Saltar al contenido

Algo más que una burlona sonrisa irlandesa (Pdf o Epub)

Ficha

Título: Algo más que una burlona sonrisa irlandesa
Autores: Begoña Gambín
Editorial: SELECTA
Fecha: 16 ene 2020
Tamaño: 1.10MB
ASIN: B08248ZXR4
Idiomas: Español
Literatura: Libros juveniles
Páginas:v324
Formato de la descarga: epub y pdf

 Sinopsis

Dicen que el primer amor nunca muere; se puede apagar el fuego, pero no el rescoldo.

Declan, el abogado y socio de la empresa de videojuegos que creó junto con sus amigos Connor y Seán en Dublín, recibe una llamada que cambiará su vida. Su tío le ha dejado en herencia su hotel en la península de Dingle, Irlanda, a medias con Tara, su primer y único amor.

Tara es una mujer con las ideas muy claras: es independiente, ecologista, animalista y vegana, y su deseo más ferviente es tener un hijo por medio de la inseminación artificial. Trabaja en el oceanográfico de Dingle a la vez que ayudaba al tío de Declan en el hotel.

Él piensa vender el hotel y volver a Dublín lo antes posible, pero en el testamento de su tío hay una cláusula que se lo va a impedir: lo obliga a dirigir el hotel, junto con Tara, durante seis meses.

Reencontrarse con ella remueve el pasado de Declan en esas tierras agrestes de Irlanda donde nació, sobre todo su juventud, marcada por el amor que sentía por Tara, cinco años mayor que él.

¿La pasión de su adolescencia renacerá de nuevo?

¿Tara estará dispuesta a que un hombre cambie sus planes de futuro?

Leer el primer capítulo:

Cuando se quiso dar cuenta, se encontraba en las inmediaciones del pueblo pesquero de
Greystones. Decidió aparcar allí y pasear por su puerto. Había amanecido un día luminoso y
soleado, por tanto, apetecía aprovecharlo. Además, sabía que era el lugar ideal para recolocar su
mente. Necesitaba la soledad de los acantilados y el aroma del mar de Irlanda. Sumarse al aire de
libertad.

En el momento que cruzó las vías del tren Declan recordó que desde allí arrancaba un camino
hasta la localidad de Bray que seguía la línea de la costa serpenteando sobre sus acantilados, por
lo que decidió pasear por ese maravilloso paraje.
Al cabo de unos cientos de metros observó a unos delfines nadando y saltando a poca distancia
de la costa. Decidió sentarse en la ladera de la colina y observarlos para intentar despejar su
mente del caos que sentía.

El paisaje era realmente hermoso. Jugaba con los contrastes del verde intenso de las lomas con
los marrones rojizos de los profundos cortes verticales y el azul turquesa del mar.
El móvil volvió a sonar, pero esta vez tuvo miedo de ver quién era. Dudó durante unos
instantes, pero al final la curiosidad pudo más. Y sacó el móvil.
¡Era ella!
Y colgó.

Se quedó un rato mirando la pantalla del teléfono, absorto. Después lo guardó, apoyó los codos
en sus muslos y acomodó la barbilla sobre sus manos. La mirada se fue al horizonte mientras su
corazón no dejaba de enviarle señales a través de su palpitar.
«Piensa, medita todo lo que quieras ahora, pero cuando te levantes de aquí lucha por ese amor.»
Las palabras de la mujer que se sentó junto a él en el banco del parque del castillo de Malahide
las vio reflejadas en el mar en color rojo brillante y parpadeante.

Ese amor llevaba tanto tiempo implantado en su corazón, estaba tan arraigado en él que las
palabras de Tara las había sentido como una puñalada directa a su corazón. Ahora debía

recomponerse para poder hablar con ella. ¿Le declararía su amor como le habían aconsejado? No
lo sabía, todo dependería de cómo la viese a ella, si estaba receptiva o no. Quizás la señora del
parque y sus amigos tenían razón y debía dar un paso hacia delante. O dos.

En ese preciso momento, el tiempo quiso unirse a su sentimiento interior. Se levantó un fuerte
viento que arrastró unas nubes plomizas y en pocos minutos la lluvia comenzó a caer. Era una de
las idiosincrasias de Irlanda: el tiempo era imprevisible. Como afirmaban los irlandeses, en un
solo día se podrían recorrer las cuatro estaciones. Declan se quedó ahí, ensimismado en sus
propios pensamientos, mientras las gotas caían sobre él como si fuesen caricias.

Algo mas que una burlona sonris – Begona Gambin.epub
Algo mas que una burlona sonris – Begona Gambin.pdf

Si te a gustado el libro de Algo más que una burlona sonrisa irlandesa (Pdf o Epub) ala mejor te pueden gustar estos otros: