Saltar al contenido

Manual de perdedores (Pdf o Epub)

Ficha

Título: Manual de perdedores
Autores: Juan Sasturain
Serie: I de Detective Etchenique
Editorial: Alba editorial
Fecha: 01 ene 2020
Tamaño: 1.81MB
ASIN: B007KDBUH2
Idiomas: Español
Literatura: Libros de Historia
Páginas: 256
Formato de la descarga: epub y pdf

 Sinopsis

La persecución que inicia Etchenike lo conducirá por los vericuetos (y la tragedia) de la violencia política en Argentina en los años 70. Seremos por sobre todo testigos del rol que juega un mismo Estado -garante, supuestamente, de los derechos de sus ciudadanos- en la sistemática violación de los derechos

humanos, como una forma de control social para imponer no sólo un sistema político, sino también uno económico. Sasturaín es capaz de entregar un relato no sólo ágil, sino también uno preocupado de construir personajes verosímiles, apegados a la línea del policial más duro que representaran, antaño, Chandler, McCoy y otros. Esta n

Leer el primer capítulo:

El que había hablado caminó dos pasos y se colocó en el centro de la oficina vacía. Se hizo un
repentino silencio. Hubo solamente un movimiento más de la escoba de Sofía, casi reflejo y
apenas anterior a su grito cuando vio el arma en manos del encapuchado.
—Calladita, jovata —fue el escueto mensaje.

Los dos canas que lo acompañaban pelaron también las reglamentarias y entonces el de la
media se adelantó hacia la puerta de la piecita.
—Usted viene con nosotros, Etchenique… Los demás, adentro.
Y con un gesto amplio mandó a Tony, Cacho el cafetero y la desorientada Sofía a la habitación
interna.
—No son policías —dijo el gallego resistiéndose.
—No —contestó uno de los uniformados—. Claro que no. Y métase ahí adentro que nadie le
piensa hacer nada.

Fue un instante de distracción apenas. Y hay que tener en cuenta que Etchenaik estaba
agrandado por algunos éxitos recientes en eso de madrugar a quien le apuntaba. Por eso se jugó.
Cuando vio que los falsos policías se ocupaban en guardar a los otros, tiró el saco que tenía en
la mano contra el revólver del encapuchado y se arrojó hacia él, como un toro que embiste para
derribar.
No llegó a tocarlo. En lugar de sentir la blandura de un cuerpo recibió toda la violencia de un
hierro encima de la ceja. Después, la espalda contra el suelo, la sensación de desorden que le
embadurnaba las percepciones y una extraña conciencia de que otra vez se iba a desmayar en lo
mejor de la historia.

Lo primero que sintió fue el frío sobre los párpados, las gotas que le corrían por el cuello y
bajaban por la camisa entreabierta. En seguida comprobó que lo que lo rodeaba no era su oficina.
Estaba acostado en una cama dentro de una habitación pequeña y sin ventanas, pintada de
amarillo. Había una luz que pendía del techo y no se veía otra cosa. Sentado en el borde de la
cama estaba el de la media. Ahora no tenía una pistola en la mano sino una jarra de agua. Vio quela jarra se acercaba.
—Estoy despierto —dijo levantando la mano.

El otro detuvo el gesto, se levantó y salió por una puerta que desde su posición Etchenaik
apenas veía. Giró la cabeza sin atreverse a levantarla y vio que había otra más en el mismo ángulo
de la habitación. Entre ambas puertas estaba un hombre apoyado en la pared. Tenía puestos un
pulóver gris de cuello alto y una careta del Pato Donald.

—¿Qué hora es? —preguntó separando un centímetro la nuca de la almohada.
Donald no contestó ni hizo el menor gesto. Etchenaik sintió que le dolía el ojo derecho y que
apenas podía mover ese lado de la cara. Se incorporó sobre los codos y comprobó que estaba
completamente lúcido pero optó por dejarse caer con un quejido que mentalmente calificó de
desgarrador.

La puerta de la que había salido el de la media se abrió y entraron él y tres más. El último, uno
alto y flaco con un antifaz del Llanero Solitario, traía una silla que arrastró hasta el medio de la
habitación. Los otros tenían también la cara cubierta pero cada uno de una manera diferente. Uno
tenía una bolsita de papel con agujeros. Se desparramaron por la pieza y el Llanero fue el primero
en hablar.

Manual de perdedores – Juan Sasturain.epub
Manual de perdedores – Juan Sasturain.pdf

Si te a gustado el libro de Manual de perdedores (Pdf o Epub) ala mejor te pueden gustar estos otros: