Saltar al contenido

Wonder (Pdf o Epub)

Ficha

Título: Wonder
Autores: Raquel palacio
Editorial: Alberlin Torres
Fecha: 07 feb 2020
Tamaño: 0.79MB
Genero: Libros juveniles
ISBN-10: 841559402X
Páginas: 290
Formato de la descarga: epub y pdf

 Sinopsis

«Todos deberíamos recibir una ovación al menos una vez en nuestra vida, porque todos vencemos al mundo.»
Auggie

Su cara lo hace distinto y él solo quiere ser uno más. Camina siempre mirando al suelo, la cabeza gacha y el flequillo tratando en vano de esconder su rostro, pero, aun así, es objeto de miradas furtivas, susurros ahogados y codazos de asombro. August sale poco, su vida transcurre entre las acogedoras paredes de su casa, entre la compañía de su familia, su perra Daisy y las increíbles historias de La guerra de las galaxias.

Este año todo va a cambiar, porque este año va a ir, por primera vez, a la escuela. Allí aprenderá la lección más importante de su vida, la que no se enseña en las aulas ni en los libros de texto: crecer en la adversidad, aceptarse tal como es, sonreír a los días grises y saber que, al final, siempre encontrará una mano amiga.

Leer el primer capítulo:

Mira, aquí está Justin —le
dije a papá, señalando una
foto de Justin en el programa.
—Bonita foto —contestó.
—¿Cómo es que no hay
foto de Via? —pregunté.

—Es una suplente —aclaró
mamá—. Pero mira: aquí pone
su nombre.
—¿Por qué la llaman
suplente? —pregunté.

—Vaya, fíjate en la foto de
Miranda —le dijo mamá a
papá—. Creo que no la habría
reconocido.
—¿Por qué la llaman
suplente? —repetí.

—Así llaman a quien
sustituye a un actor si este no
puede actuar por algún motivo
—contestó mamá.

—¿Te has enterado de que
Martin va a volver a casarse?
—le preguntó papá a mamá.
—Será broma, ¿no? —
contestó mamá, como si le
sorprendiese mucho.
—¿Quién es Martin? —
pregunté.
—El padre de Miranda —
dijo mamá, y añadió
dirigiéndose a papá—: ¿Quién
te lo ha dicho?
—Me he encontrado con la
madre de Miranda en el metro.

No está nada contenta. Martin
está esperando un bebé.
—¡Vaya! —exclamó mamá,

negando con la cabeza.
—¿De qué estáis hablando?
—pregunté.
—De nada —contestó papá.
—Pero ¿por qué lo llaman
suplente? —insistí.

—No lo sé, Canito —me
dijo papá—. A lo mejor
porque se tienen que estudiar
el texto para suplir a los
actores principales. No lo sé,
de verdad.

Iba a decir algo más, pero
entonces se apagaron las
luces. El público se calló
enseguida.

—Papá, ¿puedes hacer el
favor de no volver a llamarme
Canito? —le susurré al oído.
Papá me sonrió, asintió y
levantó un pulgar en señal de
aprobación.
Empezó la obra.

Se abrió el
telón. El escenario estaba
totalmente vacío. Bueno,
estaba Justin, sentado en una
antigua silla destartalada
afinando el violín. Llevaba un
traje pasado de moda y un
sombrero de paja.

—Esta obra se titula
Nuestra ciudad —le dijo al
público. La escribió Thornton
Wilder y la ha producido y
dirigido Philip Davenport…

El
nombre de la ciudad es
Grover’s Corners, en New
Hampshire… al otro lado de la
línea Massachusetts: latitud,
cuarenta y dos grados y
cuarenta minutos; longitud,

setenta grados y treinta y siete
minutos. El primer acto
muestra cómo es un día en
nuestra ciudad. La fecha: el 7
de mayo de 1901, justo antes
de amanecer.

En ese preciso momento
supe que iba a gustarme la
obra. No se parecía a otras
obras del colegio a las que
había asistido, como El mago
de Oz o Lluvia de albóndigas.

No, aquello parecía para un
público mayor y me sentí más
listo al estar allí viéndola.

Cuando ya hacía un rato
que había empezado la obra,
el personaje de la señora
Webb llama a su hija, Emily.

Por el programa sabía que ese
era el papel que representaba
Miranda, así que me incliné
hacia delante para verla mejor.

—Esa es Miranda —me
susurró mamá, mirando hacia
el escenario con los ojos
entornados cuando salió Emily
—. Qué cambiada está…

—No es Miranda —dije
entre dientes—. Es Via.
—¡Ay, Dios mío! —
exclamó mamá, inclinándose
hacia delante en el asiento.
—¡Chist! —dijo papá.

—Es Via —le susurró
mamá.
—Ya lo sé —contestó papá,
sonriente—.

¡Chist!
El final
La obra fue increíble. No
quiero contar el final, pero es
la clase de final que hace que
a las personas del público se
les queden los ojos llorosos.

Wonder – Raquel palacio.epub
Wonder – Raquel palacio.pdf