Saltar al contenido

Neve, un caso excepcional (Pdf o Epub)

Ficha

Título: Neve, un caso excepcional
Autores: Thyra Sorley
Serie: I de Saga Seal
ASIN: B082PCT1SJ
Editorial: 13insurgentes
Fecha: 25 dic 2019
Tamaño: 0.67MB
Idiomas: Español
Literatura: Libros policiacos
Páginas: 289
Formato de la descarga: epub y pdf

 Sinopsis

No recuerdo un solo día de mi vida en que no estuviese huyendo. Siempre mirando por encima del hombro, siempre con miedo. Cada nueva ciudad conlleva un nuevo apellido.

Pero es siempre la misma historia: no hablar con nadie, no confiar en nadie. Y sobre todo, no llamar la atención sobre mí. Solo ha habido una constante en mi vida: mis padres. Pero ahora ellos han desaparecido. Soy Neve y oculto un gran secreto.

Leer el primer capítulo:

Siempre se me dio bien pasar desapercibida. Tal vez sea porque mi vida ha dependido de ello
desde que tengo uso de razón. Mis padres me enseñaron a ocultarme desde muy pequeña. Empezó
como un juego: agacharme en el coche para que nadie de fuera me viese en el asiento trasero,
quedarme quieta en una esquina de cualquier local, donde nadie me viese, no hablar con nadie si
no era estrictamente necesario… A mis 24 años ya es algo innato en mí y apenas tengo que
esforzarme para que no reparen en mi presencia.

Llevamos ya dos meses en esta ciudad y todo marcha bien. Diría que demasiado bien, pero me
gusta pensar que toda esta locura frenará un poco en algún momento. No sé de qué huimos y en su
momento pregunté sobre ello innumerables veces, pero mis padres me dejaron claro que era mejor
que no lo supiese. Desde los seis años, no he vuelto a hablar del tema, por más curiosidad que
siga sintiendo. Sobre todo, porque no dejan de recordarme que no debo bajar la guardia, aunque

nunca haya visto a nadie ir tras nosotros. Ni siquiera en aquellas ocasiones en que lo hemos
dejado todo atrás, en plena noche, porque decían que ya no era seguro seguir en aquel lugar. He
perdido tantas veces mis cosas, que acabas por acostumbrarte a no tomarle cariño a nada.
Sin embargo, no solo nos marchamos cuando creen que alguien nos ha descubierto, sean
quienes sean, sino cuando deciden que llegó la hora de hacerlo. Según ellos es peligroso

permanecer en el mismo lugar demasiado tiempo, aunque todo vaya bien, como ahora. Pero
aunque odio tener que mudarme cada poco tiempo, confío en ellos y sé que solo buscan
protegerme. Si caigo en las manos equivocadas podría acarrear consecuencias indeseables, no
solo para mí, sino también para el mundo. Y es por eso que si me dicen que corra, yo corro. Sin
preguntas, sin vacilar. Mi vida y la de mis padres dependen de nuestra eficacia para desaparecer
sin dejar rastro, cuando es necesario.

—Ya estoy en casa —les anuncio en cuanto cruzo por la puerta.
He ido sola al supermercado y estoy especialmente feliz, ya que ha sido una de las escasas
ocasiones en que me han permitido salir de casa sin que me acompañen, desde que estamos aquí.
Y solo espero que no sea la última, porque con ellos nunca se sabe si darán más pasos adelante, o

los retrocederán, justificándose con que es peligroso. Es tan frustrante que me quieran proteger
como cuando era una niña. Me molesta que no vean que ya soy adulta y plenamente consciente de
mis capacidades. Y me duele que no confíen en que sabré controlarme incluso en situaciones
estresantes. Sin embargo, no puedo reprochárselo, porque sé las consecuencias que acarrearía que
alguien me descubra.

—¿Mamá? ¿Papá? —los llamo, al no recibir contestación.
Mientras espero a que se reúnan conmigo, aprovecho a llevar las bolsas a la cocina y
comienzo a colocarlo todo en su lugar. Si han salido al jardín, es imposible que me hayan oído
llegar. Creo que les dejaré un poco más de tiempo a solas, para que se disfruten. Sé cuánto les
gusta sentarse en el porche y simplemente pasar el tiempo hablando el uno con el otro.

Pocas
veces hemos acabado en un lugar donde nos sintamos tan seguros como en este. Ojalá pudiésemos
quedarnos definitivamente aquí, no solo porque yo quiera una vida normal, sino porque mis padres
también se la merecen. Siento que les he fallado como hija, obligándolos a no enraizar en ningún
lugar, siempre huyendo y renunciando a todo lo que el resto del mundo da por hecho.
Y cada año me duele más, porque se hacen mayores y encontrar trabajo es más complicado.

Neve, un caso excepcional – Thyra Sorley.epub
Neve, un caso excepcional – Thyra Sorley.pdf

Si te a gustado el libro de Neve, un caso excepcional (Pdf o Epub) ala mejor te pueden gustar estos otros: