Saltar al contenido

El ángel de los barrios pobres (Pdf o Epub)

El ángel de los barrios pobres (Pdf o Epub)

 Sinopsis

Huérfana, Victoria Carlton, fue adoptada por su tío, un banquero, para que fuera una dama y tuviera un buen matrimonio. Sin embargo, a ella le atrae ayudar a las familias de bajos recursos en los barrios pobres, algo que a su familia le disgusta. Cuando su tío muere repentinamente, su prima Victoria la

culpa y la hecha de la casa sin nada. Victoria huye a la parte pobre de York para empezar nuevamente en un mundo lleno de obstáculos. Para lidiar con la idea de que su familia la ha dejado, se hace amiga de una mujer y unos niños en el barrio. Sin embargo, con ello vienen enfermedades, la pobreza y la amenaza de un hombre brutal le podría costar todo.

¿Puede Victoria encontrar la seguridad que busca? ¿Le podrá entregar su corazón a un doctor? ¿O los fantasmas del pasado regresarán para quitarle todo aquello que ha trabajado con mucho esfuerzo?

Leer el Primer Capítulo:

lleno hasta el borde de gente. Un hombre clavando una suela en la parte
inferior de una bota asintió con la cabeza cuando la vio pasar. Varias mujeres se inclinaron sobre
las tinas de lavado detenidas en su tarea para mirarla. Un viejo anciano estaba sentado al sol en un
taburete de madera cerca de la entrada del siguiente callejón. Victoria le sonrió y siguió adelante.
Una mujer grande, golpeando alfombras contra la cerca, se detuvo para mirar a Victoria.

Muchos de los residentes que no había visto antes estaban bajo el clima cálido.
Sintiendo como si fuera una exhibición en un espectáculo, aceleró sus pasos y llegó a la
escalera, con los brazos doloridos por la canasta pesada.
La puerta en la parte superior estaba abierta y ella se asomó, preguntándose si el doctor Ashton
estaba adentro, pero él no estaba y respiró hondo para calmar sus latidos rápidos. Tenía que sacar
al doctor de su mente. ¡Stella tenía la intención de que fuera suyo y lo que Stella quería siempre lo
obtenía!

Una vez que sus ojos se acostumbraron a la penumbra, distinguió a los niños sentados en el
colchón, pero para su sorpresa, la señora Felling estaba sentada entre ellos.
‘Señora Felling!’ Se llenó de alegría al ver a la mujer de pie.
‘Señorita Carlton, ¿cierto?’ Preguntó la señora Felling un tanto callada.
‘Sí soy yo’. Agradecida colocó la canasta en el piso cerca de la mesa, con los brazos quemados
por la tensión del peso.
‘Gracias’. La señora Felling sonrió, con la cara sucia, el pelo lacio y desordenado. ‘Me salvo la
vida’.
‘Oh no, no fui yo. ‘Fue el doctor Ashton’.
‘El doctor Ashton es un buen hombre, pero me han dicho que usted vino con frecuencia a traer
comida’.

‘No fue nada’. Victoria se detuvo al abrir la canasta. El sentimiento y la vez que expresaba la
señora Felling era suave y para nada como la gente de los barrios. Intrigada, sacó el rollo de
periódicos y los colocó cerca del fuego, que nuevamente estaba apagado.
‘También me dijeron que trató de arreglar el lugar y que le pagó al viejo Jimmy para que
arreglara la estufa’. Dijo la señora Felling mientras veía a Victoria a los ojos. ‘Gracias’.
‘Hice muy poco’.
‘Hiciste mucho. Más de lo que nadie ha hecho por mí’. Dijo la mujer mientras una lágrima
corrió por su mejilla.

Avergonzada, Victoria continuó buscando en la canasta. ‘Le he traído algo de comida. Sopa y
pie. Ah, y algunas velas y una caja llena de fósforos’.
Débil, la señora Felling se levantó y los niños la ayudaron a levantarse. Dio un paso hacia la
mesa y se tambaleó tanto que Victoria corrió a su lado y la mantuvo erguida.
‘No creo que deba levantarse de la cama’, dijo Victoria.

La señora Felling le dirigió una lenta sonrisa. ‘No tengo una cama’.
Al ver el lado divertido del comentario, Victoria se echó a reír y cuando la señora Felling se
rio, comenzaron a reír aún más. Pasaron varios momentos antes de que pudieran hablar.
Limpiándose las lágrimas, la señora Felling suspiró. ‘Lágrimas de risa. ¿Quién lo hubiera
pensado?’

‘Siéntase y le serviré un poco de sopa’. Victoria la acomodó en la única caja que quedaba en la
habitación. Mientras los demás se alimentaba a lado de la estufa.
‘¿Estás de regreso entonces?’ Annie Weaver estaba parada en la puerta.
Victoria la miró por encima del hombro. ‘Los he estado visitando’.
‘Los he estado cuidando’. Annie asintió hacia los niños.
‘¿A petición del doctor?’ Victoria vertió un poco de sopa en una taza y se la pasó a la señora
Felling.
‘Sí, el médico me pidió que’ como buena vecina lo hiciera’. Annie dio un paso más cerca hacia
la mesa.

Ficha Técnica

Título: El Ángel de los Barrios Pobres
Autores: AnneMarie Brear
Editorial: Alba editorial
Fecha: 23 mar 2020
Tamaño: 1.07MB
Idiomas: Español
Literatura: Libros de amor
Páginas: 389

Isbn: 9127439201260

Formato: epub y pdf

Enlaces de Descarga:

El Angel de los Barrios Pobres – AnneMarie Brear.epub
El Angel de los Barrios Pobres – AnneMarie Brear.pdf