Saltar al contenido

Un sueño entre castillos

Genero: Juvenil

 Sinopsis

El pasado más estremecedor, el secreto siempre y en todo momento acallado… por temor.
Un Sueño entre Castillos es una inquietante novela cargada de emoción y suspense y también inspirada en los rincones más bellos de Escocia, tierras donde cada misterio se oculta. Una trama definitiva que empieza cuando Adriana, una joven arqueóloga viaja a

Aberdeen, en Escocia, convidada por su amiga Lucía con el propósito de pasar ese verano. Años ya antes, vivieron una definitiva experiencia como arqueólogas en Egipto, mas el tiempo ha trascurrido y al llegar a Escocia, Adriana halla a su amiga arriesgadamente casada con Robert;

Descarga aquí los libros originales y apoya a los autores.

tras terminar el verano y preocupadísima, decide instalarse de forma segrega en Edimburgo con el propósito de investigar qué pasó de verdad en las tierras de los faraones cuando estuvieron juntas, mas, sobre todo, el trágico pasado de Lucía desde el instante en que se separaran, capaz de englobar el presente de las dos. La intriga se desata: una amiga que no era quien parecía ser, un amor del pasado que aparece en el

presente más obscuro y lejos de donde siempre y en todo momento hubo de estar y unas macabras historias familiares que implicarán, sin saberlo a un Conde… Novela exuberante, veloz en la que cada misterio fuerza a proseguir, sin detención. El Psiquiátrico de Sant Andrew, el viejo de la carreta, la admirable Mónica Lorimers o bien el intrépido Andrew… y un castillo poderoso, albergue de la más malvada historia de leyenda ¿o bien quizá realidad? Dunrobin. El suspense no va a dejar indiferente y, incluso de esta forma, romántica, entrañable y fácil.

Descargar libro de Un sueño entre castillos en pdf o bien epub

El entorno era relajado en el salón en el que sirvieron la comida; todo
transcurrió de forma dulce, entre conversaciones que, en su mayoría, se
centraban en mí.
Una vez hubo concluido el almuerzo y ya antes de marcharnos, Daniels
decidió mostrarme una parte del castillo; merced a Dios, nada coincidía con lo
expuesto en mi sueño. Lo visitamos cogidos de la mano, entre besos y caricias.
En cada rincón podía adivinarse una historia, podía olisquearse un aroma
propio, podía intuirse una armonía acorde. Pero entonces entramos en
una habitación; colgaban de sus paredes grandes retratos pintados. Los marcos
de esos cuadros eran de madera, anchos y oscuros y sus pinturas, en su gran
mayoría, solo mostraban la cabeza y una parte de los hombros.

—Son las diferentes generaciones de Los Cawdor —me notificó Daniels,
al tiempo que los dos admirábamos aquellas pinturas.
Algunos hombres aparecían pintados con las habituales pelucas del siglo
XVIII. Las mujeres, muy vestidas con exuberantes joyas, expresaban en sus
miradas todo el poder de un apellido como aquel.
De pronto, me quedé fijamente mirando uno de los cuadros: era de una
mujer mayor, de últimos del siglo XIX, y se llamaba Anne. Su cara me
resultaba familiar y también incomprensiblemente, me provocaba escalofríos.
—¿Otra vez esa expresión? —observó Daniels.
Pero continuaba muda, mirándole ahora.

—Adriana ¿qué te pasa? ¿te hallas mal en Cawdor? —se preocupó.
—No, nada de eso —respondí algo inquieta.
—Entonces ¿por qué razón estás de esta forma? Al conocer a Henry, te quedaste pálida y
ahora con ese cuadro estás igual —se percató.
—Estoy bien, Daniels, de veras —traté de sosegarle.
Él me miró no demasiado persuadido.

—Era mi bisabuela Anne, mas en otro instante te voy a contar su historia —
me afirmó, echando un brazo sobre mis hombros y sacándome fuera de
aquella habitación.
Tras esto, la visita al Castillo de Cawdor no duró mucho más; nos
despedimos de la Condesa y de su marido y nos fuimos. Debíamos
apurarnos puesto que el tiempo transcurría veloz y todavía nos faltaba un último
castillo que visitar.

Daniels no me descubrió su nombre, ni me dio detalles sobre él, tan solo que
pasaba la urbe de Inverness y que, en su entender, era el más
precioso castillo de Escocia.
El cielo había continuado cubierto por nubes oscuras a lo largo de todo el día;
ahora, el atardecer avizoraba y la noche conminaba con imponerse ya antes de
tiempo, debido exactamente al obscuro color del cielo. No obstante, ya
estábamos cerca.
—Este castillo te va a enamorar, te lo aseguro; además de esto, a fin de que no lo
olvides jamás, te tengo reservada una sorpresa —me adelantó.
—¿Cuál? —pregunté impaciente.

—Tendrás que aguardar un tanto más, Adriana —respondió enigmático.
Eran prácticamente las 6 de la tarde y si bien todavía había luz, fueron precisos los
faros del turismo para visualizar mejor la carretera. Pronto, estos faros
alumbraron el cartel cobrizo que señala el nombre de todo castillo; en este
asimismo había escrito un nombre: DUNROBIN, DUNROBIN, DUNROBIN…
Solo lo leí una vez, mas en mi cabeza ese nombre se repetía una y otra vez,
hasta el punto de perder el control.

Avanzábamos por aquel camino distanciados de la carretera, entre árboles, y
solo trataba de parar aquel acceso de pánico que se estaba provocando
en mi interior; el flujo de oxígeno que llegaba a mi cerebro era tan grande, que
empezaba a provocarme cierta ahoga. Conocía ese camino por el que
Daniels conducía su Audi y era de esta forma por el hecho de que lo había recorrido en múltiples
ocasiones, en mi sueño. Solo faltaban unos metros y allá estaba, Le grand
Chateau, dominante, soberbio, monopolista de todo el paisaje. Era Dunrobin,
aquel sitio donde descubrí la auténtica historia de Margarita, donde viví la
única noche de pasión con Daniels, donde se suicidó… El poderoso nombre
de aquel castillo me proporcionaba cierto misticismo, miedo, dolor…

Comencé a ahogarme y Daniels, atemorizado, detuvo el turismo cerca del
castillo, sacándome de él; debía respirar aire puro, debía intentar supervisar
mi estado de ansiedad en aquel instante.
—¡Adriana, qué te pasa! —exclamaba Daniels con gran preocupación,
siempre y en todo momento junto a mí, sosteniéndome.

Enlaces:

PDF

EPUB

Más libros del autor:

Descarga aquí los libros originales y apoya a los autores.

Si en verdad te gusta nuestros libros comparte con un botón de abajo nos ayudará a seguir creciendo muchas gracias por compartir!!!