Saltar al contenido

Rodo & Mel (Pdf o Epub)

Ficha

Título: Rodo & Mel
Autores: Cristo Alcalá
Serie: VIII de Saga Mon
ASIN: B082PRLNFZ
Editorial: Planetalector Chile
Fecha: 26 dic 2019
Tamaño: 0.85MB
Idiomas: Español
Literatura: Libros de amor
Páginas: 234
Formato de la descarga: epub y pdf

 Sinopsis

Siempre la gente normal, se pregunta si hay vida después de la muerte.
Pero, yo no soy normal.
No.

Y por eso, yo me preguntaba.
¿Si hay vida, después de la vida?
¿Difícil, de entender?
Las entiendo y siento sus miradas raras.
Pero, fácil de explicar, en mi mundo paralelo.
Si.
Porque así, soy yo y aunque ya me conocen, permitan que me presente para las que no.
Soy el guapo.
Simpático.
El de la sonrisa súper encantadora.
Rodrigo Montero.
Rodo, para ustedes.
Y sin olvidar, mejor amigo de mi jefe.
Sí, ese mismo y el que están pensando.

El rarito.
Caprichoso.
El de las anginas y que se desmaya de la emoción, porque es un blandito.
Y se porta como crío de cinco casi siempre, si no se hace lo que él dice.
Mi gran amigo Herónimo Mon.
Pero, me estoy adelantando a esos hechos.
Y rebobino a nuestros principios.

Nuestra Amistad y a dónde reitero, esa pregunta con la respuesta.
¿Si hay vida, después de la vida?
Y yo les digo, que sí.
Porque, puede ocurrir en ustedes que hay un después de su vida, cuando alguien que llega a ella.
Una que, creían perfecta en su monotonía o no en su día a día.
O tras recibir duros golpes en esta y a lo largo de ella como creer de esta, su enemiga.
Aparece esa claridad, despejando tu camino.
Mi caso.

Comenzando como un dolor de trasero esa claridad.
Pero, dándome cuenta que dicho dolor.
Poco manejable, pelo revuelto tipo Bob Esponja y carácter de lo mil demonios.
Te enseña.
Que hay más vida, después de mi vida.
Mi Mel.
Nuestra historia…

Leer el primer capítulo:

17 años de edad…
MEL
Gritos.
Insultos.
Golpes.

Todo siento y escucho, potenciándose y por más, que tapo mis oídos con ambas manos desde el
rincón dónde me escondí.
Tras un viejo mueble y oscuridad, de esta mugrosa habitación de la sala.
Un basurero de inmundicias comestibles, por más que me obligan a limpiar todos los días.
Como de botellas de alcohol vacías y dispersas, por todo el piso y sobre la raída alfombra, que
en sus mejores épocas creo que fue blanca.

Los lamentos de la mujer, por la violencia que recibe de su marido desde la habitación cual se
encerraron, se confunden con los aullidos de algunos perros de la zona.
Porque, mis tutores de hogar asignados por el estado.
No se preocupan y por más hora tardía que sea, que en esta vecindad de mala muerte dónde fui
acogida, se enteren sus peleas.
Ya que, somos una más del montón que hay.
Froto mi brazo lastimado, porque me duele mucho y mis lágrimas de dolor, nublan la vista de
uno de mis ojos.

El que apenas puedo ver por el cardenal negro que tengo, de la golpiza que también recibí
momentos antes y a la llegada de mis tutores, totalmente ebrios y con sustancias consumidas.
Por ser su fuente de problemas.
Una fuente, que les produce dinero gratuitamente desde hace 6 meses.
Mucho.
Por el gobierno y a condición de darme albergue transitorio, ante la espera de que una familia
me adopte.
Familia que nunca llega.

Y albergue.
Que es, mi supuesto hogar temporal.
Cosa que nunca supe la realidad y significado.
El de un hogar.
Porque, desde mi nacimiento fui abandonada en un orfanato.Para luego, de un hogar transitorio a otro.
Siempre malos.

Y este último, el peor.
Que bajo el abarrotamiento de los asistentes sociales por casos como el mío y su única
inspección, creyendo en esas sonrisas encantadoras de mis tutores.
Sobrios y en su momento, la casa en buenas condiciones.

Entregan un cheque satisfechos como felices, por verme bien y sonriente, mientras acarician mi
mejilla antes de marcharse a otra visita.
Una sonrisa, obligada por amenaza.
Sonrisa teñida de lágrimas en realidad y que nunca, notan mientras me prometen volver pronto
besando mi frente.
Sonrisa, que ya lejos de sentir siempre miedo a sus amenazas.
Hoy.
No quiero volver a dibujar.
Y por eso, limpio mis lágrimas con el dorso de la mano de mi brazo sano, mientras ahogo un
gemido de dolor por tocar mi ojo golpeado.
Porque, no quiero que me escuchen y recuerden mi existencia, mis tutores en el dormitorio
contiguo.

Que existo.
Y que estoy en la sala oscura y por eso, permanezco silenciosa y agazapada, aún escondida en
la habitación.
Esperando.
Ya que, después de sus siempre pleitos.
Ataques.

Y diciéndose, los miserables que son por culpa del otro y la decadente vida que llevan.
Si uno, no se va por más droga y alcohol dando un portazo.
Se quedan dormidos en su mar de adicciones y por los efectos de esta, tirados en el piso.
Ausentes en un sueño profundo.
Uno, bajo los efectos de toda la mierda que toman.
Y que, decidida y ya sin pánico, voy a aprovechar.
Para huir.

No más, castigo y no sentir.
Que no soy querida.
Que no me aman.
Prefiero ser una indigente de la calle y por eso, tras una espera de horas siendo la madrugada
avanzada.

Aqui abajo les dejare los enlaces directos para su descarga gratis:

Rodo & Mel – Cristo Alcala.epub
Rodo & Mel – Cristo Alcala.pdf

Si te a gustado el libro de Rodo & Mel (Pdf o Epub) ala mejor te pueden gustar estos otros: