Saltar al contenido

Lord Gabriel el regreso de la condesa (Pdf o Epub)

Ficha

Título: Lord Gabriel.: El Regreso de la Condesa
Autores: Jane Mackenna
Editorial: Páginas de Espuma

Literatura: Novelas Romanticas
Fecha: 01 ene 2020
Tamaño: 0.98MB
Idiomas: Español
ASIN: B083BYMVQL
Páginas: 378
Formato de la descarga: epub y pdf

 Sinopsis

Gabriel, Conde de Oxford, vive su vida rodeado de toda la opulencia de la alta sociedad londinense.
Disfruta de las fiestas, los juegos de mesa y de las mujeres.
Con veinticinco años disfruta de su libertad sin tapujos, la gente parece olvidar el escándalo que protagonizó hace tres años, cuando su esposa lo abandonó la misma noche de bodas.

Beatriz, con solo dieciocho años, se vio obligada a casarse con Gabriel Hamilton, Conde de Oxford; un matrimonio arreglado, pues su padre conseguía para su hija un condado, y los condes una suma importante por su dote.
Gabriel no la amaba, pero para su gran desgracia ella sí lo hacía. I, incumplió el único juramento que se hizo desde muy niña: no amar a ningún hombre, pues son seres traicioneros, y así pudo comprobarlo la misma noche de su boda.

Viéndose traicionada por el que ya era su esposo, huyó. ¿Qué más podía hacer?
Habían pasado tres años, y él nunca la buscó, eso le confirmaba lo poco que le importaba.
Ella había rehecho su vida en las Ttierras Bbajas de Escocia, pasando la frontera de Inglaterra.
Él seguía su vida como si nada, pero ¿era eso cierto?
El destino tiene algo preparado para estas dos personas atormentadas. ¿Qué ocurrirá cuando los caminos de ambos vuelvan a coincidir?

Leer el primer capítulo:

Frontera de Inglaterra con Escocia, 1500
El cansancio me hacía muy difícil continuar de pie, debería estar acostumbrada, trabajar en una
posada significaba hacerlo de sol a sol por unas míseras monedas y un pequeño cuarto. Pero
cuando hui de mi hogar no tenía nada ni a nadie a quien acudir, no me quedó más remedio que
enfrentarme sola al mundo.

Aunque, en realidad, no estoy completamente sola, desde hace dos años y pocos meses Rose es
mi única compañía. Mi amada hija, lo único bueno y puro que conseguí de mi matrimonio con
Gabriel.
Nadie sabía dónde estaba, al menos nadie se había preocupado por buscarme, ni siquiera mi
traicionero esposo. ¿Para qué? Si así él podía continuar su amorío con Lady Diana, su amante
durante años, y a la que creí que él dejaría de frecuentar cuando nos casáramos. ¡Qué ilusa fui! Ni
siquiera me respetó la noche de nuestra boda. Una vez consumado el matrimonio, me dejó. Sola,
llorando y sintiéndome más miserable que nunca, pues me había entregado a él gustosa. Lo amaba,
pero para Gabriel solo era una obligación, algo que debía hacerse, y una vez cumplido, se marchó
junto a la mujer que amaba.

Tenía dieciocho años y lo único en lo que pensé fue en huir; no quería acabar como mi madre.
Ella se suicidó, es el secreto mejor guardado de mi familia, pero así fue; no pudo soportar que su
marido le fuera infiel una y otra vez. Cuando tenía cinco años, la encontré en su cama, pensé que
estaba dormida, pero se había tomado un frasco entero de láudano.
Nunca se lo perdoné a mi padre.

Y nunca le perdonaré a Gabriel lo que fue capaz de hacerme, ni siquiera pudo respetarme una
noche. ¿Tan mal lo hice? ¿No le complací? Esas dudas me han carcomido durante años, supongo
que nunca encontraré respuestas para ellas. Con el paso del tiempo, dejaron de tener importancia,
me centré en criar a mi hija sola. Todo aquel que conocí después de marcharme de casa cree que
soy viuda, y así me siento. Gabriel Hamilton murió la noche que decidió serme infiel.

Me marché de Londres dispuesta a dejar toda mi vida atrás, a las personas falsas que rodean el
esplendor de la clase alta. ¿Creen que no sabía lo que decían de mí o de mi familia? Todos se
preguntaban si estaría igual de loca que mi madre, o si sería igual de arpía que mi madrastra.
Porque sí, mi padre se volvió a casar pocos meses después de la muerte de mi madre, otra ofensa
que no pude tolerar. Asistí a su boda obligada, tras recibir una paliza por mi negativa a acudir, no
me quedó más remedio si quería seguir viviendo.

Después de eso, fui una intrusa en mi propio hogar. Tuve la esperanza de que mi matrimonio con
Gabriel me diera un hogar y una familia que me amara. Pero muy pronto me di cuenta de que él no
me podía ofrecer lo que tanto ansiaba, pues ya había entregado su corazón a otra mujer, y esa no
era yo.
Me dolió, creí morir, pero tuve que salir adelante por mi hija. Cuando hui de Londres, no podía
saber que, en la única noche que mi esposo me hizo suya, habíamos creado juntos al ser más
hermoso que ha existido jamás.
Rose…
Con el pelo tan rubio como el mío y los ojos azules de su padre, siempre con una sonrisa en su
rostro regordete. Ha sido un bebé muy sano, apenas llora, es un verdadero ángel.
Muchas veces, cuando todo parecía perdido, estuve a punto de volver a Londres, pero mi
orgullo pudo más que el miedo o el cansancio,

y poco a poco construí un hogar aquí en Escocia,
para mí y mi hija. Tanto que ya no me siento inglesa, considero a Escocia mi patria.
Casi es de noche, rezo para poder subir a mi alcoba lo más pronto posible, llevo dos noches
que Rose no me deja dormir, le están saliendo los dientes y para ella

Aqui abajo les dejare los enlaces directos para su descarga gratis:

Lord Gabriel._ El Regreso de la – Jane Mackenna.epub
Lord Gabriel._ El Regreso de la – Jane Mackenna.pdf

Si te a gustado el libro de Lord Gabriel el regreso de la condesa (Pdf o Epub) ala mejor te pueden gustar estos otros: