Saltar al contenido

Imán, el camino (Pdf o Epub) – (02)

Ficha

Título: Imán, el camino
Autores: Laura Duque Jaenes
Serie: II de Imán
Editorial: Acantilado
Fecha: 29 dic 2019
ASIN: B0837G3QYF
Tamaño: 1.42MB
Idiomas: Español
Literatura: Libros de Terror
Páginas: 278
Formato de la descarga: epub y pdf

 Sinopsis

Have you ever really loved a woman?

Laura necesita tomar aire. El último año ha sido demasiado intenso y decide poner rumbo a Madrid para sanar heridas y recuperarse a sí misma.

Abre su propio bufete, a modo de sucursal de la original Crysol Lawyers, perteneciente a su familia.
Junto a sus inseparables Nani y Alex inicia una nueva vida a la que incorporará nuevas amistades que irrumpirán con fuerza.

¿Está Laura preparada para darles paso cuando la sombra de Brian Scott sigue planeando en su cabeza?
Un viaje a Toronto que la hará enfrentarse a fantasmas del pasado.
Un trágico suceso que la golpeará en lo más hondo de su corazón.
Un hombre en un ascensor que la hará plantearse si debe creer de nuevo en el amor.

Cuando el imán de Laura Blade entra en acción, nunca sabes lo que será capaz de atraer.

No te pierdas: Imán, el camino. Porque para amar y ser amada, Laura deberá recorrerlo sin saber lo que su imán le depara

Leer el primer capítulo:

Acabo de tomar una decisión crucial para mi vida. No podía aguantar más, creo que si no lo
hago terminaré bajo tierra de un momento a otro.
Estas últimas semanas algo me ha ido abriendo los ojos, pero lo de hoy ya ha sido la gota que
colmaba el vaso. Empiezo a reconocer que hacía tiempo que todo había cambiado y no lo quería
ver.

Me siento sola, desgarrada y aterrada. Tumbada sobre nuestra cama, donde antes reíamos,
hacíamos el amor e incluso nos hacíamos confidencias, de las cuales ya no queda ni el recuerdo.
La palabra «nosotros» quedará borrada de nuestro diccionario, como si no hubiera existido jamás,
olvidada, perdida, enterrada para que nuevas palabras ocupen su lugar.
Voy a recuperar mi vida, lograré que sea únicamente mía de nuevo.

Todo se acabó. Siento mi corazón resquebrajarse. Experimento el pánico a lo que venga a
partir de ahora. Rompo a llorar, más por indignación que por otra cosa. ¿Seré capaz de seguir
adelante? ¿De recomponer mis pedazos? Soy una puta sombra de la mujer que era hace siete años.
Qué ilusa e idiota fui, a la par que confiada, sincera, fiel, asustada, sin autoestima. Soy como
una margarita marchita a la que le han arrancado todos sus pétalos dejándola desnuda y
desprovista de todo lo que le daba seguridad. Lo confieso: estoy muerta de miedo.
Esta es la nueva Laura y no me gusta.

Bonita forma de terminar el día de mi cumpleaños, pareciera que esta fecha es un estigma.
Desde que cumplí los últimos en mi ciudad, la ruleta de la vida ha girado en mi contra. Nunca
podré olvidar a aquellos despreciables que intentaron violarme y matarme en una fecha tan
señalada. No he vuelto a celebrar un cumpleaños y no creo que lo vuelva a festejar.
Tengo la sensación de haber desperdiciado y tirado a la basura siete años de mi vida.

Es domingo, se suponía que íbamos a pasar el día con unos amigos, pero qué casualidad, él
tenía un tema muy importante que resolver y no podía acudir a la comida de mi cumpleaños. Le
creí y me marché sola con la intención de pasarlo bien con nuestras amistades y celebrar mis
treinta y tres años.

Subimos a la sierra madrileña, más concretamente al pueblo de Cercedilla, a «El Pajar», un
típico restaurante con horno de leña y una carta exquisita. Fuimos los de costumbre, bueno, en
este caso las parejas, Sandra, Tati y yo.
Tuvimos una comida animada y muy alegre, tras los postres me entregaron los regalos que
llevaban para mí. Se portaron como siempre, geniales, cariñosos y comprensivos, debido a que
no era la primera vez que me tocaba ir sola a una de nuestras reuniones.

Después de los cafés querían dar un paseo por el pueblo y así bajar la gran ingesta de
comida que tuvimos, pero yo decliné el plan, me apetecía llegar a casa pronto y esperarle.
Quizá aún teníamos tiempo de organizar algo que hacer juntos, al ser domingo no disponía de
muchas horas, al día siguiente era laborable y no solíamos acostarnos muy tarde.Me despedí de mis grandes amigos y cogí mi Opel Vectra nuevo, lo tenía desde hacía un mes.

No había tenido coche hasta que él me convenció de que me lo comprara para así tener más
libertad y no depender de su persona o su coche, en las ocasiones en que estuviera ocupado.
Llegué a la carretera de La Coruña y, como buen domingo de primavera, ya empezaba a
haber mucho tráfico de vuelta a Madrid. Tardé más de lo habitual porque me encontré con un
par de accidentes, cosa que retrasó aún más mi llegada a casa.

Sobre las seis y media de la tarde estaba entrando en el garaje del edificio. Aparqué con
ilusión y esperanza de que él hubiera terminado.
Cogí el ascensor para llegar hasta el ático, con el ánimo de poder compartir y disfrutar con
mi pareja de mi alegría.

Iman, el camino – Laura Duque Jaenes.epub
Iman, el camino – Laura Duque Jaenes.pdf

Si te a gustado el libro de Imán, el camino (Pdf o Epub) - (02) ala mejor te pueden gustar estos otros: