Saltar al contenido

A la sombra de la swástica (Pdf o Epub)

Ficha

Título: A la sombra de la swástica
Autores: Arturo Alejandro Muñoz
Editorial: Planetalector Chile
Fecha: 25 dic 2019
Tamaño: 1.06MB
ASIN: B017FR168K
Idiomas: Español
Literatura: Libros de Aventuras
Páginas: 390
Formato de la descarga: epub y pdf

 Sinopsis

El largo recorrido existencial y político de un alicaído conde alemán, familiar además de quien fuera brazo derecho del ‘führer’ Adolfo Hitler, permite al lector transitar no sólo los recovecos de una vida intensa sino, además, los trágicos avatares de la Historia de países cuyas experiencias desatadas en una época de enormes cambios y dolorosos sucesos aún nos conmueven y nos marcan ya que de esos agitados días surgió el mundo que hoy conocemos y vivimos.
En las páginas de esta novela de acción histórico-política, el lector -llevado de la mano por una ágil narración que en ocasiones casi corta el aliento- sentirá ser partícipe de los acontecimientos acaecidos en Alemania pocos meses antes del inicio de la Segunda Guerra Mundial, y desde esa nación en manos de los nazis viajará a una España ad portas de la sangrienta guerra civil que destrozó a esa bella nación… y luego a la Francia ocupada por las fuerzas de la wermacht nazi, para, más tarde, asentarse en Moscú bajo las órdenes de Stalin…y finalmente, como una forma de ayudarle a salvar su vida acompañará al conde germano en el viaje último, aquel cuyo destino final estaba sito en ese país sudamericano -Chile- donde comenzaba a gestarse una de las más sangrientas y brutales dictaduras conocidas en América latina… la de Augusto Pinochet Ugarte.

Leer el primer capítulo:

¡Cómo quisiera borrarlo todo con la pluma de la inconsciencia! O retroceder a
tiempos personales que soportaban reacciones oportunas. Pero las hojas de mi
calendario vital se agotan y nada es posible a estas alturas.
Lo hecho, hecho está y no hay cura para el arrepentimiento.
Soy un hombre viejo… ¡qué duda cabe!

En esta etapa de mi vida siento que las noches superan en duración a la
luminosidad diurna, otorgando características de catástrofe a la existencia
personal, inundando de oscuridad los pensamientos y llamando de regreso a
mil recuerdos que en otras épocas, más jóvenes, servían sólo de acicate.

Mis 83 años de edad despiertan cada amanecer preguntándome por qué sigo
vivo, ya que en toda jornada fallece un tramo de mi última ruta. Esa es la
interrogante del por qué.En cambio, el “para qué” sigo existiendo es mi –quizás- mejor pregunta.
Entendí que el Todopoderoso había dispuesto un último trabajo, una postrera
responsabilidad, para este cuerpo cansado y decepcionado que en casi un

siglo de existencia desgastó sus capacidades en beneficio del placer ajeno.
Fue la madrugada de anteayer cuando al enfrentar el espejo que cuelga sobre
el lavamanos de mi baño, mientras trataba infructuosamente de afeitar mis
barbas tanto como mis arrugas,

el vaho del agua caliente empañó el vidrio y
una palabra pareció dibujarse frente a mis ojos. La visión desapareció
prontamente, pero el significado de la misma quedó prendido en mis retinas y
adosado a mi mente.
“Escribe”….sí, “escribe”… esa fue la solitaria palabra.
¿Pero, escribir qué… o sobre qué?

Ese mismo día recibí la visita de mi amigo Antonio –menos vetusto que yo,
pero con mejor información puesto que en sus años productivos se desempeñó
exitosamente en la gerencia de una revista que él llamaba ‘semanario’- a quien
relaté la experiencia matinal convencido ya que una orden divina me impelía a
cumplir lo exigido.

– Has sido un viajero impenitente –me dijo- Eres el último testigo
presencial de los grandes cambios experimentados por la humanidad.
¿Cuántas veces me has encandilado con los relatos de tus aventuras y
experiencias? Escribe sobre ello.

– Sería reiterativo –creo que respondí- La televisión, el cine y los
periódicos han hablado de ello una y mil veces.
– Así es, pero siempre ha faltado el olor, el aroma. Sólo una novela

escrita con sencillez por quien estuvo en esos sitios de cuerpo “partícipe-
presente”, puede adobar el cuento con las sabrosuras que todo plato
requiere.- ¿Pero, me creerán los lectores? A veces, yo mismo dudo haber estado
allí.

A la sombra de la swastica – Arturo Alejandro Munoz.epub
A la sombra de la swastica – Arturo Alejandro Munoz.pdf

Si te a gustado el libro de A la sombra de la swástica (Pdf o Epub) ala mejor te pueden gustar estos otros: