Saltar al contenido

Paralelo 42

Genero: Novelas

Sinopsis

En Paralelo 42 asistimos al amanecer del siglo veinte en las vidas de 5 personajes inteligentemente entrelazadas. Mac, Janey, Eleanor, Ward y Charley se van a ver atrapados en el ojo de una tormenta inopinada, como aquellas que desde el paralelo 42 y las Rocosas recorren todo el país hasta las costas atlánticas. Junto a ellos, Eugene Debs, Thomas Edison o bien Andrew Carnegie toman el pulso al comienzo del siglo.

Descargar libro: Paralelo 42 en pdf o bien epub

Una vez terminada y puesta en el sobre la última hoja, Janey se levantó a
buscar su sombrero.
—Mire, miss Williams, vamos a echar esto en el buzón y después va a venir
conmigo a cenar algo.
En el elevador Janey trató de poner alguna disculpa, mas por alguna razón
no lo hizo bien y un rato después se hallaba, turbada y en calma, sentada
frente a él en un restaurant francés de H Street.’

Descarga aquí los libros originales y apoya a los autores.

—Y bien, ¿ qué piensa de la Nueva Libertad, miss Williams? —
preguntó Jerry Burnham con una sonrisa, y le pasó la carta—. Aquí tiene el
menú… Déjese guiar por su conciencia.
—Bueno, no estoy demasiado enterada, míster Burnham.
—Yo estoy honestamente conforme. Creo que Wilson es un enorme hombre…
De todos modos no hay nada en el planeta como un buen cambio, ¿no le
semeja? Brian es un charlatán, puro estruendos, mas aun representa algo, y
hasta Josephus Daniels, que se pasa el tiempo pagándole copas a la marina.
Creo que existe la posibilidad de que seamos de nuevo una democracia… A lo
mejor lo logramos sin precisar llegar a la revolución. ¿Usted qué

opina?
Nunca aguardaba contestación, le bastaba con charlar y reírse solo.
Cuando después Janey procuró contárselas a Alice, las cosas que había
dicho Jerry Burnham no sonaron tan jocosas, el alimento no pareció haber
sido tan buena ni todo tan ameno. Alice se enojó:
—Oh, Janey, de qué manera pudiste ir tan tarde a un sitio de esta forma y con un borracho.
Y aguardándote acá con una ansiedad horrible… Sabes bien que esa
clase de hombres tiene una idea fija… Si deseas que te afirme la verdad, pienso
que hiciste algo ligero, una inconsciencia… Yo no te hubiese creído capaz.
—Pero, Alice, no fue de esta forma —intentó explicarle Janey, mas Alice se echó a
plañir y pasó una semana entera ofendida; de forma que de allá de ahora en adelante
Janey no tocó el tema de Jerry Burnham. Era la primera vez que discutía con

Alice y no le agradó nada.
Con todo, se hizo amiga de Jerry. A él parecía divertirle salir con ella y
tenerla de público. Incluso tras haber dejado de trabajar en Dreyfus y
Carroll la prosiguió llamando todos los sábados por la tarde para llevarla a Keith’s.

Enlaces:

PDF

EPUB

Más libros del autor:

Descarga aquí los ebooks originales y apoya a los autores.