Saltar al contenido

Pasaje a Tahití

 Sinopsis del libro 

1890. Bastian y Hugo Fortuny parten a Tahití en busca de una oportunidad después de perder su trabajo como sopladores de vidrio en su Mallorca natal. Durante la travesía conocen a Laia Kane, la hija de un cónsul inglés

corrupto en Menorca al que han desterrado a la isla de la Polinesia. Este encuentro marcará la vida de los hermanos Fortuny y de Laia para siempre. 1930. Denis Fortuny, el heredero del imperio de las perlas de lujo en Manacor,

Descarga aquí los libros originales y apoya a los autores.

decide viajar a Tahití para averiguar el misterio que se oculta tras sus primeros años de vida. Una historia épica de amor, superación, lazos familiares y secretos con el telón de fondo del Tahití colonial y el fascinante origen de las perlas cultivadas.


Ficha técnica del libro

  • Título: Pasaje a Tahití
    Autores: Eva García Sáenz
    Tamaño: 1.75MB
    Nº de páginas: 690
    Idioma: Español
    Servidores: Google drive, Zippyshare, y Onedrive
  • Formato: Pdf,Epub,Mobi y más.

Descargar libro de Pasaje a Tahití  en pdf o epub Gratis

Finalmente, uno de los montañeros descendió hasta Denis con un arnés y una cuerda
que le pasó con mano diestra sobre el pecho y le rodeó el tronco. Después aseguró el
nudo y silbó a los compañeros para que le izasen. Denis sintió un tirón seco que le
oprimió los pulmones y subió como un peso muerto. Los salientes de roca y los
arbustos secos le iban arañando el traje de lana inglesa. Él ni se molestó en evitarlo.
Se desharía del traje, no pensaba volver a usarlo. En otras circunstancias se habría
sentido terriblemente humillado por dar aquel espectáculo del que sin duda hablarían
en toda la isla. Pero al primogénito de los Fortuny unas miradas de mofa por parte de
sus vecinos ya le daban igual. Apretaba en el puño el guante desgarrado de su madre.
Cuando alcanzó la cumbre y pudo incorporarse, se encontró con varias docenas
de ojos ansiosos puestos sobre él.

No podré con todo, no podré con esto, se sorprendió pensando. Le irritó aquella
muestra suya de debilidad. No era alguien que se inhibiera ante un problema, pero
aquello no era un problema, sino un cambio vital. Estaba solo, huérfano ya de madre.
Se desató el nudo lo más dignamente que pudo y tiró con rabia el mitón al suelo.
En otros tiempos ya pasados habría parecido que retaba en duelo a todos los
presentes. Pero para ellos tuvo el efecto de una negra confirmación. Ya no había
dudas.
El cadáver del barranco era Laia Kane.
Mientras sus hermanos, Coloma, los policías y los montañeros se inclinaban sobre
el mitón, Denis sintió un vértigo intenso en el abdomen, salió corriendo y se ocultó
tras un arbusto. Nunca tuvo un estómago delicado, y creyó recordar, avergonzado,
que era la primera vez en su vida adulta que vomitaba.

[isrc_ajax_search shortcode_id=3]

Fausto se acercó, solícito y un poco preocupado.
—No se lo diga a mis hermanos —le susurró Denis al oído—, pero al bajar y ver
el cadáver desde más cerca me ha parecido que… He visto algo en el cuerpo que…
—¿De qué se trata?
—Me ha parecido que tenía el cráneo destrozado —dijo por fin, todavía inclinado
y tomando aliento.
—Denis, desde esa altura y dado lo irregular del terreno donde cayó su madre, es
www.lectulandia.com – Página 138
muy probable que una piedra le reventara la cabeza. Lo siento, amigo. Es normal que
se le haya puesto tan mal cuerpo. Pero olvídese de eso ahora, hombre. Bastante tiene
con lo que tiene.
Sí, bastante tengo. Pero recordó su conversación minutos antes, cuando subían a
la cima del barranco.
—¿Cuál era la pregunta pendiente, Fausto?
—La más obvia, me temo: ¿se tiró su madre por voluntad propia, fue empujada
por alguien o se despeñó en un descuido? Es decir: ¿suicidio, homicidio o accidente?
La prensa local, nacional y las publicaciones especializadas en el sector de la joyería
se hicieron eco de la noticia. Los llamativos titulares se agotaban en minutos y en
Mallorca no se hablaba de otra cosa.
LA FAMILIA FORTUNY NO SE LIBRA DE SU MALDICIÓN
Yernos muertos, desapariciones misteriosas, el oscuro pasado en Menorca del propio padre
de la finada. Al igual que las matriarcas de otras dinastías malditas, Laia Kane nos deja
con un reguero de preguntas sin respuesta, desde el misterioso exilio de su familia en la
exótica Oceanía, incluidas las muertes de su madre y hermanos debido a una epidemia, hasta
su reciente desaparición con resultado de muerte, levantando un mar de sospechas en su
entorno cercano.
Lo que la ciudadanía quiere saber es: ¿quién mató a Laia Kane?

Días después tuvo lugar el funeral por el alma de la matriarca. Asistieron todas las
personalidades de Mallorca y de la península. Alcaldes, políticos, joyeros,
empresarios y hasta las actrices que lucían sus perlas en las películas. Todas las
perleras acudieron con sus familias. Abuelas, madres, hermanas, hijas, nietas.

Varias
generaciones que habían pasado su vida en los talleres de fusión y en las secciones de
pulido lloraban a su patrona. Una marea de trajes y vestidos de luto se arremolinó en
la entrada de la iglesia de Nuestra Señora de los Dolores de Manacor. De aquel día se
dijo que jamás se había visto tan llena ni a los manacorenses tan circunspectos. El
toque de difuntos se escuchó por toda la ciudad, sobrecogiendo a muchos. Los
últimos tres tañidos de las campanas, separados y solemnes, indicaban lo que todo el
mundo ya sabía: que la difunta era una mujer.


Leer  ebook en online dando clic abajo

Si  lo que quieres es leerte   el libro en  linea  pues dejame decirte  que lo puedes hacer  dan clic en el  botón de abajo  y te redirige  hacia  donde podras  leerlo  sin ningún  problema  y ya muchos  lo   lo tiene  o lo están leyendo en este momento.

 online


PDF


EPUB


Más  libros del mismo autor

Los ritos del agua

El silencio de la ciudad blanca

Los señores del tiempo

Descarga aquí los libros originales y apoya a los autores.

Si en verdad te gusta nuestros libros comparte con un botón de abajo nos ayudará a seguir creciendo muchas gracias por compartir!!!