Saltar al contenido

Eva y Juan (Pdf o Epub)

Ficha

Título: Eva y Juan
Autores: Cynthia Wila
Editorial: Grupo Planeta – Argentina
Fecha: 04 ene 2020
Tamaño: 2.10MB
Idiomas: Español
ISBN/ASIN: 9789500439961
Literatura: Libros de Historia
Páginas: 324
Formato de la descarga: epub y pdf

 Sinopsis

Una novela apasionante sobre un amor con destino de leyenda.

“En los primeros tiempos de relación, a ella le costaba pensar. Su presencia la llenaba de éxtasis; no podía, no quería, otra cosa más que tocarlo y que él la tocara también, que la abrazara fuerte, la oliera, que sus manos fueran imprudentes y le llenaran el cuerpo de caricias. Que su pasión borrara las marcas de una vida de dolor.”

Eva Duarte y Juan Domingo Perón son la pareja más intensa y famosa de la historia argentina. Aunque fueron amados y odiados con igual fervor por sucesivas generaciones, sin embargo el relato íntimo de su pasión permanece en sombras. También es poco lo que se sabe de ellos antes de que se encontraran, se enamoraran y llegaran a la vida pública para cambiar el rumbo de la política y convertirse en mitos universales.

Con audacia y talento, pero basada en una sólida investigación, Cynthia Wila se anima en Eva y Juan a imaginarlos desde la infancia y seguir los hilos de sus vidas hasta que confluyen en una trama común. Colmada de detalles que transportan al lector a otras épocas y ciudades, esta subyugante novela revela el lado más humano y pasional de esta unión, donde sexo y poder se mezclaron para engendrar un amor con destino de leyenda.

Leer el primer capítulo:

El dato se lo había proporcionado Don Javier Hernández, el capataz de la obra del Hotel
Ritz en Madrid, quien era afiliado al grupo anarquista que había declarado la huelga general
y, desde las sombras, se preparaba para una rebelión urbana contra el sistema de
Restauración. Eran militantes libertarios que, en ese contexto, encontraron la mejor grieta
para impulsar las revueltas agresivas.

En las ciudades comenzaron a sucederse manifestaciones; los trabajadores llegaban
incluso de las zonas más alejadas, de los campos, donde la hambruna producía el
recrudecimiento de la agitación social.

Se trataba de una revolución romántica, gestada en los ideales nobles de una clase
oprimida que luchaba para cambiar el mundo. Porque cuando se tiene el poder de la
juventud, cuando la vida es apenas un puñado de recuerdos, cuando todavía las utopías
marcan el rumbo y el amor se vive sin recelo, los ideales se tornan convicciones y estas
toman la marcha atrevida de la pasión.

Dimas llegó hasta el edificio ubicado en la calle de Mendizábal número 17. Usó la clave
que le había indicado Don Javier: tres timbres, espera de diez segundos y luego dos timbres
más. A poco, un muchacho de no más de veinte, se acercó hasta la puerta con una escopeta
cruzada sobre el pecho. «Entra», le dijo a secas.

En un despacho austero, unas sillas ubicadas en forma de círculo, varios hombres alerta,
una lámpara que caía del techo y daba luz al centro; allí, uno de treinta y tantos, bigotes y
barba castaños, arremangada la camisa, daba precisas instrucciones con palabras claras.
—La vida pública se ha vuelto inmoral, denigrante. Nos tratan como si fuéramos

escoria. Pero nosotros no somos eso. ¡No se dejen engañar! Nosotros somos el pueblo, y
con este movimiento representamos la vuelta a la dignidad perdida de esta Nación. Elgobierno de Maura se ha llevado puestos nuestros derechos, y ahora pretende acabar con

nuestros hermanos en un conflicto que no nos pertenece. ¡Estamos preparados para
enfrentarlo no sólo con coraje, sino también con armas! Ya nos hemos reorganizado y en
estos días, armaremos barricadas por toda la ciudad, los cercaremos. ¡Atacaremos a los
enemigos más próximos, acabaremos con ellos! Y los demás, los que no estén presentes
para verlos caer, ya sabrán mantenerse alejados, huir, de lo contrario correrán la misma
suerte. ¡Viva la revolución!

Se escuchó la euforia de un grito al unísono «¡Viva!», los brazos en alto con el puño
cerrado, el entusiasmo contagioso del insurgente.
—Si las autoridades estatales tienen noticia de esto, si alguien ya sabe de vosotros,
entonces serán ustedes los vencidos —se animó Dimas desde el umbral, una vez acalladas
las voces.

De inmediato, uno de los guardias que lo había escoltado hasta ahí lo tomó por detrás
para dejarlo inmóvil.
Dimas estaba de pie, alejado del disco; parecía una mancha más en medio de las otras
que rodeaban el ambiente. La sala era un lugar tenue, donde las sombras de esos cuerpos
sentados al ruedo se desprendían del suelo y trepaban las paredes hasta hacerse más
delgadas sobre el techo. Los revolucionarios aumentaban su coraje escuchando a su líder, el
hombre de camisa arremangada cuyo celo los impulsaba a sublevarse

—¿Tú quién eres? ¿Qué haces aquí? —preguntó de inmediato el cabecilla.
—Dimas Muñoz. Vengo desde Madrid, de parte de Javier Hernández. Mi hermano ha
sido llamado para la guerra en Marruecos. Y yo quiero unirme a vuestra lucha armada.
Aunque no podía comprobar si era cierto, algo en la carga de esa voz, en su hablar
contundente, convenció al rebelde, que no necesitó más preguntas.
—Acércate, muchacho —agregó el líder, y con un asentimiento de cabeza ordenó al
guardia que lo liberase.

Aqui abajo les dejare los enlaces directos para su descarga gratis:

Eva y Juan – Cynthia Wila.epub
Eva y Juan – Cynthia Wila.pdf

Si te a gustado el libro de Eva y Juan (Pdf o Epub) ala mejor te pueden gustar estos otros: