Saltar al contenido

Sabiduría oriental – Joss Viper

 Sinopsis del libro 

Un joven tibetano, Zhoigar, está enamorado desde muy joven de una princesa china a la que llaman princesa luminosa (por su cabello dorado). Esta acostumbra a visitar lhasa, ciudad natal de nuestro héroe, junto a su padre el rey quien ha dado la orden de matar a quien mire a su hija, la princesa.

A pesar de la prohibición del monarca, Zhoigar arriesga su vida al hacerlo y sus miradas se cruzan, surgiendo el amor entre ellos.
Zhoigar inicia un atribulado viaje a través de la antigua china con la intención de llegar a palacio y pedir la mano de la princesa, aunque en el camino descubre que todos aquellos que lo intentaron han muerto.

Descarga aquí los libros originales y apoya a los autores.

Conseguirá Zhoigar la mano de su amada, o también morirá en el intento.
Honor, emociones y amor, en un relato cargado de sentimiento, ambientado
en la antigua china


Ficha técnica del  libro

  • Título: Sabiduría oriental: Una aventura en la China antigua
    Autores: Joss Viper
    Serie: CLIX de Libros Mablaz
    Tamaño: 2.32MB
    Nº de páginas: 312
    Idioma: Español
    Servidores: Google drive, Zippyshare, y Onedrive
  • Formato: Pdf,Epub,Mobi y más.

Descargar libro de Sabiduría oriental – Joss Viper en pdf o epub Gratis

En un corto período de tiempo observó que gracias a su velocidad los
grupos de los soldados enemigos habían dejado de verse.
Comprendió que era lógico, puesto que la mayoría de ellos se movían a
pie y aunque lo ejecutasen corriendo, la caballería debía avanzar a un ritmo que
permitiese a la infantería no quedarse descolgada, de ahí la ventaja que él estaba
consiguiendo sobre ellos.
Comenzó a creer que podría llegar a tiempo de avisar al Monarca y
evitar la masacre. Ya se veía como un héroe ante los ojos del Rey Liu Bai y
cómo ese acto le permitía conseguir su sueño. Sin querer seguir soñando
despierto y sin disminuir la marcha que llevaba le arrojó un rápido vistazo al
mapa tratando de averiguar dónde se encontraba actualmente y cuánto le
quedaba para alcanzar a la caravana que buscaba.
Ya no debería de encontrarse muy lejos, pues ya divisaba el desfiladero
que recorría el río Min y más adelante, en una curva de dicha angostura, pudo
vislumbrar lo que parecían los amarres que sustentaban el puente que permitía
salvar la travesía sobre el río. Calculaba que había logrado ganar una ventaja al
ejército enemigo de aproximadamente unas tres horas y media.

Si se apresuraba y conseguía contactar con el Rey y todo su
acompañamiento, aún podría dar una sorpresa a los enemigos que desconocían
que su secreto había sido divulgado por ellos mismos, e iba camino de que su
enemigo, el Rey, también recibiese información sobre lo que se le avecinaba.
Como había previsto llegó a la parte este del puente. Lo cruzó en dirección
opuesta y tomo la dirección oeste por donde se debería encontrar, de frente con
la caravana real. Pensó que si esta se hallaba muy alejada su carrera contra el
tiempo no valdría para nada.
Aunque confiaba que por lo menos, una vez advertido el Monarca,
evitaría la sorpresa y les daría la opción de defenderse desde una posición más
favorable para ellos. Volvió a cambiar de caballo para lo que supuso sería el
sprint final hasta alcanzar su objetivo. Cinco minutos más tarde, observó al
frente, a un par de kilómetros, una polvareda que se elevaba sobre el terreno en
una amplia extensión. Comprendió que había alcanzado su propósito.
Espoleó con más firmeza a su caballo intuyendo que era esencial su
mensaje al Rey Liu Bai con la mayor rapidez posible.
Cuando por fin pudo distinguir la comitiva, advirtió cómo una
vanguardia de arqueros a caballo se le aproximaba, apuntando sus flechas hacia
él en clara amenaza a su integridad, disuadiéndolo de seguir acercándose a la
caravana. Detuvo el caballo al momento y levantó sus manos en señal de
rendición, o por lo menos, de que sus intenciones no eran agresivas. “¿Quién
había sido el gran pensador que había creído que un hombre solo buscaba
enfrentarse a toda la fuerza que allí había?” –suspiró el joven mientras esperaba
a que dicha vanguardia amenazadora se le aproximase y dejasen de perder un
tiempo importantísimo que podría ser crucial.

–¡Quien eres y que es lo que buscas!
Por fin, alguien con responsabilidad le hacía la pregunta correcta. Había
sido afortunado.
–Capitán –respondió el joven al reconocer el grado de quien de esa
forma le había hablado–, soy Zhoigar Rankadu, tibetano residente en Lhasa de
donde vienen ahora. Es muy urgente que pueda hablar con el Rey Liu Bai sobre
un asunto de su seguridad –se llevó la mano a la altura del corazón e inclinó la
cabeza cuando mencionó el nombre del Monarca.
–¿Cómo sabes de dónde venimos, cuál es el saludo que usamos cuando
mencionamos a nuestro Rey y qué asunto es ese que aludes y que indicas que
atenta contra su seguridad? –de nuevo la mano al pecho y la inclinación de
cabeza, aunque su voz se había suavizado un tanto.
–Yo estaba en Lhasa cuando la comitiva real llegó, de hecho vivo allí.
Creo, capitán, que mientras hablamos estamos desperdiciando un tiempo que
puede ser precioso. ¿Se imagina cómo yo, un solo hombre, vengo a enfrentarme
a toda la fuerza que aquí se encuentra? Mire mis caballos y dígame si no se
distingue en ellos la enorme distancia que he tenido que recorrer para advertirles
del peligro que corren, en el sudor de sus cuerpos. ¿Cree que yo les haría eso a
mis caballos por el simple hecho de venir hasta aquí, sin tener algo real y
verdaderamente importante que comunicarles? Capitán, si al final no es
importante lo que he de decirle a su Monarca me pongo en sus manos; puede
acabar conmigo con toda tranquilidad.

Ya ve que pongo mi vida en juego. ¿Aún
cree que no es importante lo que he de decir y sigue queriendo perder este
tiempo que estamos derrochando y es tan precioso, o decide llevarme a presencia
de su Rey?
El capitán aún lo pensó un instante.


Leer  ebook en online dando clic abajo

Si  lo que quieres es leerte   el libro en  linea  pues dejame decirte  que lo puedes hacer  dan clic en el  botón de abajo  y te redirige  hacia  donde podras  leerlo  sin ningún  problema  y ya muchos  lo   lo tiene  o lo están leyendo en este momento.

 online


PDF


EPUB


Más  libros del mismo autor

Descarga aquí los ebooks originales y apoya a los autores.