Saltar al contenido

El custodio (Pdf o Epub)

Ficha

Título: El custodio
Autores: Anthony Trollope
Editorial: 13insurgentes
Fecha: 05 ene 2020
Tamaño: 1.02MB
ISBN-10: 8420402060
Idiomas: Español
Literatura: Libros de Terror
Páginas: 217
Formato de la descarga: epub y pdf

 Sinopsis

Trollope es uno de los grandes maestros de la edad de oro de la literatura inglesa, la que dio autores de la categoría de Jane Austen, Dickens o Thackeray. El custodio es la historia del reverendo Harding, un hombre al que nada le falta para merecer el calificativo de alma bendita. Es el encargado de velar por la conservación de un asilo y los ancianos que lo habitan. Lo último que se imagina es que entre sus manos está a punto de estallar un escándalo que arramblará con la tranquilidad de todo el condado de Barsetshire.

Leer el primer capítulo:

A decir verdad, al reformador de Barchester le había llegado la hora del castigo; su situación
en aquel momento nada tenía de envidiable; no le quedaba otra salida que excusarse con tópicos
sobre deberes públicos que no merece la pena repetir y reiterar sus alabanzas a la integridad del

señor Harding. Su posición era sin duda desairada: si fuera a visitarle un caballero para hablar en
favor del señor Harding, podría por supuesto negarse a tratar el tema; pero ¿cómo hacer eso con
una hermosa muchacha, hija del hombre a quien había perjudicado, y a la que amaba tiernamente?
Eleanor mientras tanto se serenó e hizo acopio de energías.

—Señor Bold —dijo—, he venido aquí para implorarle que abandone este proceso —su
interlocutor se levantó de la silla, con expresión terriblemente afligida—. Para implorarle que lo
abandone, para implorarle que salve a mi padre, que le salve la vida o la razón, porque una u otra
pagarán las consecuencias si esto sigue adelante. Sé que es mucho lo que pido y que tengo muy
poco derecho a hacerlo; pero creo que usted me escuchará por tratarse de mi padre. Por favor,
señor Bold, se lo suplico, haga eso por nosotros…, por favor, ¡no empuje a la locura a un hombre
que le ha querido tanto!

No llegó a arrodillarse ante él, pero le fue siguiendo, al alejarse Bold de la silla, y le puso las
manos sobre el brazo con gesto implorante. ¡Ah, qué exquisitamente valioso hubiera sido aquel
contacto en cualquier otro momento! Pero ahora John Bold sólo sintió turbación, pasmo y
abatimiento. ¿Qué podía decirle a aquella dulce suplicante; cómo explicarle que el asunto estaba
ya probablemente fuera de su alcance; cómo decirle que no podía calmar la tormenta que había
provocado?
—Vamos, John, vamos; no puedes negarle lo que te pide —intervino su hermana.
—Le daría mi alma —respondió él— si eso le sirviera de algo.

—Por favor, señor Bold —dijo Eleanor—, no hable así; no pido nada para mí; y lo que le
pido para mi padre no puede causarle ningún daño concederlo.
—Le daría mi alma si le sirviese de algo —dijo Bold, dirigiéndose todavía a su hermana—;
todo lo que tengo es suyo, si quiere aceptarlo; mi casa, mi corazón, todo; las esperanzas que hay
en mi pecho se centran en ella; su sonrisa es más dulce para mí que la luz del sol, y cuando la veo
sufrir como ahora, sufren con ella todas las fibras de mi cuerpo. Nadie puede quererla más de lo
que yo la quiero.

—No, no, no —exclamó Eleanor—; no pueden cruzarse palabras de amor entre nosotros.
¿Protegerá a mi padre del mal que usted ha provocado?
—Haré lo que sea, Eleanor, pero ¡déjeme decirle lo mucho que la quiero!
—¡No, no, no! —casi gritó ella—. Eso es indigno de usted, señor Bold. ¿Querrá usted…,
permitirá usted que mi padre muera en paz en su casa? —y sujetándole por el brazo y la mano le

siguió a través del cuarto hacia la puerta—. No le dejaré hasta que me lo prometa; me aferraré a
usted en la calle; me arrodillaré ante usted delante de todo el mundo. Tiene que prometérmelo,
tiene que prometérmelo, tiene… —y se colgó de él con verdadera tenacidad y reiteró su propósito
con histérico apasionamiento.

El custodio – Anthony Trollope.epub
El custodio – Anthony Trollope.pdf

Si te a gustado el libro de El custodio (Pdf o Epub) ala mejor te pueden gustar estos otros: