Saltar al contenido

Nada me importa más que tú (Pdf o Epub)

Ficha

Título: Nada me importa más que tú
Autores: Sophie Saint Rose
Fecha: 18 feb 2020
Tamaño: 0.76MB
Idiomas: Español
Literatura: Libros de Aventuras
ASIN: B084WVJG4G
Páginas: 301
Formato de la descarga: epub y pdf

 Sinopsis

Roslyn Carrington lleva toda su vida viviendo en una jaula de oro, donde su padre toma todas las decisiones. Pero una no la iba a tomar. Iba a casarse con quien le viniera en gana, vaya que sí. No podría impedirlo y le importaba un bledo que no le gustara el hombre que había elegido.

Lo que la pilló un poco por sorpresa fue conocer a cierto agente que le alteraba el corazón, al que al parecer tenía que hacer caso por su propia seguridad. Y lo que era peor, ese capullo se había aliado con su padre para que no llegara hasta su prometido. ¿Podría con los dos?

Leer el primer capítulo:

Capítulo 1
Gruñó llevándose la mano a la cabeza apartando su cabello castaño de la frente. Joder,
menudo dolor de cabeza tenía. Gimió sentándose y se pasó las manos por los ojos antes de
abrirlos y parpadeó al ver ante él una pierna desnuda que obviamente era de mujer. Juró por lo
bajo girando la cabeza y gruñó al ver una tía rubia durmiendo boca abajo a su lado. —Mierda,
tengo que dejar de beber.

Salió de la cama y suspiró del alivio al ver un condón usado en el suelo. Al menos se
había protegido. Joder, no se acordaba de nada después de salir del local. Era lo que tenía estar
seis meses infiltrado, que cuando cerraba el caso necesitaba desconectar. Se rascó el pecho
entrando en el baño y parpadeó al ver unas braguitas de encaje rosa fosforito en el suelo.

Al
parecer se lo había pasado estupendamente. Abrió el armarito y al ver que estaba vacío lo cerró
de golpe. Ni aspirinas tenía. Se apoyó en el lavabo suspirando. Estaba claro que tenía que
cambiar de vida.

—Buenos días, cariño.
Giró la cabeza encontrándose con el bellezón que al parecer se había tirado la noche
anterior y ésta desnuda bamboleó las caderas hasta él guiñándole el ojo, antes de pasar por detrás
y darle un azote en su trasero desnudo. Sin cortarse levantó la tapa del inodoro y se sentó
cogiendo un pedazo de papel higiénico. —Lo pasamos bien anoche, ¿verdad?
—Si tú lo dices.

Ella soltó una risita estúpida. —Si quieres podemos repetir. Si vienes esta noche…
—¿Ir a dónde?
—A la discoteca, tonto. Hoy trabajo.
Así que era la camarera de la discoteca. —Tengo trabajo. —Abrió el grifo del agua fría
para despejarse un poco y se mojó la cara.

—¿Trabajas en algún caso importante esta noche?
Asombrado volvió la cabeza, parpadeando para apartar las gotas de agua. —¿Qué has
dicho?
—Como eres del FBI… —dijo impresionada.

Se enderezó de golpe. —¿Te he dicho yo eso?
—Claro. ¿Quién iba a decírmelo si no? —Se echó a reír de nuevo. Se levantó saliendo del
baño después de recoger las bragas sin molestarse en tirar de la cadena. —Te pregunté si eras un
delincuente y me dijiste que eras del FBI. Incluso me enseñaste la placa.

No se lo podía creer. Llevaba años de infiltrado y jamás había metido la pata de esa
manera. Estaba claro que tenía que dejar de beber.
—Y vaya paliza que le metiste a ese gilipollas.
Salió del baño mirándola con asombro. —¿Qué gilipollas?

—El que me metió mano cuando nos presentamos. —Desnuda miró a su alrededor
cogiendo el vestido entallado que hacía juego con sus bragas. —Creía que ya lo tenía hecho
conmigo porque había estado toda la noche en la barra intentando ligarme. —Se puso el vestido y
cuando sacó la cabeza por el cuello sonrió seductora.

—Pero llegaste tú y me gustaste más. Me
tocó el culo para recordarme que estaba allí esperando y cuando me cabreé, él se cabreó contigo.
Intentó pegarte y se llevó un par de hostias bien dadas.

Juró por lo bajo viendo como recogía unos zapatos de plataforma tan absurdos que puso
los ojos en blanco. Se acercó a él y le dio un rápido beso en los labios. —Me largo, llego tarde a
la uni.

¿A la uni? Asombrado la vio correr hacia la puerta con los zapatos en la mano. De repente
se detuvo y preguntó —¿Me das cincuenta pavos para el taxi? Me dejé el bolso en la discoteca.

Nada me importa mas que tu – Sophie Saint Rose.epub
Nada me importa mas que tu – Sophie Saint Rose.pdf