Saltar al contenido

Muchas vidas, muchos maestros

 Sinopsis del libro 

Weiss relata en este libro una asombrosa experiencia que cambió su vida por completo. Una de sus pacientes, Catherine, recordó bajo hipnosis varias de sus vidas y pudo encontrar en ellas el origen de muchos de sus traumas actuales.

Catherine se curó, pero logró algo todavía más importante: ponerse en contacto con los espíritus superiores que habitan los estados  Muchas vidas, muchos maestros pdf entre dos vidas. Un punto de encuentro entre ciencia y metafísica

Descarga aquí los libros originales y apoya a los autores.


Ficha técnica del libro

  • Título: Muchas vidas, muchos maestros
    Autores: Brian Weiss
    Tamaño: 0.74MB
    Nº de páginas: 412
    Idioma: Español
    Servidores: Google drive, Zippyshare, y Onedrive
  • Formato: Pdf,Epub,Mobi y más.

Descargar libro de Muchas vidas, muchos maestros en pdf o epub Gratis

Al parecer, había cruzado al estado espiritual, aun sin haber experimentado su
muerte en esa vida. Esa semana habíamos recorrido dos vidas en considerable detalle.
Aguardé a los Maestros, pero Catherine continuó descansando. Al cabo de varios
minutos más, le pregunté si podía hablar con los Espíritus Maestros.
—No he llegado a ese plano —explicó—. No puedo hablar mientras no llegue.
Nunca llegó a ese plano. Después de mucho esperar, la saqué de su trance.

8
Pasaron tres semanas antes de nuestra siguiente sesión. En mis vacaciones,
tendido en una playa tropical, tuve el tiempo y la distancia necesarios para reflexionar
sobre lo que había ocurrido con Catherine: regresión hipnótica a vidas pasadas, con
observaciones detalladas y explicaciones de objetos, procesos y hechos de los que

ella no tenía conocimiento en su vida normal y consciente; mejoría de sus síntomas
mediante las regresiones, una mejoría que la psicoterapia corriente no había
alcanzado, siquiera remotamente, en los primeros dieciocho meses de tratamiento;
revelaciones escalofriantemente precisas del estado espiritual posterior a la muerte,
en las que transmitía conocimientos a los que ella no tenía acceso; poesía espiritual y
lecciones sobre las dimensiones posteriores a la muerte, sobre la vida y la muerte, el
nacimiento y el renacimiento, dadas por Espíritus Maestros, que hablaban con una
sabiduría y un estilo muy superiores a la capacidad de Catherine. Había mucho que
analizar, en efecto.
En el curso de los años yo había tratado a muchos cientos, tal vez a millares de
pacientes psiquiátricos, que reflejaban todo el espectro de los trastornos emocionales.
Había dirigido unidades de pacientes internos en cuatro grandes escuelas de
medicina. Había pasado años en salas de urgencia psiquiátrica, en clínicas para
pacientes externos y en diversos lugares, diagnosticando y tratando a pacientes
externos. Lo sabía todo sobre las alucinaciones auditivas y visuales, sobre las
engañosas ilusiones de la esquizofrenia. Había tratado a muchos pacientes con
síntomas dudosos y trastornos de carácter histérico, incluyendo la escisión o las
personalidades múltiples. Había sido profesor en abuso de alcohol y drogas en una
institución, fundada por el Instituto Nacional de Abuso de Drogas, y estaba

familiarizado con toda la gama de los efectos de las drogas sobre el cerebro.
Catherine no presentaba ninguno de esos síntomas o síndromes. Lo ocurrido no
era una manifestación de enfermedad psiquiátrica. Ella no era psicópata (no estaba
fuera de contacto con la realidad) ni había sufrido nunca alucinaciones (no oía ni veía
cosas que en realidad no existieran) o ilusiones (falsas creencias).
No consumía drogas ni tenía rasgos sociopáticos. No tenía una personalidad
histérica ni tendencias disociativas. Es decir, en general actuaba con conciencia de lo
que hacía y pensaba; no funcionaba con el «piloto automático» y nunca había tenido
personalidad escindida o múltiple. El material que producía estaba, con frecuencia,
más allá de su capacidad consciente, tanto en estilo como en contenido. Una parte era
especialmente psíquica, como las referencias a sucesos específicos de mi propio
pasado (por ejemplo, los conocimientos sobre mi padre y mi hijo) así como del
propio. Exhibía conocimientos a los que nunca había tenido acceso ni podía haber
reunido en su vida presente. Esos conocimientos, así como la experiencia en sí, eran

[isrc_ajax_search shortcode_id=3]

extraños a su cultura y a su educación, además de contrarios a muchas de sus
creencias.
Catherine es una persona relativamente sencilla y honesta. No es una erudita; ella
no pudo haber inventado los hechos, detalles, acontecimientos históricos,
descripciones y elementos poéticos que llegaban a través de ella. Como psiquiatra y
científico, yo estaba seguro de que el material se originaba en alguna porción de su
mente inconsciente. Era real, sin lugar a dudas. Aunque Catherine hubiera sido una
consumada actriz, no habría podido recrear esos hechos. El conocimiento era
demasiado exacto y específico; estaba por encima de su capacidad.
Analicé el propósito terapéutico de explorar las vidas pasadas de Catherine. Una
vez que hubimos tropezado con ese nuevo reino, su mejoría fue enormemente rápida,
sin necesidad de medicación. Existe en ese reino una fuerza poderosamente curativa,
una fuerza al parecer mucho más efectiva que la terapia normal o los medicamentos
modernos. Esa fuerza incluye recordar y volver a vivir, no sólo grandes
acontecimientos traumáticos, sino también los diarios ultrajes a nuestros cuerpos,
mentes y egos. En mis preguntas, mientras investigábamos vidas, yo buscaba los

patrones de esos insultos, patrones tales como el abuso emocional o físico crónico, la
pobreza y el hambre, la enfermedad y la incapacidad, prejuicios y persecuciones
persistentes, fracasos repetidos, etcétera. También me mantenía alerta a las tragedias
más penetrantes, como una traumática experiencia de muerte, violaciones, catástrofes
masivas y cualquier otro suceso horripilante que pudiera haber dejado una huella
permanente La técnica era similar a la de repasar una infancia en la terapia común,
excepto que el marco cronológico era de varios milenios, en vez de reducirse a los
diez o quince años habituales. Por lo tanto, mis preguntas eran más directas y más
intencionadas que en una terapia común. Pero el éxito de nuestra poco ortodoxa
exploración resultaba incuestionable. Ella (y otros que yo trataría más adelante con
regresión hipnótica) se estaba curando con tremenda velocidad.
Pero ¿había otras explicaciones de los recuerdos que Catherine guardaba de vidas
pasadas? ¿Era posible que esos recuerdos le fueran transmitidos por sus genes? Esa
posibilidad es científicamente remota. La memoria genética requiere el paso

ininterrumpido de material genético de generación en generación. Catherine vivió por
toda la tierra y su linaje genético se interrumpió muchas veces. Murió en una
inundación con su prole, también en la niñez, y también sin haber procreado. Su
reserva genética terminó sin ser transmitida. ¿Y en cuanto a la supervivencia después
de la muerte y Muchas vidas muchos maestros epub el estado intermedio? No había cuerpo ni material genético,
ciertamente; sin embargo, sus recuerdos continuaban. No, era menester descartar la
explicación genética.


Leer  ebook en online dando clic abajo

Si  lo que quieres es leerte   el libro en  linea  pues dejame decirte  que lo puedes hacer  dan clic en el  botón de abajo  y te redirige  hacia  donde podras  leerlo  sin ningún  problema  y ya muchos  lo   lo tiene  o lo están leyendo en este momento.

 online


PDF


EPUB


Libros Relacionados


Más  libros del mismo autor

Descarga aquí los libros originales y apoya a los autores.

Si en verdad te gusta nuestros libros comparte con un botón de abajo nos ayudará a seguir creciendo muchas gracias por compartir!!!