Saltar al contenido

La importancia de llamarse Ernesto (Pdf o Epub)

La importancia de llamarse Ernesto (Pdf o Epub)

 Sinopsis

La importancia de llamarse Ernesto, cuyo título original en inglés es The Importance of Being Earnest, es una obra de Oscar Wilde escrita en 1895. Es una comedia que trata sobre las costumbres y la seriedad de la sociedad. Está dividida en tres o cuatro actos (dependiendo de la edición) e inspirada en el libro Engaged de William Schwenck Gilbert.

Ubicada en la Inglaterra de la época victoriana, la trama se desarrolla alrededor del protagonista John (o Jack) y su ficticio hermano Ernest.

Leer el primer capítulo:

JACK. (Lentamente y con vacilación)-Gundelinda… Cecilia… Es muy penoso
para mí verme obligado a decir la verdad. Es la primera vez en mi vida que me
veo en una situación tan penosa, y realmente carezco por completo de
experiencia en la materia. Sin embargo, les diré a ustedes con toda franqueza
que yo no tengo ningún hermano Ernesto. No tengo ningún hermano en

absoluto. No he tenido en mi vida ningún hermano ni entra realmente en mis
intenciones tenerlo en lo futuro.
CECILIA. (Sorprendida.)-¿Que no tiene usted ningún hermano en absoluto?
JACK. (Alegremente)-¡Ninguno!
GUNDELINDA. (Con severidad.)-¿No ha tenido usted nunca hermano de
ninguna clase?
JACK. (Con jovialidad.)-Nunca, de ninguna clase.
42
GUNDELINDA. -Me parece, Cecilia, que ninguna de las dos estamos
prometidas a nadie.
CECILIA. -No es una situación muy agradable para una muchacha
encontrarse de repente así, ¿verdad?
GUNDELINDA. -Vamos a casa. No creo que tengan el atrevimiento de
seguirnos allí.

CECILIA. -No; ¡Son tan cobardes los hombres! (Los miran
despreciativamente y entran en la casa.)
JACK. -¿Y a este horroroso lío es a lo que tú llamas Bunburysmo, no es eso?
ALGERNON. -Sí, y Bunburysmo del mejor. El Bunburysmo más admirable
que he visto en mi vida.
JACK. -Bueno, pues no tienes el menor derecho a Bunburyzar aquí.
ALGERNON. -Eso es absurdo. Tiene uno derecho a Bunburyzar donde se le
antoje. Todo Bunburysta serio lo sabe.
JACK. -¡Bunburysta serio! ¡Dios mío!

ALGERNON. ¡Sí! Hay que ser serio para unas cosas u otras, cuando desea
uno divertirse algo en la vida. A mí se me ocurre ser serio en lo tocante al
Bunburysmo. No tengo ni la más remota idea de lo que haces tú en serio. Me
figuro que acaso todo. ¡Tienes un carácter tan absolutamente trivial!
JACK. -Bueno, la única pequeña satisfacción que tengo en todo este
desdichado asunto, es que tu amigo Bunbury se ha ido a paseo. ¡Ya no podrás
escaparte al campo tan a menudo como solías hacerlo, mi querido Algy! Lo cual
está muy bien.

ALGERNON. -Tu hermano está también un poco apagado, ¿verdad, querido
Jack? No podrás fugarte a Londres con tanta frecuencia como acostumbrabas. Y
eso no está mal tampoco.
JACK. -En cuanto a tu conducta con miss Cardew, debo decirte que portarse
así con una muchacha encantadora, sencilla e inocente, me parece
completamente indisculpable. Eso sin tener en cuenta para nada que es mi
pupila.

ALGERNON. -No veo justificación posible para ti después de haber
engañado a una muchacha tan excepcional, tan inteligente, de tanto mundo,
como miss Fairfax. Y eso sin tener en cuenta para nada que es mi prima.
JACK. -Yo quería. casarme con Gundelinda, y eso es todo. La amo.

ALGERNON. -Pero yo deseaba únicamente casarme con Cecilia. La adoro.
JACK. -Tienes pocas probabilidades de casarte con miss Cardew.
ALGERNON. -No creo que sea muy verosímil tu enlace con miss Fairfax,
Jack.

JACK. -Bueno, eso a ti no te importa.
43
ALGERNON. -Si me importara, no hablaría de ello. (Se pone a comer
pastas.) Es muy ordinario hablar de los asuntos propios. No lo hacen más que
los agentes de Bolsa, y para eso únicamente en sus banquetes oficiales.
JACK. -No me explico cómo puedes estar ahí sentado, comiendo
tranquilamente pastas cuando nos encontramos en un apuro tan terrible como
éste. Me pareces completamente inhumano.

ALGERNON. -Si es que no puedo comer pastas con el ánimo agitado. Me
mancharía los puños de manteca con toda seguridad. Hay que estar siempre
muy tranquilo para comer pastas. Es la única manera de comerlas.
JACK. -Te digo que es inhumano comer pastas de cualquier manera en las
circunstancias actuales.

Ficha Técnica

Título: LA IMPORTANCIA DE LLAMARSE ERNESTO
Autores: Wilde Oscar
Fecha: 17 mar 2020
Tamaño: 0.36MB
Literatura: Libros de Historia
Páginas: 278

Isbn: 9803257128654

Formato: epub y pdf

Enlaces de descarga:

LA IMPORTANCIA DE LLAMARSE ERNE – Wilde Oscar.epub
LA IMPORTANCIA DE LLAMARSE ERNE – Wilde Oscar.pdf