Saltar al contenido

Tierna era la noche, como lo era el diablo (Pdf o Epub) (01)

Ficha

Título: Tierna era la noche, como lo era el Diablo
Autores: Mano Book
Serie: I de Eres el amanecer para mí
Editorial: Alba editorial
Fecha: 01 ene 2020
Tamaño: 0.66MB
ASIN: B082TT1XWR
Idiomas: Español
Literatura: Novelas Románticas
Páginas: 267
Formato de la descarga: epub y pdf

 Sinopsis

Para ayudar a su padre, quien era un jugador oprimido por muchas deudas, Molly Xia se veía obligada a beber drogas alucinógenas para calentar la cama de un hombre poderoso y, en adelante, estaba destinada a convertirse en su juguete sexual. Después de haber pasado por una ruptura dura, Brian

Long, un hombre frío e indiferente, consideraba a Molly como nada más que un reemplazo físico para su ex novia. Cuando escaparon de situaciones que amenazarían la vida, Brian y Molly estaban profundamente enredados en una compleja relación de amor y odio. Justo cuando Brian decidió abrirle su corazón a ella, su ex novia desaparecida regresó para reclamar su lugar en su corazón.

Leer el primer capítulo:

Las siluetas de dos figuras andaban a la deriva en la oscuridad.
Natalia Song se enfrentó al hombre que se escondía en la oscuridad con una mirada vacía, y le
preguntó: —Brian… Eh… ¿Tú me amas?
Él no respondió, ni detuvo su movimiento rítmico.

A Natalia le resultaba difícil centrar su atención en él, pero no podía permitirse perder la
oportunidad. Esa era la ocasión perfecta para obtener la promesa más esperada mientras Brian
estaba perdido en el placer de hacer el amor. —Brian, ¿quieres… casarte conmigo?
—Por supuesto. —Brian Long respondió en voz baja y seductora añadiendo una sensación de
frialdad al momento. Su tono sonó ligeramente opresivo en esa habitación oscura cargada de una
atmósfera un tanto extraña.

—¿De verdad? —preguntó ella emocionada mientras sus ojos brillaban.
—Sin embargo, no eres lo bastante buena para mí.
La habitación se iluminó de repente antes de que Natalia pudiera asimilar su cruel
declaración. Luego cerró los ojos instintivamente y cuando los volvió a abrir, su sonrisa de
felicidad y satisfacción se desvaneció en el aire.

Entonces se dio la vuelta y vio a Brian correctamente vestido y sentado cómodamente en una
silla con las piernas cruzadas mientras la miraba con desprecio.
Natalia estaba horrorizada, no podía creer lo que acababa de pasar. Empezó a temblar
incontrolablemente y gritó: —¿Por qué me haces esto?
—¿Por qué? —Los ojos de Brian no reflejaban otra cosa que ira y frialdad intensas, y su voz
sonó despiadada cuando dijo: —¿Realmente fuiste tú aquella noche?
Al escuchar eso Natalia sintió que su rostro se ponía blanco, presa del pánico. Estaba muy
asustada. Entonces miró a Brian y contestó con voz temblorosa: —¿De qué… de qué estás
hablando?
Brian se quedó en silencio. Luego miró hacia abajo y las imágenes de Molly Xia comenzaron a
pasar por su mente. Su rostro inocente y hermoso parecía recordarle lo distante e inalcanzable que
era.

Brian puso una expresión seria. Natalia lo deseaba con todas sus fuerzas, mientras que Molly
lo rechazaba y huía siempre de él.
Ese pensamiento le hacía sentir un dolor agudo en su corazón, como si le clavaran una aguja.
‘Molly Xia, ¿de verdad estabas tan desesperada por dejarme que incluso pusiste a otra mujer
en mi vida?’, Brian entrecerró los ojos mientras pensaba para sus adentros. Sus hermosos ojos
profundos revelaban una mirada relajada pero inquisitiva. Entonces descruzó las piernas, se
levantó lentamente y caminó hacia Natalia.Ella sintió que se acercaba un aura de violencia y peligro. Sin poder hacer nada, comenzó a

temblar y retrocedió hasta que se chocó con la pared. No tenía escapatoria.
—¿Sabes qué fue lo que hiciste mal? —le preguntó Brian con calma. Aquellos que lo conocían
verían el peligro escondido en esa aparente tranquilidad.
Natalia negó con la cabeza sin comprender. Seguía temblando de miedo y se sentía intimidada
por su actitud imponente. Ella solo reaccionaba por instinto.
—Si solo quisieras tenerme contigo, estaría bien… pero… —La mirada de Brian se volvió fría
como el hielo al pronunciar esas palabras—. ¡No deberías haberla ayudado a dejarme!
Natalia se quedó petrificada.

—Tú. No deberías haber hecho eso —agregó lentamente mientras no le quitaba el ojo de
encima. La pena y el dolor aparecieron momentáneamente en su mirada.
Sintiendo el peligro Natalia trató de escapar, pero entonces él la agarró por el cuello.
—Aaaah… —Natalia se estaba asfixiando y tenía las pupilas dilatadas por el miedo, pero
consiguió decir: —¿Qué… qué quieres?
—¿Que qué quiero? —Su mirada era aguda como la de un águila y su sonrisa misteriosamente
extraña. —Pensé que ya lo sabías.

—¡No! —Natalia, paralizada, se puso pálida de inmediato.
Brian la tiró con fuerza sobre la cama. Como si nada hubiera pasado, se metió las manos en
los bolsillos y la miró con desdén. —Disfruta de esta noche encantadora —dijo él fríamente antes
de salir de la habitación.
—¡Brian Long, eres un monstruo! ¡Aaah! —gritó Natalia en agonía.
Sus gritos penetraron en la oscuridad y fueron escuchados por Molly Xia, a quien dos hombres
vestidos de negro la agarraban firmemente abajo. Ella estaba allí de pie, temblando y apretando
los dientes.

Sus ojos se abrían cada vez que escuchaba los gritos y los gemidos que resonaban en el piso
de arriba.
Brian bajó las escaleras y se dirigió hacia Molly. Solo el hecho de ver su rostro pálido le
causó de nuevo un dolor agudo.
Molly miró a Brian llena de rabia y con los puños cerrados. Sus labios estaban temblando,
seguramente por el miedo o el pánico que sentía.

Tierna era la noche, como lo er – Mano Book.epub
Tierna era la noche, como lo er – Mano Book.pdf

Si te a gustado el libro de Tierna era la noche, como lo era el diablo (Pdf o Epub) (01) ala mejor te pueden gustar estos otros: