Saltar al contenido

Luis Libertine (Pdf o Epub)

Ficha

Título: Luis
Autores: Virginia V. B.
Serie: III de Libertine
ASIN: B082PW2YBR
Editorial: 13insurgentes
Fecha: 25 dic 2019
Tamaño: 1.26MB
Idiomas: Español
Literatura: Novelas Románticas
Páginas: 231
Formato de la descarga: epub y pdf

 Sinopsis

Antes de firmar un contrato laboral con Oliver Hamilton y trabajar en el Lust, nunca había puesto un pie en un club sexual. No porque no me guste el sexo, sino porque nunca se me pasó por la cabeza tal cosa.
Mila Ballesteros llega pisando fuerte al club y arrasa con todo lo que se propone, incluso conmigo. Aunque para arrasar conmigo no necesita mucho esfuerzo, la verdad. Le basta con un aleteo de pestañas, una sonrisa sexy, su arrolladora personalidad y ¡zas! ya me tiene en el puto bote. Así de fácil soy, qué le vamos a hacer. Todas las veces que subo a una habitación a jugar, es con ella, y no por morbo, sino porque estoy enamorado. De la noche a la mañana dejo de interesarle, me parte el corazón en mil pedazos. Sin motivos. Sin explicaciones. Me destroza con su indiferencia y hago lo que debo, asimilarlo y alejarme.

Arthur Preston se convierte en mi mejor amigo y es gracias a él que entro a formar parte del Libertine, el club de caballeros que regenta Theodore James aquí en Ibiza. El trabajo no me disgusta, al contrario. Mi salud mental ha mejorado mucho, es lo que tiene distanciarse de eso que te va consumiendo a pasos agigantados. No obstante, me cuesta un triunfo seguir adelante. Hasta que la conozco a ella, una pelirroja que quita el sentido.

Dana es exuberante, una mujer increíble en todos los sentidos. Ardiente. Apasionada. Pervertida. Ambos estamos en la misma onda, lo nuestro es puramente físico. Sin sentimientos de por medio. Ella se convierte en el pistoletazo de salida para que olvide y siga con mi vida.

Mis amigos dicen que he cambiado, que me he vuelto asiduo a las reuniones del Edén y soy un pasota. Tienen razón. En todo. Ya no soy el mismo. Lucho cada día por pasar página de una maldita vez.

Ahora te toca a ti descubrir si lo consigo.

Leer el primer capítulo:

En cuanto se cierra la puerta de mi apartamento, clavo la vista en el
espejo de la entrada y evalúo la imagen reflejada en él: ojos
brillantes, sonrisa bobalicona y el corazón golpeándome con fuerza
en las costillas…

Creo que estoy enamorado.
En realidad, y para qué negarlo, estoy completamente seguro de
ello, porque jamás me había sentido así con ninguna mujer, excepto
con ella.
El primer día que la vi me impactó su belleza: alta, esbelta y con
curvas bien definidas y en su sitio; pelo largo y negro; tez morena y
ojos casi tan oscuros como la noche…

Me quedé embobado mirándola y, mientras Oliver Hamilton la
entrevistaba por videoconferencia, en ese mismo momento, ya fui
consciente de que, si él decidía contratarla para ser la secretaria de
Rebeca, no tardaría en tenerme comiendo de la palma de su mano.
Desde entonces han pasado casi seis meses y no me
avergüenza reconocer que ya beso el suelo que pisa y que, comer
de la palma de su mano, es lo mejor que me ha pasado en la vida.

Compartir mi tiempo con ella es una maldita adicción.
Y juro que es la primera vez que me pasa algo así.
No hace ni diez minutos que me despedí de ella y ya estoy
deseando volver a verla.
«¿No te estarás obsesionando?»
No lo creo.Mila Ballesteros llegó pisando fuerte al Lust y arrasó con todo lo
que se propuso, incluso conmigo. Aunque para arrasar conmigo no
necesitó mucho esfuerzo, la verdad. Le bastó con un aleteo de
pestañas, una sonrisa sexy, el contoneo de sus preciosas caderas,
su arrolladora personalidad y ¡zas! ya me tenía en el puto bote. Así
de fácil fui, qué le vamos a hacer.

Un poco patético, ¿verdad?
Recuerdo que la primera vez que la invité a salir y me dijo que sí,
casi me puse a dar saltos de la emoción. Casi. Afortunadamente
para mí y mi ego masculino, no caí en la tentación.
«Bastante patético, sí».
No me importa en absoluto.

Es lo que tiene estar enamorado y tener constantemente esa
sensación de felicidad, que todo te la bufa bastante y que pierdes el
sentido del ridículo. Darme cuenta de esto me sirve para entender
mejor la cantidad de idioteces que tanto Rebeca como Theodore
están haciendo por amor. Vaya dos, me sacan de quicio. Y sin
comerlo ni beberlo me he visto envuelto en sus enredos. De hecho,

mañana por la noche tengo que acompañar a Rebeca al club de
caballeros Libertine. Me ha convencido para que la ayude a entrar y
me involucre de lleno en esa estupidez de querer apostar por ella
misma en ese ridículo juego de Preston y Theodore.

Luis – Virginia V. B_.epub
Luis – Virginia V. B_.pdf

Si te a gustado el libro de Luis Libertine (Pdf o Epub) ala mejor te pueden gustar estos otros: