Saltar al contenido

La vida juntos

 Sinopsis

La vida nos da sorpresas. Fue lo que le pasó a Paul, una enfermedad terminal le pone fin a su vida de forma lenta, a fin de que su esposa no se quede sola, decide procurarle un nuevo compañero de vida, empiezan las citas furtivas por internet;

a sabiendas de Paul para hallar al aspirante conveniente y por si no fuera suficiente aparece Mark, el amigo de siempre de Paul, un millonario y desvergonzado; el que es otro aspirante para quedarse con ella. Aillen ama con su corazón a Paul ¿Con quién se va a quedar Aillen?

Descarga aquí los libros originales y apoya a los autores.

Descargar libro: La vida juntos en pdf o bien epub

Al llegar, estacionó por el área de urgencias,
puesto que, si bien había llegado serenos y por sus medios, sentía que en
cualquier instante podría caerse, y en consecuencia asimismo tenía la sensación
de que había de ser atendido lo más pronto posible.

—Buenas tardes. Podría decirle al doctor Omar que Pau se halla
acá. Si puede, por favor dígale que me siento bastante mareado.
—Enseguida, señor. Por favor tome asiento, que lo atendemos. —
Respondió la muy ágil secretaria.
Paul tomó asiento, se sintió mareado de nuevo, y cuando sacaba el
celular de su bolsillo, la secretaria ya se aproximaba nuevamente hasta él.
—Venga, señor Paul. El doctor Omar lo espera y también su consultorio. Tome mi
mano que lo asisto.
La escena era poco verosímil mas cierta. Una mujer delgada, que no pesaría
más de sesenta kilogramos asistía a Paul a pasear, un hombre de prácticamente 2 metros
de estatura, muy músculos, cuya masa anatómico bien desarrollada sencillamente
podría exceder los 100 kilos de peso.

—¿Qué te sucede, amigo? Pasa, recuéstate en la camilla. —Fueron las
palabras con las que Omar recibió a su paciente y amigo, Paul.
—La verdad no lo sé. Me siento de esta manera desde esta mañana.
—Carolina te va a dar una pastilla que te va a hacer sentirte mucho mejor de
inmediato, y mientras, te va a tomar unas muestras de sangre para saber qué
sucede en ti. Debe ser algún virus, mas la verdad luces muy pálido.
Paul se sentó en la ribera de la camilla mientras que la secretaria llamó a la
enfermera de turno a fin de que ayudase con las órdenes de Omar, esto es, darle
a Paul aquella pastilla prodigiosa y extraerle dos muestras de sangre.
—Voy a precisar que llene este recipiente con algo de su orina. —Dijo la
enfermera dos minutos después, cuando ya le había dado a Paul su
medicina y tomado las muestras de sangre.
Pasados 5 minutos, Paul se sintió un tanto mejor y fue hasta el baño en
el consultorio para cumplir con lo de la muestra de orina. La cara de Omar era
de preocupación.

—Voy a precisar que pasemos a la sala de rayos X, hay algo que no logro
comprender, mas cuando estemos allá y con los resultados en mano,
vamos a poder saber qué es precisamente lo que ocurre.
Lo análisis de sangre y de orina acostumbran a tardar múltiples horas en estar listos,
mas puesto que se trataba de una angosta amistad entre Paul y Omar, en apenas
una hora ya los dos estaban en la sala de rayos X, y para las 4 de la tarde
ya le tenían un deplorable diagnóstico.
—Eres mi amigo y no sé de qué manera decirte esto, conque voy a ser lo más
profesional posible: Tienes cáncer y te queda cuando mucho un año de vida
normal ya antes de caer en la cama. Hay tratamientos que van a poder aliviar las
enfermedades, eludir esos mareos y esos malestares que aparecieron el día de hoy, mas si
no abordamos desde ahora tu enfermedad, todo va a pasar rapidísimo y vas a poder fallecer
tanto por exactamente el mismo cáncer, como por un accidente al conducir o bien aun de
alguna caída realmente fuerte que padezcas, porque…

Las palabras de Omar era sencillamente estruendos para Omar. Estaba apabullado
con lo que escuchó al comienzo, aquello de que solo le quedaba un año de vida
normal para entonces entregarse a una cama donde moriría de forma lenta. No podía
creerlo, y desde el momento en que escuchó aquello dejó de prestar atención a Omar, pues
solo una cosa podía preocuparle más que su vida: ¿De qué forma se lo contaría
a Aileen? ¿Quién la resguardaría ahora que no esté?

Enlaces:

PDF

EPUB

Más libros del autor:

Un hombre de Whatsapp epub

Un hombre de Whatsapp – Sophie Kiss

Tengo una cita  pdf

Tengo una cita – Sophie Kiss

Descarga aquí los ebooks originales y apoya a los autores.