Saltar al contenido

Una columna de fuego

 Sinopsis del libro 

Navidad de 1558, y el joven Ned Willard retorna a su casa en Kingsbridge para descubrir que su planeta ha perturbado.

Los viejos muros de la catedral de Kingsbridge observan desde arriba a una ciudad despedazada por el oscuro poder religioso. Europa está sumida en la confusión en la medida en que los altos principios chocan sangrientamente con la amistad, la lealtad y el amor, y Ned pronto se encuentra del lado opuesto a la chavala con la que desea casarse, Margery Fitzgerald.

Descarga aquí los libros originales y apoya a los autores.

Entonces Elizabeth Tudor se convierte en reina y toda Europa se vuelve contra Inglaterra. El joven monarca astuto y decidido establece el primer servicio secreto del país para darle una advertencia temprana de conspiraciones de asesinato, rebeliones y planes de invasión.

Elizabeth sabe que la seductora y testaruda Mary Queen of Scots está a la espera en París. Parte de una familia francesa brutalmente ambiciosa, Mary ha sido proclamada la gobernante legítima de Inglaterra, con sus partidarios conspirando para deshacerse de la nueva reina.

Durante unos alterables 50 años, el romance entre Ned y Margery asemeja condenado, en la medida en que el extremismo genera movimientos violentos desde Edimburgo hasta Ginebra. Con Elizabeth aferrándose precariamente a su trono y sus ideales, protegida por un pequeño conjunto y disciplinado de espías inteligentes y valientes agentes secretos, es obvio que los contendientes reales, entonces como ahora, no son las religiones contendientes.


Ficha técnica del  libro

  • Título: Una columna de fuego

    Serie: I de Los pilares de la Tierra 03
    Tamaño: 3.60MB
    ISBN: 9788401018312
    Nº de páginas: 567
    Idioma: Español
    Servidores: Google drive, Zippyshare, y Onedrive

  • Formato: Pdf,Epub,Mobi y más.

Descargar libro de Una columna de fuego  en pdf  o epub Gratis

Matthus empujó a Ebrima para abrirse paso y salió corriendo de entre la
multitud cara Drike.
—¡Detente! —gritó Evi, pero su hijo no le hizo caso.
Los hombres de armas echaron mano de sus espadas, pero Matthus fue más
rápido que . De un puntapié, apartó la leña encendida de los pies de Drike
y se escabulló entre la multitud de la que había salido.
Los soldados lo persiguieron agarrando las espadas. La muchedumbre,
aterrada, se dispersó a su paso.

—¡Lo van a matar! —gritó Evi.
Ebrima vio que solo había una forma de salvar al muchacho, provocar un
disturbio general, lo que no resultaría difícil, en tanto que la gente en la plaza estaba
enardecida. Avanzó, y otros lo siguieron y se arremolinaron en torno a la
estaca que había quedado sin defensa. Ebrima sacó su daga y cortó las cuerdas
que ataban a Drike. De repente apareció Albert y se la llevó en brazos, en tanto que la
muchacha no pesaba mucho, para entonces mezclarse entre la muchedumbre.
La gente se volvió contra los sacerdotes y empezó a darles empujones, ante
lo como los soldados dejaron de buscar a Matthus y volvieron para resguardar a
los clérigos.

Titelmans escapó a toda prisa cara la catedral, y los sacerdotes lo
siguieron, primero con paso vivo, entonces corriendo. La multitud dejó que se
fueran entre abucheos, observándolos cuando cruzaron el arco de piedra
primorosamente labrada, empujaron la gran puerta de madera y
desaparecieron en la oscuridad de la iglesia.
IV
Albert y su familia abandonaron Amberes esa noche.
Ebrima era una de las pocas personas que sabía que partían hacia
Amsterdam, una ciudad de menor extensión pero situada más cara el nordeste
y, en consecuencia, más alejada del centro del poder de España en Bruselas, razón por la
cual estaba prosperando y creciendo de forma veloz.
Entre Ebrima y Carlos adquirieron la fundición de Albert, y le pagaron con
una cantidad de oro que guardó en unas alforjas bien cerradas, colocadas
sobre un robusto poni.

Matthus, absolutamente enamorado, deseó irse con ellos, y Ebrima —
que, aunque de modo difuso, recordaba la fuerza del amor de juventud— se lo
permitió. Sin embargo, Albert entendía que Drike era demasiado joven para
casarse y que debían esperar un año. Tras ese tiempo, Matthus podría
viajar hasta Amsterdam y proponerle matrimonio, si todavía lo deseaba.
Matthus juró que así sería, frente a lo que su madre restableció que eso ya se vería.
Nada más se supo de Titelmans. No hubo más confrontaciones ni más
apresamientos. Quizá se había dado cuenta de que a los católicos de Amberes
les molestaba su extremismo, o tal vez simplemente estuviera aguardando el
momento oportuno.

Ebrima deseaba que los protestantes guardaran silencio, pero también ellos
parecían haber ganado confianza, por no llamarlo soberbia. Demandaban que los
demás fueran tolerantes con ellos y les concedieran el derecho de orar a su
antojo, pero aun así no quedaban satisfechos, pensó con exasperación. No solo
creían que sus contendientes se confundían, sino más bien los consideraban despiadados.
Las prácticas católicas, que habían constituido la forma de culto en Europa
durante cientos de años, eran injuriosas, conforme aseveraban, y debían abolirse. De
ningún modo ponían en práctica la tolerancia que tanto predicaban.

A Ebrima le preocupaba que los caciques españoles y sus aliados del clero
tuvieran la sensación de estar perdiendo el dominio de la situación. El odio y
la violencia bullían en la ciudad con día a día que pasaba. Como toda persona
que dirigía un negocio, solo  deseaba paz y estabilidad para poder realizar
su actividad.


Leer  ebook en on line dando clic abajo

Si  lo que quieres es leerte   el libro en  línea  en tanto que dejame decirte  que lo puedes hacer  dan clic en el  botón de abajo  y te redirige  cara  donde podras  leerlo  sin  inconveniente  y ya muchos  lo   lo tiene  o lo leen ahora.

 online


PDF


EPUB


Más  libros del mismo autor

Papel moneda (PDF)  - Ken Follett

Papel moneda

Una columna de fuego

Una fortuna peligrosa  (PDF) - Ken Follett

Una fortuna peligrosa

Descarga aquí los libros originales y apoya a los autores.

Si en verdad te gusta nuestros libros comparte con un botón de abajo nos ayudará a seguir creciendo muchas gracias por compartir!!!