Saltar al contenido

Patria

 

 Sinopsis 

El día en que ETA anuncia el abandono de las armas, Bittori se dirige al campo santurrón para contarle a el sepulcro de su marido el Txato, asesinado por los terroristas, que ha decidido regresar    a la casa donde vivieron. ¿Podrá convivir con los que la hostigaron ya antes y tras el atentado que alteró su vida y la de su familia? ¿Podrá saber quién fue el encapuchado que un día lluvioso mató a su marido, cuando volvía de su empresa de transportes?

Por más que llegue a ocultas, la presencia de Bittori alterará la falsa calma del pueblo, sobre todo de su vecina Miren, amiga íntima en otro tiempo, y madre de Joxe Mari, un terrorista preso y sospechoso de los peores miedos de Bittori.

Descarga aquí los libros originales y apoya a los autores.

¿Qué ocurrió entre esas 2 mujeres? ¿Qué ha envenenado la vida de sus hijos y sus maridos tan unidos anteriormente? Con sus desgarros disimulados y sus convicciones inalterables, con sus heridas y sus valentías, la historia incandescente de sus vidas ya antes y tras el cráter que fue la muerte del Txato, nos habla de la imposibilidad de olvidar y de la necesidad de perdón en una comunidad rota por el fanatismo político.


Ficha técnica del  libro

  • Título: Patria
    Genero: Aventura

    Tamaño: dos.18MB
    ISBN: 9788490663271
    Nº de páginas: 709
    Idioma: Español
    Servidores: Google drive, Zippyshare, y Onedrive

  • Formato: Pdf,Epub,Mobi y más.

Descargar libro de Patria en pdf o epub gratis

¿Y qué me afirmas de la ama, que toda vez que viene de visita se lleva
el HOLA y toda la prensa del corazón que he leído? Somos una familia
de locos, a mí que no me afirmen. En el 75, eras muy, pequeñísimo, no te
acordarás, lloró la muerte de Franco. De verdad, en casa, delante del televisor
en blanco y negro, soltó unas lágrimas de de España desolada; mas mejor no se
lo recuerdes. Me preguntó la última vez que vino a verme si hemos pensado un
nombre para el pequeño. Antes de responderle ya me fijé en que arrugaba la
frente. Con lo que, en broma, le afirmé que se va a llamar Juan Carlos, como el Rey. Por
poco flojea.

Los 2 hermanos tomaban café con pastas. Buena química fraternal.
Arantxa y Gorka siempre y en todo momento y en todo instante y en todo momento se comprendieron. De pequeños, después, ahora. Por la
ventana, distrito dormitorio, se veía la testera de un bloque de residencias.
Ropa puesta a secar en los tendederos. Una bombona de butano en uno de los
balcones de enfrente. Un hombre en camiseta acodado al antepecho, fumando.
Guillermo contaba que hace cierto tiempo se podía percibir desde acá una parte
del monte Jaizquíbel, mas edificaron esa casa tan fea y adiós paisaje.
Arantxa le preguntó a su hermano si cuando compartía habitación con
Joxe Mari, este:
—¿No procuraba persuadirte a fin de que asimismo fueses a dar caña en las
manifas?

—Todo el rato. Me salvó que era entonces un crío. Él me afirmaba que
dentro de 3 o bien 4 años contaba conmigo en primera línea. Entonces se
contradecía. Una vez coincidimos en unos altercados contra la policía y se
cabreó. Me gritó: vete allí atrás, ¿no ves que acá te pueden dar un pelotazo?
—¿Y por qué razón fuiste a la bronca?
—Joder, por el hecho de que iban todos.

Y lo mismo, en su entender, hacía Joxe Mari, por lo menos al comienzo. Un
juego de amigos, un deporte. Vas, te expones, en ocasiones te sacuden un
porrazo y a vivir. Después, en la tasca, tomas, comes y comentas con la
cuadrilla, y uno nota con una suerte de cosquilleo agradable que ha contraído
la fiebre que calienta a todos y los une al calor de una causa. Por la noche,
tumbado en su cama, Joxe Mari alardeaba. Que si le había arreado con una
piedra a un beltza en el casco y había sonado clac. Que si le había pegado
fuego a un cajero, el quinto en lo que va de mes. Se volvía cara su
hermano para tomar admiración en sus ojos adolescentes. Idéntico orgullo
mostraba al charlar de sus victorias con el equipo de balonmano. Lo dicho, un
deporte, una diversión, hasta el momento en que de repente apareció el abismo.
A Gorka, ahora que lo piensa, le da la sensación de que Joxe Mari entró en el terreno
del odio puro y duro y de un fanatismo por demás beligerante cuando encontraron
en el río Bidasoa el cadáver esposado de aquel conductor de buses de
Donostia.

—¿Zabalza?
—Ese.
Gorka recordaba que su hermano llegó a casa muy exaltado. No tenía la
menor duda, tampoco sus amigos, de que el autobusero había fallecido en el
cuartel de Intxaurrondo mientras que lo torturaban. Lo mataron, se les murió, lo
que fuera, y después representaron un episodio de escapada que no se lo creería un
niño de pecho. Gorka, impresionado, veía ir y venir a su hermano de un lado a
otro de la habitación. Y hervía en Joxe Mari, cagüendiós, una saña nueva,
más intensa y enconada que de costumbre, y percibió en sus palabras y en sus
palabrotas un deseo colérico de destruir, de vengarse, de hacer daño, mucho
daño. ¿A quién? Es igual, hacer daño como patria fernando aramburu epub sea y donde sea.

—Me enseñó por entonces a preparar cócteles molotov. Un sábado tuve
que acompañarlo a la cantera. Que me dejara de libros. Preparé media docena
de botellas incendiarias siguiendo sus instrucciones y las lanzamos, pim pam,
contra una roca.


Leer  ebook en on line dando click abajo

Si  lo que deseas es leerte   el libro en  línea  puesto que dejame decirte  que lo puedes hacer  dan click en el  botón de abajo  y te redirige  cara  donde podras  leerlo  sin  inconveniente  y ya muchos  lo   lo tiene  o bien lo leen ahora.

 online


PDF


EPUB


Más  libros del mismo autor

Descarga aquí los libros originales y apoya a los autores.

Si en verdad te gusta nuestros libros comparte con un botón de abajo nos ayudará a seguir creciendo muchas gracias por compartir!!!