Saltar al contenido

Promesas y secretos

Genero: Juvenil

 Sinopsis del libro 

Eloise Dean se había dejado conquistar por el carismático magnate italiano Vito Viscari desde el primer día. Y, desde ese día, en su cama, había disfrutado de un placer inimaginable. Ella creía haber encontrado al hombre de su vida, pero no sabía que Vito nunca podría ser suyo.

El sentido del deber, y la promesa que había hecho a su padre moribundo, obligó a Vito a romper con Eloise, pero no era capaz de olvidarla.

Descarga aquí los libros originales y apoya a los autores.

Meses después, su obsesión por ella lo empujó a buscarla para volver a tenerla entre sus brazos. Solo entonces descubriría la sorprendente verdad: Eloise estaba esperando un hijo suyo…


Ficha técnica del  libro

  • Título: Promesas y secretos
    Autores: Julia James
    Nº de páginas: 731
    Idioma: Español
    Servidores: Google drive, Zippyshare, y Onedrive
  • Formato: Pdf,Epub,Mobi y más.

Descargar libro Gratis Promesas y secretos – Julia James

Se pasó una mano por el mentón con gesto distraído. También tenía que
afeitarse. Entonces miró el reloj de oro de su muñeca. Tal vez había tiempo
para algo más agradable que una ducha y un afeitado…
Mientras le ofrecía su mano pensó que era la primera vez que no iban a
pasar la noche juntos desde que se conocieron en el aeropuerto de Heathrow.
Bueno, razón de más para aprovechar el tiempo antes de hacerse cargo de
sus obligaciones.
Pero no quería pensar en obligaciones en ese momento, cuando le
quedaba tan poco tiempo con Eloise.

Vito enredó los dedos en la rubia melena, inclinando la cabeza para
buscar sus labios. Y ella respondió inmediatamente, como hacía cada vez
que la besaba. Sintió un incendio en su interior mientras tiraba de ella para
guiarla hacia la cama. El deseo prendió rápidamente, consumiéndolo.
Eloise, la mujer a la que deseaba.
Ese fue su último pensamiento racional durante mucho, mucho tiempo.
Capítulo 3
YO CREO que todo ha ido de maravilla –anunció Marlene con tono
satisfecho mientras sonreía a Vito y su madre, que estaba tras él, como había
estado durante toda la noche, con gesto inexpresivo.

Y ella no era la única que mantenía un gesto inexpresivo. Carla Charteris,
la hija de Marlene, también parecía más seria que de costumbre. Hacía
tiempo que no se veían y lo último que sabía de ella era que mantenía un
tórrido romance con Cesare di Mondave, conde de Mantegna, ni más ni
menos. Seguramente, Carla también estaba deseando volver con su amante,
como él con Eloise.
Marlene, aprovechando que los invitados se habían marchado, los invitó a
quedarse para tomar café.
–Tenemos tantas cosas que hablar ahora que has vuelto de tu larga
excursión, Vito.
Que se refiriese a su viaje de negocios como a «una excursión» lo
molestó, como le molestaba casi todo en ella.
–Sí, claro.

–Y tenemos que solucionar el asunto de las acciones, ¿no?
Vito se puso tenso. ¿Qué estaba tramando? Había estado vigilando los
movimientos del mercado, atento a los rumores de la industria hotelera en
caso de que Marlene hubiera querido vender sus acciones a una empresa
rival, pero no había visto ninguna actividad sospechosa.
Ni siquiera por parte de Nic Falcone, que estaba claramente interesado en
darle un mordisco a los hoteles Viscari para alimentar sus ambiciosos
planes. Vito siempre vigilaba de cerca a tan peligroso rival.
Quería creer que Marlene no traicionaría a la familia de su marido de ese
modo, pero no podía permitirse ignorar tan descarada insinuación.
–Mamá, te acompaño al coche. Voy a quedarme un rato para charlar con
Marlene.

Su madre asintió, fulminando con la mirada a su cuñada, que parecía el
gato que se comió al canario.
Vito se armó de valor cuando volvió al salón. Marlene estaba sentada en
un sillón, con Carla de pie tras ella. Su expresión era tan rígida que se
preguntó si le ocurría algo.
Pero era con su madre con quien debía hablar. Y la escucharía porque
todo dependía de aquella conversación. El futuro de los hoteles Viscari, el
legado que él debía proteger. Aunque el legado estaba ahora dividido entre
los dos y Marlene podría hacer lo que quisiera con sus acciones.
A menos que encontrase un modo de evitarlo. Y tenía que hacerlo.
En su cabeza apareció la visión que más lo angustiaba: su padre en la
cama del hospital durante los últimos minutos de su vida, apretando su mano
mientras su madre sollozaba en silencio.
«Tienes que recuperar esas acciones, Vito. Debes hacerlo. Como sea, haz
lo que tengas que hacer. Paga lo que ella exija, da igual. No importa el
precio.

Prométemelo, hijo, prométemelo».
Y Vito se lo había prometido. ¿Qué otra cosa podía hacer cuando su
agonizante padre estaba suplicando, atándolo a una promesa inquebrantable?
«Inquebrantable».
Esa palabra se repetía en su cabeza mientras escuchaba a Marlene, que
estaba preguntándole por su viaje mientras tomaban café. Pero, por fin, dejó
la taza sobre la mesa y miró brevemente a su hija, que escuchaba la
conversación en silencio.


Leer  ebook en online dando clic abajo

Si  lo que quieres es leerte   el libro en  linea  pues dejame decirte  que lo puedes hacer  dan clic en el  botón de abajo  y te redirige  hacia  donde podras  leerlo  sin ningún  problema  y ya muchos  lo   lo tiene  o lo están leyendo en este momento.

 online


PDF


EPUB


Más  libros del mismo autor

Descarga aquí los libros originales y apoya a los autores.

Si en verdad te gusta nuestros libros comparte con un botón de abajo nos ayudará a seguir creciendo muchas gracias por compartir!!!