entre un hombre y una mujer en un avión. Tal
vez Hughes y la mujer ya La otra mujer epub eran amantes. O quizá ella fuera la supervisora de
Hughes en el SVR.
Cuando llevaban tres cuartos de hora de vuelo, Hughes sacó de su maletín


Leer  ebook en online dando clic abajo

Si  lo que quieres es leerte   el libro en  linea  pues dejame decirte  que lo puedes hacer  dan clic en el  botón de abajo  y te redirige  hacia  donde podras  leerlo  sin ningún  problema  y ya muchos  lo   lo tiene  o lo están leyendo en este momento.

 online


PDF


EPUB


Más  libros del mismo autor

La otra mujer

Descarga aquí los libros originales y apoya a los autores.

Si en verdad te gusta nuestros libros comparte con un botón de abajo nos ayudará a seguir creciendo muchas gracias por compartir!!!