Saltar al contenido

Yo, robot – (Fundación – Serie de los Robots 01) – Isaac Asimov

Yo, robot - (Fundación - Serie de los Robots 01)

Yo, robot Sinopsis

Los robots de Isaac Asimov son máquinas capaces de llevar a cabo muy diversas tareas, y que a menudo se plantean a sí mismos problemas de conducta humana. Pero estas cuestiones se resuelven en Yo, robot en el ámbito de las tres leyes fundamentales de la robótica, concebidas por Asimov, y que no dejan de proponer extraordinarias paradojas que a veces se explican por errores de funcionamiento y otras por la creciente complejidad de los programas. Las paradojas que se plantean en estos relatos futuristas no son sólo ingeniosos ejercicios intelectuales sino sobre todo una indagación sobre la situación del hombre actual en relación con los avances tecnológicos y con la experiencia del tiempo.


Descargar libro Gratis Yo, robot – (Fundación – Serie de los Robots 01) – Isaac Asimov

Robbie no contestó, desde luego…, con palabras. Echó a correr,
esquivando a Gloria cuando la niña estaba a punto de alcanzarlo, obligándola
a describir círculos que iban estrechándose, con los brazos extendidos
azotando el aire.
—¡Robbie…, estate quieto! —gritaba. Y su risa salía estridente,
acompañando las palabras.
Hasta que Robbie se volvió súbitamente y la agarró, haciéndole dar
vueltas en el aire, de manera que durante un momento para ella el universo fue
un vacío azulado y los verdes árboles que se elevaban del suelo hacia la
bóveda celeste. Y después se encontró de nuevo sobre la hierba, al lado de la
pierna de Robbie y agarrada todavía a un duro dedo de metal.
Al poco rato recobró la respiración. Trató inútilmente de arreglar su
alborotado cabello con un gesto de vaga imitación de su madre y miró si su
vestido se había desgarrado.

Golpeó con la mano la espalda de Robbie.
—¡Mal muchacho! ¡Malo, malo! ¡Te pegaré!
Y Robbie se inclinaba, cubriéndose el rostro con las manos, de manera que
ella tuvo que añadir:
—¡No, no, Robbie! ¡No te pegaré! Pero ahora me toca a mí esconderme,
porque tienes las piernas más largas y me prometiste no correr hasta que te
encontrase.
Robbie asintió con la cabeza —pequeño paralelepípedo de bordes y
ángulos redondeados, sujeto a otro paralelepípedo más grande, que servía de
torso, por medio de un corto cuello flexible— y obedientemente se puso de
cara al árbol. Una delgada película de metal bajó sobre sus ojos relucientes y
del interior de su cuerpo salió un acompasado tictac.
—Y ahora no mires, ni te saltes ningún número —le advirtió Gloria,
mientras corría a esconderse.
Con invariable regularidad fueron transcurriendo los segundos, y al llegar
a cien se levantaron los párpados y los ojos colorados de Robbie
inspeccionaron los alrededores. Al instante se fijaron en un trozo de tela de
color que salía de detrás de una roca. Avanzó algunos pasos y se convenció a
sí mismo que era Gloria.
Lentamente, manteniéndose entre Gloria y el árbol-meta, avanzó hacia el
escondrijo, y, cuando Gloria estuvo plenamente a la vista y no pudo dudar de
haber sido descubierta, tendió un brazo hacia ella, y se golpeó con el otro la
pierna, produciendo un ruido metálico. Gloria salió, contrariada.
—¡Has mirado! —exclamó con neta deslealtad—. Además, estoy cansada
de jugar al escondite. Quiero que me lleves a paseo.

Descarga aquí los libros originales y apoya a los autores.

Pero Robbie estaba ofendido de la injusta acusación, y, sentándose
cautelosamente, movió la cabeza contrariado de un lado a otro.
Gloria cambió de tono, adaptando una gentil actitud de halago.
—Vamos, Robbie, no lo he dicho en serio, que mirases. Llévame a paseo.
Pero Robbie no era tan fácil de conquistar. Miró fijamente al cielo y siguió
moviendo negativamente la cabeza, obstinado.
—¡Por favor, Robbie, llévame a paseo! —Rodeó su cuello con sus
rosáceos brazos y estrechó su presa. Después cambiando repentinamente de
humor, se apartó de él—. Si no me das un paseo, voy a llorar. —Y su rostro
hizo una mueca, dispuesta a cumplir su amenaza.
El endurecido Robbie no hizo caso de la terrible posibilidad, y siguió
moviendo la cabeza por tercera vez. Gloria consideró necesario jugar su
última carta.


Ficha técnica

Título: Yo, robot
Autores: Isaac Asimov
Serie: I de Saga de la Fundación: Serie de los Robots
Tamaño: 0.91MB
Nº de páginas: 567
Idioma: Español
OS: iOs, Android, Windows


Leer  en online dando clic abajo

 online


PDF


EPUB


libros del mismo autor:

Bovedas de acero - Isaac Asimov

Bóvedas de acero – Isaac Asimov

El fin de la eternidad - Isaac Asimov

El fin de la eternidad – Isaac Asimov

Descarga aquí los ebooks originales y apoya a los autores.