Saltar al contenido

Hasta que decidas regresar (Pdf o Epub)

Ficha

Título: Hasta que decidas regresar
Autores: María Laura Gambero
Editorial: 13insurgentes
ASIN: B0815YR4BZ
Fecha: 25 dic 2019
Tamaño: 1.76MB
Idiomas: Español
Literatura: Novelas Románticas
Páginas: 267
Formato de la descarga: epub y pdf

 Sinopsis

Manuel Rauch era ante todo un hombre distante y serio; un hombre aferrado a sus responsabilidades y a sus obligaciones; un hombre que desde su primer día de vida fue tratado como el heredero de un imperio y el custodio de una gran fortuna.

El accidente de su padre y el divorcio de su esposa Ana, fueron dos hechos que lo marcaron y provocaron en él profundas heridas, tornándolo más rígido, hermético e inflexible.

Con la sola intención de exponer las miserias de su familia para cumplir con una vieja venganza, una amenaza emerge desde un pasado que desconoce.
En medio de un torbellino que pone en duda todo lo que defiende, Manuel necesitará de todo su temple para enfrentar lo que está por descubrir sobre los orígenes de su linaje y recuperar el amor de Ana será un pilar fundamental para mantenerse entero y no dejarse doblegar.

Leer el primer capítulo:

PREFACIO
Ingresó a la oscura habitación y se dirigió directo a la ventana
donde, luego de correr las cortinas, abrió los postigos permitiendo
que la luz de la mañana otoñal inundara la estancia. Luego se volvió
hacia el anciano dedicándole una amplia sonrisa que ocultaba tristes
emociones.

Hacía ya casi seis meses que se había visto obligada a internarlo
en un centro especializado para adultos mayores con enfermedades
crónicas. Lo había hecho luego de comprobar que prácticamente no
podía respirar sin asistencia. La aterraba que se asfixiara estando
solo en su departamento mientras ella trabajaba.
—Buen día, se te ve muy bien —mintió—. ¿Cómo pasaste la
noche?
El anciano se acomodó mejor contra las almohadas y procuró
respirar lo más hondo que sus deteriorados pulmones le permitieron.
Lo hizo con suavidad como los médicos le habían enseñado para no
agitarse.

—Mejor que ayer —declaró con voz áspera y débil antes de
sucumbir ante un ataque de tos.
Su cuerpo se debilitaba a pasos agigantados. Día tras día la
enfermedad avanzaba silenciosa, arrolladora e implacable,
consumiendo la poca vitalidad que le quedaba. Recuperó la
respiración y volvió su atención a su nieta. La miró con algo de
condescendencia.
—¿No tendrías que estar trabajando? —preguntó desorientado.
—Hoy no —respondió ella con soltura—. Mi jefe está de viaje. Me
tomé el día.
—¡Otra vez de viaje! —exclamó con sarcasmo—. ¿Dónde fue—¿Para qué fue a China? —preguntó con interés—. ¿Piensa
trasladarse allí?

La chica le sonrió a modo de respuesta. La divertía el interés que
su abuelo mostraba por su trabajo y por todos los que formaban
parte del nuevo mundo al que ella ahora pertenecía. Según él
mismo había confesado, le agradaba escucharla hablar de su
desempeño; disfrutaba de saber con quién se relacionaba y todo
cuanto descubría. Estaba muy orgulloso de sus logros y no perdía
oportunidad en decirlo.

Lo cierto era que cuando su nieta hablaba de las vidas de sus
compañeros de trabajo o, del mundo en el que su jefe se movía,
parecía que su dolencia se aplacaba y mantenía su convicción
intacta. Ella no tenía idea del rol que ocupaba. Ni siquiera
sospechaba que además de ser una vasta fuente de información,
era una importante pieza en su plan maestro. Así sin saberlo, era
sus ojos dentro de Cementera Rauch.

Odiaba a los Rauch; a todos ellos. Quería a toda esa maldita
familia destruida como lo había estado la suya; quería verlos en la
ruina; quería ver su nombre y su prestigio en el lodo, pisoteado y
que el mundo entero descubriera, de una vez y por todas, que eran
unos embusteros de primer orden; gente sin escrúpulos, capaces de
cualquier cosa con tal de permanecer en la cima.

Por momentos parecía que era solo resignación lo que
bombeaba su corazón y, así como el aire que bregaba por alcanzar
sus pulmones se escurría, lo apremiaba la certeza de que la hora de
que su nieta conociera la verdad se acercaba. Así y todo, era muy
consciente de que, una vez que pusiera el asunto en sus manos, la
vida de su niña mimada cambiaría drásticamente.

Hasta que decidas regresar – Maria Laura Gambero.epub
Hasta que decidas regresar – Maria Laura Gambero.pdf

Si te a gustado el libro de Hasta que decidas regresar (Pdf o Epub) ala mejor te pueden gustar estos otros: