Saltar al contenido

Pasa la noche conmigo

 Sinopsis del libro 

Dennis es un atrayente profesor brasileño que durante el día da clases en un instituto de Alemania y por las noches da clases de forró, un baile propio de su país. Cuando el curso escolar acaba, recibe una oferta de trabajo en un refinado y reputado instituto británico, y la acepta sin titubar.

Su llegada a Londres le resulta bien interesante. Nuevos aires, nuevas conquistas y viejas amigas que le enseñan la ciudad y que en seguida le hablan de los locales swinger, a los que asistirá para disfrutar del intercambio de pareja y de la clase de sexo que a él le complace practicar con las mujeres.
Mas todo se complica cuando conoce a Lola, una de España con un carácter endiablado que, a diferencia del resto de las mujeres, no cae rendida a sus pies y que incluso asemeja que lo está utilizando.
Dennis nunca se ha enamorado, por eso no entiende por qué cada vez que la ve se le acelera el corazón.

Descarga aquí los libros originales y apoya a los autores.

Pasa la noche conmigo es una historia que te hará sonreír y disfrutar y, como es lógico, además te llegará al corazón. ¿Te la vas a perder?


Ficha técnica del  libro

  • Título: Pasa la noche conmigo
    Autores: Megan Maxwell
    Tamaño: cuatro.92MB
    ISBN: 9788408163657
    Nº de páginas: 689
    Idioma: Español
    Servidores: Google drive, Zippyshare, y Onedrive
  • Formato: Pdf,Epub,Mobi y más.

Descargar libro de Pasa la noche conmigo en pdf o bien epub Gratis

¿Tan bien como conmigo?
Al decir eso, la voz se le quebró y, sonriendo por vez primera al percatarse de
que se sentía como , Dennis susurró mientras que volvía a tumbarse:
—Es diferente. Contigo éramos y , y el día de hoy ha sido Carrie y .
Echada en el sofá, Lola miró al techo sin saber que Dennis hacía lo mismo en su
casa. Los dos miraban al techo sin comprender qué ocurría entre ellos.
—¿Me has echado de menos? —preguntó él de pronto.
—Sí.

A Dennis le agradó su veloz y definitiva contestación, y añadió:
—Yo asimismo te he echado de menos.
Aquellas palabras, unidas al tono con que las pronunciaba, hicieron que el
corazón de Lola se desbocase, y entonces insistió:
—¿Puedo preguntarte una enorme indiscreción sobre sexo?
—Sí.

—¿Alguna vez has jugado con una mujer, sexualmente hablando?
Al oírlo, Lola soltó una carcajada.
—No.
—¿Por qué razón?
Ella lo pensó y respondió:
—No lo sé. Tal vez pues me agradan demasiado los hombres.
Un silencio sosegado se creó entre los 2 y, al ver la ocasión, Lola preguntó
con el corazón latiéndole con fuerza:
—Y ¿ has jugado con algún hombre?

Dennis sonrió y cuchicheó:
—He jugado en conjunto con hombres y mujeres, y engañaría si no reconociese que en
alguna ocasión la mano de alguno ha rozado mi cuerpo, mas solamente. Los hombres no
son lo mío.
De nuevo se instaló el silencio entre ellos, hasta el momento en que Lola, intranquiliza por charlar de
aquellos temas con él, dijo:
—¿Puedo hacerte otra pregunta de sexo?
Dennis, que proseguía mirando al techo, se movió.
—Para terminar de conocernos y presentarnos, eres muy audaz. Mas, dime, ¿qué
quieres saber?

[isrc_ajax_search shortcode_id=3]

Lola se mordió el labio. Desde la noche que había estado con él no había podido
dejar de meditar en aquello, y dijo:
—Ya te he dicho que soy mala imaginando y una vez afirmaste que te morías porque
alguien me ofreciese a ti y ofrecerme a él… ¿A qué te referías con eso?
A Dennis lo sorprendió su pregunta.
Si iba a locales swinger con su marido, ¿de qué forma era que le preguntaba aquello?
¿Su marido no había jugado con ella? Mas, expectante de saber, no cuestionar y responder
a lo que preguntaba, contestó:
—Me refería a estar y yo con otro hombre en una habitación. Allá, te
desnudaría, te besaría y, siempre y en todo momento bajo tu aceptación, abriría tus muslos a fin de que otro te
tomase delante de mí, mientras que te sostendría y tus jadeos serían solo para mí.
—Uauuu —musitó Lola al oírlo.
Aquélla era la proposición más morbosa que absolutamente nadie le había hecho jamás y, cuando
iba a decir algo, Dennis preguntó:

—Estás sola en el salón, ¿verdad?
—Sí.
—¿De qué manera vas vestida?
Al intuir el rumbo que iba a tomar la charla, Lola respondió siguiéndole el
juego: —Llevo un pijamita… corto.
—¿Color?
—Rojo.
Con los ojos cerrados, Dennis lo imaginó y murmuró:
—Delícia… —Lola sonrió al oírlo. Su forma de vocalizar aquella palabra era
inquietante. Y también insistió—: ¿Llevas el pelo recogido?
—Sí.
—Suéltatelo.
Hechizada por su voz y de momento, se quitó la goma que le sostenía el
cabello y ahora murmuró:
—Ya está.
—¿Deseas que prosiga o bien es mucho para terminar de conocernos?
Lola, que deseaba locamente que prosiguiera, afirmó:
—Continúa…

Acomodándose mejor, Dennis prosiguió:
—Me encuentro tumbado en mi sofá solo con un bóxer blanco puesto. Cierra los
ojos y piensa en mí como pienso en ti. ¿Lo haces?
Lola asintió. Meditar en él era simple, y respondió:
—Yo asimismo estoy tumbada en el sofá.
Dennis sonrió y también, introduciendo la mano dentro de su bóxer para llegar hasta
su erección, añadió:


Leer  ebook en en línea dando click abajo

Si  lo que deseas es leerte   el libro en  línea  puesto que dejame decirte  que lo puedes hacer  dan click en el  botón de abajo  y te redirige  cara  donde podras  leerlo  sin  inconveniente  y ya muchos  lo   lo tiene  o bien lo leen ahora.

 online


PDF


EPUB


Mas libros de Megan Maxwell

Llámame bombón - Megan Maxwell

Llámame bombón

Soy una mamá divorciada y alocada

El dia que el cielo se caiga - Megan Maxwell

El día que el cielo se caiga

Descarga aquí los libros originales y apoya a los autores.

Si en verdad te gusta nuestros libros comparte con un botón de abajo nos ayudará a seguir creciendo muchas gracias por compartir!!!