Saltar al contenido

Las hermanas Wadlow (Pdf o Epub)

Ficha

Título: Las Hermanas Wadlow
Autores: Lily Cerda
Fecha: 04 feb 2020
Tamaño: 0.81MB
Idiomas: Español
Literatura: Libros de amor
ASIN: B07T26MDXY
Páginas: 372
Formato de la descarga: epub y pdf

 Sinopsis

Las Hermanas Wadlow

Los señores Wadlow formaron sus hijos con respeto y bajo los mejores códigos morales y éticos, que un vicario, pueda darles a sus tres hijos.

El mayor, el señor Frederick Wadlow, se marcha de su lado, para forjar su futuro en la marina, tomando sus propias decisiones, las cuales, marchará su vida.

La señorita Layla Wadlow, es más prudente y rescatada, desde niña su actuación es la de una completa dama, más, al crecer, un amor imposible, marchará un cambio de actitud para ella, haciendo que acepte una propuesta impensable.

La menor de los Wadlow, la señorita Phoebe, soñadora, alicantina y con una verdadera espontaneidad al hablar, con su belleza se ganará la admiración de dos caballeros, uno audaz y picaron, que le enseñará el dolor, el otro caballero, la amará en silencia, más, la apartará de su entorno, haciendo que su familia sea desterrada de lo que siempre conoció como hogar, ella lo culpa y le odió, más aprenderá con el tiempo, que todo eso, puede hacer un caballero, por amor.

Los señores Wadlow por amor a sus hijos, dejaran que ellos tomen sus propias decisiones, así como también, que sean capaces de llevar las consecuencias de sus errores.

Una historia donde el primer beso, no es él último, y donde la felicidad, se escapa de las manos, para volar a un solo lugar, su corazón.

Leer el primer capítulo:

Cap í tulo I
as hermanas Wadlow estaban tranquilamente en la
pequeña sala de estar, disfrutando de una taza de té,
cuando su madre acompañada de la señora Wyatt,

entraron en la estancia hablado sin detenerse y muy enfocadas en el tema de
conversación, como si ellas no estuvieran presentes, y es que la madre no
advirtió la presencia de sus hijas.
La señora Wadlow expresó:

––Hay parejas que ulterior de enlazados, y que los años transcurren, se
vuelven silenciosamente enemigos.
–– ¿Enemigos señora Violet? No comprendo.
––Le explicaré, amiga Samanta, con el paso del tiempo, cada uno.

comienzan a ver las faltas del otro, la monotonía, la cotidianidad y la excesiva
confianza va rompiendo poco a poco ese cordón invisible del amor y respeto.
No hay que ser muy estudiados, para darnos cuenta, que así comienza la agonía
de un amor.

––¿Cree usted que es eso lo que nos ocurre a nosotros?
––Usted es la que me está narrando sus problemas.
––Es verdad, nosotros para las personas de afuera, somos una paraje
feliz, más los que conviven con nosotros saben, que no es verdad, vivimos.

en
una guerra campal, no transcurre un día sin que los dos nos faltemos al
respeto, o que la voz suba de tono, al hablar uno con el.
––Amiga, los conflictos llegan cuando el amor mengua, usted lo acaba de

expresar, las guerras sin más se forman, cuando está en juego los intereses
propios, más si ustedes retornan a desear los intereses del otro, eso terminará.
––Es muy fácil para usted decirlo, ya que su esposo es un santo y usted
dice apartate, en cambio, mi esposo es un egoísta, todo lo que desea es su
bienestar personar, nunca piensa en mí.

––Y por eso usted ahora esta pensando de la misma manera que él.
––Sí, ya me cansé de ser la utilizada, la que lleva la carga de esta
relación, usted no sabe lo duro que es.
La señora Violet Wadlow sin más, escuchaba los parloteos y las quejas

de la señora Samantha, en tanto, en silencio, le pedía a Dios que aquella
señora por un momento estuviera consciente primero de sus faltas, entendía,
que las damas que se le aproximaban para que las ayudaran, era un trabajo
muy lento que se dieran cuenta primero de sus faltas, antes de señalar a de sus
esposos.

––Le cuento señora Violet que mi amiga también está pasando por los
mismo problemas, bueno un poco distintos, ellos se llevan muy bien con su
pareja, siempre y cuando ella no hable, o al contrario, si es el esposo no
habla, si uno abre la boca, comienzan los conflictos.

––Señora Samantha en la pareja siempre hay uno que es el explosivo, el
flemático, el otro en cambio, es más callado, más aceptador, el que está
dispuesto a callar por llevar la paz, más llega un momento, de que ese ente
tranquilo, se cansa, se hastía y de ahí que comienzan los conflictos.

––Eso es lo que está ocurriendo en mi caso, ya me cansé de ser la
callada, la que acepta todo, eso es, usted me comprende.

Las Hermanas Wadlow – Lily Cerda.epub
Las Hermanas Wadlow – Lily Cerda.pdf