Saltar al contenido

Entre tus sombras (Pdf o Epub)

Ficha

Título: Entre tus sombras
Autores: Gemma García Veiga
Editorial: BOOKET
Fecha: 01 ene 2020
Tamaño: 1.09MB
Idiomas: Español
ISBN-10: 1709899360
Literatura: Libros de Aventuras
Páginas: 245
Formato de la descarga: epub y pdf

 Sinopsis

Si Flora Horcajo hubiese sabido la cantidad de problemas que iba a traerle cambiar el turno de trabajo a su joven compañera, jamás lo habría hecho.

Está sumida de lleno en un misterio que lejos de aclararse se enreda más y más en su vida, llegando a temer por ella cada vez que aparecen esos hombres que dicen ser de las fuerzas del orden.

Ahora conoce a Alejandra Casado, máxima autoridad en la investigación que, a pesar de su belleza y sus palabras conciliadoras y amables, no evita que Flora sienta miedo en su presencia, para ella todos son culpables hasta que se demuestra lo contrario.

Flora no es una víctima fortuita, es una sospechosa.

Leer el primer capítulo:

El trabajo en equipo a esas alturas de la partida era estresante, las tiranteces entre unos y otros,
los conflictos por las opiniones encontradas y no haber resuelto el caso, aumentaba la frustración
y disminuía la autoestima del grupo. Se pisaban las frases, no dejaban acabar las conjeturas de
ninguno, pasaban de una idea a otra sin enlazar pensamientos. Era imposible mantener la calma,
todos hablaban no sólo a la vez, sino a gritos. Las horas de sueño pasaban factura.

Aquel comportamiento en otro momento acarrearía algún tipo de amonestación, pero Alejandra
también deseaba gritar y golpear la mesa con la mano abierta para descargar la tensión de las
últimas horas. Para el buen comportamiento del equipo habría que tener en cuenta a cada uno de
ellos como individuos, pero en esos momentos ni sus expectativas ni sus necesidades particulares
importaban.

—¡Muchachos! —gritó Daniel por encima de todo el alboroto—. Después nos vamos al bar
más cercano y a la primera ronda invito yo, pero ahora comportémonos como gente civilizada y no
como una jauría de lobos.
—El agotamiento hace mella en nosotros, pero estamos más cerca que hace unos días. Entre
todos le daremos caza y después podremos festejarlo a lo grande. —Alejandra no estaba dispuesta
a realizar concesiones antes de conseguir la meta—. En todo este vocerío que estabais montando,

he cogido un par de cosas que me interesan. La muerte de un sacerdote llamado Teodoro es la
primera de ellas. Samuel ilústranos en un tono sosegado, por favor.
—Creo que nos desviamos del tema. —dijo Tomás. El hilo de investigación que llevó a
Samuel a los registros de Ávila por el fallecimiento del sacerdote no contó con el apoyo de su
compañero.
—¿Hemos invertido los papeles? —dijo Alejandra irritada. Tomás iba a contestar, pero la
mirada disuasoria de Daniel le detuvo.
—Me desplacé a Ávila sin mucho entusiasmo, han pasado casi cuatro décadas y dudaba que se
llevara un archivo muy detallado de tales cosas…

—¿Vamos a narrar una historia de misterio o vamos al grano? Encontró algo, ¿sí o no? Si la
burocracia era mala o peor por los años 60, me importa bien poco o nada —dijo Alejandra que
mantenía una postura aburrida y distante.

—Tuve que ir a la Diócesis y allí sí que encontré lo que buscaba. —le tendió unos papeles
fotocopiados—. Como puede leer, relata un accidente casi normal: al coche le fallan los frenos, se
sale de la carretera cayendo por la ladera de una montaña y termina empotrado en un árbol, ni
vueltas de campaña ni nada a destacar… —tragó saliva al ver la mueca de disgusto de su jefa—
… Se rompe la luna frontal por el impacto de la cabeza…—Alejandra leyó rápidamente

asintiendo cada una de sus observaciones—. Lo curioso es que, en el margen derecho, alguien
hace unas anotaciones: ‹‹Su cuerpo presenta signos de violencia, arañazos y magulladuras, no sólo
en cara, sino también en tórax y espalda. Presenta cortes en el muslo con cuchillo o algo parecidoy una cruz incrustada en los maxilares. Heridas que no corresponden con el accidente››. Pregunté

quién redactó el informe, me imaginaba que estaría muerto, pero no. Es un cura, postrado en la
cama día y noche por una larga enfermedad, tiene un pie más al otro lado que en este, pero su
cabeza está mejor amueblada que la mía. —Samuel iba a señalar algo, pero se calló ante la
expresión de fastidio de Alejandra

Aqui abajo les dejare los enlaces directos para su descarga gratis:

Entre tus sombras – Gemma Garcia Veiga.epub
Entre tus sombras – Gemma Garcia Veiga.pdf